Archivo de la categoría: Periodismo en Libros

“Peña Nieto es un producto”: Jenaro Villamil

Agencia Reforma / Andro Aguilar Navarrete

Ciudad de México, México (21 octubre 2012).- 00:00 AM

Desde que fue tesorero en el PRI mexiquense durante la campaña para gobernador de Emilio Chuayffet, Enrique Peña Nieto tardó 19 años en ganar la Presidencia de la República, mas no el poder político.

“Ése se lo tiene que quitar a Televisa, a (Ernesto) Zedillo, a (Carlos) Salinas y a (Arturo) Montiel”, advierte el periodista Jenaro Villamil.

En 220 páginas, el autor narra en su nuevo libro Peña Nieto, el gran montaje (Grijalbo, 2012) cómo el Presidente electo fue catapultado hacia Los Pinos por la red de intereses tejida a su alrededor: nexos con empresarios, medios de comunicación y políticos encabezados por los antagónicos expresidentes Carlos Salinas y Ernesto Zedillo, y que no han estado exentos de fisuras políticas.

Sigue leyendo

Peña Nieto, el Gran Montaje: El discreto autoengaño de las encuestas (Segunda Parte)

Este sábado se presentó a las 16:00hrs. en la FIL de Monterrey el libro Peña Nieto, el Gran Montaje, de Jenaro Villamil. El domingo 21 a las 14:00 horas en la FIL de la Ciudad de México, en el Zócalo. Aquí les adelantamos en dos partes el capítulo dos del libro.

CAPÍTULO DOS

EL DISCRETO AUTOENGAÑO DE LAS ENCUESTAS

Segunda Parte, consulta la primera aquí.

Por entidades, el estudio arrojó el siguiente diagnóstico:

1.-En Aguascalientes, Arcop colocó dos puntos abajo al priista Carlos Lozano de la Torre del panista Martín Orozco. Fue la única empresa que realizó un pronóstico fuera de la tendencia electoral y de las demás casas encuestadoras.

Gabinete de Comunicación Estratégica, ubicó las diferencias entre Lozano de la Torre y Martín Orozco en un rango entre 11 y 14 por ciento, mientras que El Universal y Consulta Mitofsky acortaron esta distancia en 9 por ciento. La victoria de Lozano de la Torre fue por 5.2 por ciento de ventaja. Es decir, hubo diferencias hasta por casi 9 puntos.

2.-En Chihuahua, Arcop publicó dos encuestas: en una pronosticó una competencia cerrada entre el priista César Duarte y el panista Carlos Burruel, a sólo dos puntos de distancia. En la segunda, el panista superó en tres puntos al candidato del tricolor.

Sigue leyendo

Peña Nieto, el Gran Montaje: El discreto autoengaño de las encuestas (Primera Parte)

Este sábado se presenta a las 16:00hrs. en la FIL de Monterrey el libro Peña Nieto, el Gran Montaje, de Jenaro Villamil. El domingo 21 a las 14:00 horas en la FIL de la Ciudad de México, en el Zócalo. Aquí les adelantamos en dos partes el capítulo dos del libro.

CAPÍTULO DOS

EL DISCRETO AUTOENGAÑO DE LAS ENCUESTAS.

Ante cerca de 800 integrantes del consejo de Banamex, el banco más grande de México, el primer mandatario Felipe Calderón soltó una confidencia que resultó una bomba. Afirmó que la contienda electoral del 2012 estaría mucho más pareja de lo que indicaban las encuestas. Y que ésta era una disputa entre dos aspirantes: el priista Enrique Peña Nieto y la panista Josefina Vázquez Mota. A su adversario en el 2006, Andrés Manuel López Obrador ni siquiera lo mencionó.

Calderón mostró gráficas de una encuesta realizada por la empresa Mercadei, a petición de Los Pinos, donde se veía que la aspirante presidencial de su partido, Josefina Vázquez Mota, estaba a sólo 4 puntos de distancia de Peña Nieto. La brecha se había acortado. No eran los 15 a 20 puntos que las anteriores encuestas habían mostrado en sus sondeos publicados o difundidos en distintos medios electrónicos e impresos

Sigue leyendo

Peña Nieto: El Gran Montaje (Primera Parte)

El día de hoy se publica Peña Nieto: El Gran Montaje, el más reciente libro de Jenaro Villamil. Compartimos a continuación el texto incluido en la cuarta de forros del libro. Con esto iniciamos esta semana la publicación de fragmentos del nuevo trabajo de Villamil.

Peña Nieto: Gran Montaje

Una red de intereses llegó con Enrique Peña Nieto a la presidencia de la República, en medio del descontento de dos terceras partes del electorado mexicano.

A pesar de ser el político con mayor nivel de exposición en los medios de comunicación, Peña Nieto sigue siendo un gran desconocido para la mayoría de los observadores y de sus propios votantes. Detrás de él, está el Grupo Atlacomulco, una dinastía priista dispuesta a todo para mantenerse en el poder, y Televisa, el monopolio mediático que desde 2005 se comprometió con el ex gobernador del Estado de México para llevarlo a Los Pinos.

La historia de esta red de intereses, de sus alcances, de sus ambiciones y sus expedientes negros están descritos en el presente libro, escrito al calor de una de las campañas electorales más polémicas de los últimos años.

Sigue leyendo

AMLO, vida privada de un hombre público

Jenaro Villamil

Las biografías de los políticos que están en el candelero suelen ser retratos a modo, pedacerías a conveniencia de los intereses de quienes las promueven o, en el mejor de los casos, relatos insuficientes de sus trayectorias. Lo mismo sucede con Enrique Peña Nieto que con Josefina Vázquez Mota y, en varios casos, con Andrés Manuel López Obrador.

No sucede lo mismo con  AMLO, Vida Privada de un Hombre Público, del periodista Jaime Avilés. Testigo y cronista cercano de las primeras batallas del político tabasqueño –desde aquel Exodo por la Democracia en 1992 de Villahermosa a la Ciudad de México- Avilés logra no sólo un ejercicio de acercamiento y descripción del líder más importante de la izquierda mexicana en los últimos quince años sino de las circunstancias que convirtieron a un joven politólogo en un fenómeno de masas.

No son necesarios los adjetivos en la obra de Avilés, autor de libros extraordinarios como La Rebelión de los Maniquíes. Avilés  conoce muy bien a López Obrador, pero decide navegar, junto con el lector y el protagonista por las corrientes pantanosas de una trayectoria marcada desde su inicio por la zona chontalpa de su estado, la más pobre, la más olvidada y, al mismo tiempo, la que vio emerger al ex jefe de Gobierno capitalino.

El retrato que va perfilando Avilés tiene un gran guía al estilo de la Divina Comedia que navega desde el inicio junto a López Obrador en los cayucos de la desolación política tabasqueña. Se trata del poeta Carlos Pellicer, el primer personaje que se comprometió con los chontales y que descubrió en el joven de apenas 20 años a un extraordinario líder social en potencia.

Sigue leyendo.

Los Crímenes de Lesa Humanidad contra Menores, la Pasión de la Iglesia Católica

Jenaro Villamil

En estos días de recogimiento espiritual para los creyentes cristianos, la lectura de un libro como El Caso del Papa, “Obligación del Vaticano de rendir cuentas por abusos contra los derechos humanos”, nos da una idea de la verdadera pasión que vive la Iglesia católica tras la ola de denuncias que han marcado el pontificado de Benedicto XVI.

El libro, publicado en México por Católicas por el Derecho a Decidir y Demac, es la traducción de un compendio realizado por Geoffrey Robertson, consejero de la Reina de Inglaterra, fundador y director de Doughty Street Chambers, el bufete especializado en derechos humanos más grande de Gran Bretaña.

Robertson es juez y auxiliar del colegio de abogados Middle Temple y en 2008 se convirtió en miembro del Consejo de Justicia Interna por votación personal de la ONU y nominado a secretario general de esta organización. Se ha especializado en el tema de crímenes contra la humanidad.

Por esta razón considera que los casos de abusos sexuales de niñas y niños a gran escala y de manera sistemática, cometidos por sacerdotes y obispos católicos, se puede considerar como “crimen contra la humanidad”. “La ONU cometió un error al otorgar a la Iglesia católica una condición portentosa que no se confiere a ninguna otra religión ni a las ONG”, advierte Robertson en su introducción.

La idea del libro-compendio surgió de un artículo titulado “Pongan al Papa en el Estrado”, publicada en The Guardian Daily Beast, en 2010. El alegato se volvió un escándalo. Robertson explica que su intención era “establecer que los Papas no son inmunes a las acciones legales y que a menos que el Vaticano confronte su historial de proteger a sacerdotes y pederastas y abandone el argumento de que los disciplinará conforme al Derecho Canónico, su dirigente podría ser objeto de una demanda por daños o terminar sometido a investigación por el fiscal de una corte internacional”.

En diez capítulos, el especialista expone una síntesis trepidante de los casos más graves que se han ventilado en los últimos años y la forma de “arreglarlos” de manera extrajudicial, a un alto costo económico y moral para la Iglesia católica. He aquí una breve síntesis:

Sigue leyendo.

Salinas en Proceso, Memoria del Futuro

Jenaro Villamil

“El candidato del PRI está diciendo una cantidad de cosas que suenan muy bien, pero resulta que él fue probablemente el autor de la política económica de este sexenio del desastre”.

Ese fue el diagnóstico del dramaturgo Emilio Carballido, en 1988, cuando Radio Tabasco lo entrevistó para que hablara sobre Carlos Salinas de Gortari, mejor conocido como Salinas Recortari por su papel en el “sexenio del desastre” que fue el de Miguel de la Madrid.

Salinas de Gortari volvió a revivir ahora en los “funerales de Estado” de Miguel de la Madrid, en el Palacio Nacional. Y la anécdota de Carballido, el autor de Silencio, Pollos Pelones, ya les van a Echar su Maíz, toma una nueva actualidad.

Esta anécdota, escrita por Federico Campbell en el reportaje “Entre Nexos Vuelta”, es uno de los que abre la edición “Salinas en Proceso”, el recuento trepidante de los últimos 25 años de la historia del “villano favorito” de la política mexicana y la revista fundada por don Julio Scherer García y dirigida por Rafael Rodríguez Castañeda.

El libro compila en 4 capítulos y en 700 páginas, los reportajes más importantes de Proceso sobre la trayectoria de este personaje que una vez sí y otra también insiste en ocupar el papel de “Gran Broker” de la política.

Sigue leyendo.

Peña Nieto visto a través de las mujeres de su vida

Jenaro Villamil

Periodista y editor de la revista Quién, Alberto Tavira es el autor de un nuevo libro sobre la vida privada de Enrique Peña Nieto, a partir de un ángulo muy peculiar: el testimonio de las mujeres que han acompañado la trayectoria del actual aspirante presidencial priista, desde su madre Socorro Nieto, sus hermanas, su esposa Mónica Pretelini y otros romances que durante años quedaron sólo en rumores y ahora toman forma a través de entrevistas y testimonios con algunas de ellas.

En entrevista con Carmen Aristegui, en MVS, Tavira afirmó que al hacer este libro descubrió al “otro Peña Nieto”, a partir de la primera crónica que realizó sobre el ex gobernador del Estado de México.

“Es un retrato a distintas voces. Encontré a un Peña amoroso, otro no tan amoroso, otro Peña infiel, otro Peña preocupado por sus hijos”, sintetizó Tavira.

El libro, editado por Océano, toca personajes incómodos en la trayectoria del político originario de Atlacomulco, como Jessica Delamadrid Téllez, la responsable del proyecto publicitario inicial con Grupo Televisa, a través de la firma Radar Servicios Especializados.

También está Rebeca Solano, conductora de Monterrey, a quien el entonces gobernador del Estado de México conoció en una fiesta del vicepresidente de Televisa, Bernardo Gómez, en Valle de Bravo. Peña Nieto acababa de enviudar de Mónica Pretelini.

“De alguna manera, las mujeres de Peña Nieto están vinculadas también a Televisa”, afirmó Tavira durante la entrevista con Carmen Aristegui.

Sigue leyendo.

Calderón de Cuerpo Entero, por Julio Scherer García

Jenaro Villamil

No hay en las 127 páginas que conforman el nuevo libro de Julio Scherer García ni una línea para el sosiego. Desde el principio sabemos que nos vamos  a enfrentar a una disección documental, testimonial y reflexiva del personaje que llegó a la presidencia de la República en 2006 para convertir al país en un territorio de su peculiar guerra. Una guerra política, militar, anímica.

Inicia Scherer, periodista-cirujano, a diseccionar la corrupción que engendra el calderonismo con dos facturas, del 28 de abril de 2006 y del 19 de abril del mismo año por un importe de 11 millones 999 mil pesos, expedido a la compañía de Hildebrando Zavala, hermano de Margarita, cuñado de Calderón, para la “captura de datos de simpatizantes de candidatos de Acción Nacional”.

Otro documento acredita la expedición de un cheque por la misma cantidad, de la Dirección de Administración y Finanzas del PAN, para pagarle a Hildebrando S.A. de C.V., autorizado por Arturo García Portillo.

Scherer comienza la pesquisa. Corrobora con Manuel Espino, dirigente nacional del PAN durante esa campaña, que los documentos y las cantidades son reales. Nó sólo eso. Realiza un viaje a través de la memoria de Espino para perfilar el estilo de Calderón.

“El gusto por la bebida es viejo en el presidente. Le ha hecho daño a él en lo personal y al país. Voy a ocuparme con usted de hechos públicos. No se me ocurriría mentir o difamar; mucho menos calumniar”, afirma Espino en la página 39 del libro.

Los desencuentros entre Espino y Calderón fueron múltiples. Anticiparon el estilo personal del actual mandatario de maltratar a sus colaboradores y a los dirigentes del PAN. Incluso, relata cómo Calderón le da la orden de “bajar a Ana Rosa Payán en su intento de ser candidata” a gobernadora por Yucatán. Entidad que Acción Nacional perdió frente al PRI en 2007.

El viaje va más allá. Don Julio sostiene una conversación con otro viejo conocido de Calderón, Luis Correa Mena, ex alcalde de Mérida, “hermano” del titular del Ejecutivo federal en los tiempos que ambos eran los más leales a Carlos Castillo Peraza. La traición de Calderón a su mentor político es clara.

Una tercera voz en este concierto es la de Alfonso Durazo, colosista, colaborador de Vicente Fox, desengañado del PRI y del PAN. Recuerda que era tan pesado Calderón que los propios diputados federales que coordinó entre 2000-2003 le apodaron El Erizo.

“La biografía política de Felipe Calderón lo ubica como un hombre desconfiado y arrogante que subordina su inteligencia a lo visceral y a lo inmediato. Contrario a la opinión pública de que es un hombre de ‘mecha corta’, siempre he tenido la impresión de que no tiene mecha. Es un sujeto de un temperamento primario, se conduce por impulsos, no por razonamientos”, sentencia Durazo.

Y ya lo vimos a lo largo de casi seis años de guerra fallida contra el narcotráfico. Sin consultar a nadie de sus más cercanos, ni a su partido, Calderón emprendió una batalla contra los cárteles que ha cobrado más de 50 mil vidas. Desesperado, ahora insiste que fue una decisión necesaria y heorica, que quienes lo critican apoyan a los delincuentes. Maniqueísmo puro. En un sexenio no quiso darse cuenta que la crítica no era por el combate al crimen organizado sino por las malas tácticas y estrategias aplicadas.

Vigencia de la Virgen de los Sicarios de Fernando Vallejo

Gerardo Esparza Rivas

Texto leído en una mesa de la pasada Feria del libro de Guadalajara, junto a Fernando Vallejo.

Fernando Vallejo muestra el fracaso social en Colombia durante la década de los años noventa y escribe la novela del desengaño de las políticas públicas sociales y de lucha contra el narcotráfico del gobierno colombiano. Escribe con las heridas aún sangrando, con los estragos evidentes que le provocan los demasiados muertos, con los deseos de quedarse sin palabras para contar lo que sucede cuando no hay salida en un país acorralado por sus errores y traiciones.

La novela escrita hace mas de 20 años no ha perdido vigencia, o mejor dicho, ha retomado la importancia que una obra así no debe perder nunca, no en un país asolado como el nuestro, no en un país empecinado a seguir el modelo colombiano de su lucha contra el crimen organizado. Y es que La Virgen de los Sicarios bien podría llamarse “San Malverde” y ubicarse en México con sus miles de muertos y su ejército lejos de los cuarteles, estar llena de personajes con acento y coloquialismos mexicanos, repleta de la pólvora que ruge en nuestras calles, de la sangre que convierte en ríos nuestras avenidas y de la muerte que campea y cabalga sin tregua desde algunos años nuestro destino.

La Virgen de los Sicarios es una obra monumental sobre el derrumbe de la sociedad en que se encuentra inmersa, es también un profundo análisis de los errores cometidos por todos, un ajuste de cuentas con el odio incubado en todos: “los rencores se heredan de padres a hijos y se pasan de hermanos a hermanos como el sarampión… La lucha implacable es a muerte, esta guerra no deja heridos porque después se nos vuelven culebras.” Es un retrato de lo podrido que está el sistema político colombiano, o el mexicano o cualquiera que se obstine en solucionar el grave problema de las drogas por medio de armas, balas y mucha voluntad de enjuiciar al prójimo sin antes construir un sistema de justicia funcional e incorruptible, un sistema judicial que no se deshaga de sus responsabilidades, que se desborde de averiguaciones previas, que convierta en criminales a los ciudadanos y sature las prisiones por no cumplir con su encomienda o porque paga mejor el soborno que el Estado. Un sistema que le apuesta a las balas para combatir a las balas sin entender que son las palabras y la educación la respuesta a tanta miseria

En la novela de Fernando Vallejo nos hallamos con una narración personalísima que demuele todo lo que se encuentra. Principalmente a la sociedad permisiva, pero también a los gobiernos de César Gaviria y Ernesto Samper, a la Oficina del Envigado, al Cártel de Medellín y Colombia entera. Y lo es porque refleja, palabra a palabra, la descomposición a la que son sometidos todos los actores sociales que se desenvuelven en el país. Los sicarios son aquí jóvenes arrastrados por la falta de oportunidades laborales dignas y porque se les maleducó para creer que se debe tener todo, tenerlo rápido y ostentarlo pronto, porque no hay otra cultura que no sea la del ruido y los proyectiles. A eso se habituaron los Taylor y Alexander y los Fáber y los Eder y Wílfer y Yeison o Alexis y Wílmar, a esperar una recompensa pronta y expedita, a ganar, sin que importen las consecuencias de sus actos, porque el que está dispuesto a morir tiene derecho a pedirlo todo. Una vida o cincuenta mil muertes bien lo valen. Dice Fernando y dice bien: “Aquí no hay inocentes, todos son culpables.” Y es que la vida está tan devaluada como los pesos y pagan mejor tres escapularios regados por el cuerpo que la escuela o las bibliotecas, porque es más popular y redituable autoemplearse en esa industria tan boyante de la muerte, donde bastan unos cuantos billetes para encomendarse a María Auxiliadora y rezar algunas balas para matar a quien se ponga enfrente. Entonces la razón y su forma de vida es la muerte.

Sigue leyendo.