Archivo de la etiqueta: Elba Esther Gordillo

Elba Esther-Peña Nieto, del amor al rencor en el Estado de México (Segunda Parte)

Jenaro Villamil
Segunda parte del reportaje “Elba Esther-Peña Nieto, del amor al rencor en el Estado de México”. Consulta la primera parte aquí.

La Aliada de Otros Tiempos

EEG y EPNDesde el gobierno de Arturo Montiel, Elba Esther Gordillo y los 50 mil maestros del SNTE en toda la entidad se convirtieron en aliados fundamentales para las aspiraciones presidenciales del entonces gobernador.

A ambos los unía un adversario común: Roberto Madrazo, dirigente nacional del PRI que se confrontó con Gordillo hasta llegar a la expulsión de la maestra de las filas del tricolor, y quien rivalizó con Montiel por la nominación presidencial del PRI en el 2006.

Experta en navegar en dos aguas al mismo tiempo, Gordillo apoyó al gobierno federal del panista Felipe Calderón, al tiempo que selló un pacto el 5 de marzo de 2008 con Peña Nieto para llevarlo hasta la presidencia de la República.

Sigue leyendo

Encuesta de la semana

Elba Esther-Peña Nieto, del amor al rencor en el Estado de México (Primera Parte)

Jenaro Villamil

EEG CárcelLa historia del reciente epitafio de Elba Esther Gordillo, la “amiga del Estado de México”, como la definió Enrique Peña Nieto en 2008, comenzó a escribirse en la noche del viernes 25 de marzo de 2011, en vísperas del “destape” del candidato a gobernador priista.

Peña Nieto ya había reunido el miércoles 23 de marzo a los cinco principales precandidatos a gobernador del PRI: su delfín y primo Alfredo del Mazo Maza, su principal asesor y cerebro financiero Luis Videgaray, el alcalde de Ecatepec, Eruviel Avila, el líder del Congreso estatal Ernesto Némer, y el joven dirigente del PRI estatal Ricardo Aguilar Castillo, hechura del propio Peña.

Sigue leyendo

Mónica Arriola se deja querer en la sesión del Senado

Jenaro Villamil

Mónica ArriolaVestida de color morado, el de la pasión católica en épocas de cuaresma, la senadora Mónica Arriola, hija de Elba Esther Gordillo, se convirtió en el foco de atención, de la solidaridad y de las condolencias en el Senado de la República, como si se tratara de un pésame.

Arriola, la única senadora del Panal, se dejó querer. Abrazó efusivamente a Manuel Camacho Solís, ex regente en la época que su madre llegó a la secretaría general del sindicato de maestros. También le dio un abrazo a Javier Lozano, ex secretario del Trabajo en el calderonismo.

Sigue leyendo

El Elbazo y la Elbitud

Jenaro Villamil

EEG cárcel 03Atendiendo a la reflexión de Ricardo Raphael, conocedor como pocos de los entretelones del poder de Elba Esther Gordillo, respondemos a una duda: no es lo mismo el quinazo que el elbazo.

El primero no fue sólo un golpe político espectacular sino una decisión de eliminar a un adversario  interno, el entonces “líder moral” de los petroleros Joaquín Hernández Galicia, enemigo peligroso para el ascenso de los tecnócratas que llegaron al poder con Carlos Salinas de Gortari.

El elbazo es un golpe político y judicial contra una ex aliada interna, pieza clave en el ascenso de Enrique Peña Nieto. Elba se atrevió a desafiar públicamente a un presidente en pleno proceso de restauración y centralización del poder del Ejecutivo federal.

Sigue leyendo

Elba Esther y Romero Deschamps, fin de ciclo

Jenaro Villamil

Romero-GordilloUn singular paralelismo existe entre el inicio de la administración de Enrique Peña Nieto y la de Carlos Salinas de Gortari: ambos necesitan enfrentar no sólo a las disidencias reales que se articularon en contra de su llegada a la presidencia sino a los poderes corporativos más importantes que obstaculizan proyectos y negocios más ambiciosos en su sexenio.

El poder de Salinas se inauguró con el quinazo que destronó a Joaquín Hernández Galicia al frente del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana. El quinismo se convirtió en una profesión de fe y en una extensa y compleja red de intereses y negocios al interior de la principal paraestatal en México. Fueron adversarios durante toda la campaña de 1988, tanto, que la impresión y distribución del libelo Un Asesino en la Presidencia se le atribuyó a La Quina.

Sigue leyendo

#LasProfecíasMayasDicen; el fin del mundo según Jenaro Villamil

En los albores del fin del mundo nos sobran las profecías. Hay desde quienes predicen que este 21 de diciembre sólo experimentaremos un cambio cósmico hasta quienes aseguran un cataclismo de proporciones hollywoodescas. En medio de este debate de cómo y de qué forma se acabará el mundo, en Homozapping nos hemos aventurado a sacar nuestras propias profecías.

El día de ayer, Jenaro Villamil decidió aprovechar el hashtag #LasProfecíasMayasDicen y adelantarnos sus propios augurios.

Así pues, #LasProfecíasMayasDicen que:

Sigue leyendo

Pacto por Peña y la sociedad del espectáculo

Jenaro Villamil

En la sociedad del espectáculo, escribe Guy Debord, lo importante es la apariencia no la esencia de los rituales del poder. Es un mundo “realmente invertido”, donde lo verdadero es un momento de lo falso, lo importante no son sólo el conjunto de las imágenes sino la relación social entre las personas mediatizada por las imágenes.

“El espectáculo es el discurso ininterrumpido que el orden actual mantiene sobre sí mismo, su monólogo autoelogioso. Es el autorretrato del poder en la época de su gestión totalitaria de las condiciones de existencia”, definió Debord en el texto clásico de los situacionistas La Sociedad del Espectáculo.

Al revisar los apuntes de este extraordinario ensayo, observamos en el arranque del gobierno de Peña Nieto no sólo un ritual acorde con los presupuestos del espectáculo televisivo (el montaje del poder en cada escena, en los mensajes compactados para ser recordados en frases mercadológicamente estudiadas, en la toma de posesión con el lente televisivo cerrado a la imagen del futuro mandatario) sino del espectáculo del poder.

Sigue leyendo

Alianza PAN-PRD se impone en el Senado; logra ocho cambios en Reforma Laboral

Por Jenaro Villamil

Al filo de la medianoche y tras una discusión de 12 horas, con una histórica presencia de los 128 legisladores que integran la Cámara alta, el Senado de la República regresó la minuta de la reforma laboral a la Cámara de Diputados, luego de incorporar ocho cambios, incluyendo el respaldo unánime de todas las bancadas a las reservas de los artículos 364 y 365 bis para dejar claro que el registro de los sindicatos sea público y bajo los principios de legalidad, transparencia, certeza, gratuidad, inmediatez y respeto a la autonomía y democracia sindicales.

Ante la posibilidad de quedarse atrás frente a la presión generada por las bancadas del PAN, PRD, PT, Movimiento Ciudadano e, incluso, del Panal, que insistieron en incorporar, los senadores del PRI se sumaron a aprobar estos cambios. Al hacerlo, automáticamente la minuta tenía que regresar a la Cámara de Diputados y tuvieron que romper así el “empate” que un día antes se generó en comisiones sobre este tema.

La alianza de las bancadas del PAN y del PRD confirmaron su mayoría en 6 modificaciones en las cuales el PRI y sus aliados del PVEM y Panal no estaban de acuerdo. El Revolucionario Institucional tuvo que aceptar que la minuta retornara a la Cámara de Diputados.

El otro cambio polémico que incorporaron a la minuta fue al artículo 371, con el propósito de que la elección de las dirigencias sindicales sean mediante voto libre, directo y secreto. Estas modificaciones se aprobaron con 67 votos a favor del PAN, PRD, PT, Movimiento Ciudadano y Nueva Alianza, partido vinculado a Elba Esther Gordillo, quien el fin de semana se reeligió a mano alzada como líder del SNTE. Hubo 61 votos en contra del PRI y del Partido Verde.

Seguir leyendo.

Elba-Romero Deschamps, Thriller Sindical

Por Jenaro Villamil

Fuente: snte.org.mx

No podría ser de otra manera. En el ocaso del sexenio de Calderón y de la alternancia fallida de los panistas, y ante las presiones y reacomodos de los empresarios, inversionistas extranjeros y líderes corporativos frente al botín del próximo gobierno peñista, los dos íconos de la antidemocracia sindical se organizaron sendas ceremonias de coronación y relección por seis años más: Elba Esther Gordillo, en el SNTE, y Carlos Romero Deschamps, en el sindicato petrolero.

Frente a la demagogia de la reforma sindical a favor de la transparencia y la democracia sindical, los actos de Elba Esther y Romero confirman que el pasado no se ha ido y que todo se puede arreglar con Peña Nieto si se garantizan los privilegios, cuotas de poder y tenaz control de los liderazgos funcionales al gran capital inversionista.

Se trata de la relección en dos sindicatos esenciales para el país: uno, controla el gremio más grande de América Latina; el otro, tiene el en sus manos el dominio de las contrataciones para la empresa más estratégica del país.

El SNTE y el STPRM son las dos grandes aduanas de intereses políticos y económicos con los que Peña negociará para emprender los negocios más jugosos de su sexenio: la apertura gradual de la inversión privada en las directrices de la educación básica y media básica, pública, y la apertura a la inversión de los consorcios privados extranjeros y nacionales en Pemex.

Elba Esther y Romero Deschamps son herencias directas del salinismo. Y, en buena medida, representan, su continuidad. La primera ascendió al SNTE a través de una operación política orquestada desde Los Pinos por Manuel Camacho Solís, entonces “cerebro” de la refeudalización sindical de Salinas de Gortari, para sustituir a Carlos Jonguitud Barrios, un “líder vitalicio” que controló el SNTE menos años que Elba Esther.

Seguir leyendo.