Archivo mensual: junio 2010

Molinar Designa a su Coordinador de Asesores como Comisionado de Cofetel

Mony de Swaan Adati. Imagen: http://www.oem.com.mx

Sin experiencia previa en el área de telecomunicaciones y con una amplia carrera vinculada al actual titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, el coordinador de asesores de Juan Molinar Horcasitas, Mony de Swaan Addati fue propuesto este miércoles por el Ejecutivo federal como el nuevo consejero de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel), en sustitución del arquitecto Héctor Osuna Jaime, quien renunció el pasado 23 de junio a su cargo como consejero presidente del órgano colegiado.

En la presentación realizada esta mañana en las instalaciones de la SCT, Molinar Horcasitas destacó que durante once años De Swaan Addati ha tenido una carrera burocrática en el Instituto Federal Electoral, en la Secretaría de Gobernación, en el Instituto Mexicano del Seguro Social y en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, siempre al lado del propio Molinar.

El secretario destacó que De Swaan participó en la política de refrendos y concesiones impulsadas durante los últimos 16 meses, como son los casos de las licitaciones de la fibra óptica de la Comisión Federal de Electricidad y de las bandas 1.7 y 1.9 Ghz, para telefonía móvil. En ambos casos, los procesos han beneficiado a la empresa Televisa.

El funcionario “fue clave en la construcción de una agenda digital de la sociedad de la información”, destacó Molinar Horcasitas.

Sigue leyendo

Anuncios

De la Guerra Sucia al Crimen Político

La brutal ejecución del doctor Rodolfo Torres Cantú, candidato priista a la gubernatura de Tamaulipas, se produce en un contexto local y nacional virulento y violento.

Apenas una semana antes del primer crimen político reciente contra un candidato a gobernador, las dirigencias nacionales del PAN y del PRI se enfrascaron en una batalla declarativa que inició con todas las características de una guerra sucia: espionaje telefónico, difusión de las llamadas interceptadas a los gobernadores Fidel Herrera, Ulises Ruiz, Mario Marín, acusaciones mutuas de trampas que aplican tanto unos como otros, impunidad absoluta frente a César Nava que presume tener más grabaciones de este tipo y total inoperancia de los árbitros electorales estatales para frenar el uso y abuso de los recursos estatales para favorecer a los candidatos priistas en aquellos estados que se consideran feudos de los gobernadores en turno.

Una de las características principales de toda guerra sucia es la violencia verbal y simbólica que antecede o acompaña a la eliminación física o mediática del adversario. Las guerras sucias buscan polarizar al electorado: buenos contra malos, corruptos contra impolutos, amenazas para México contra salvadores autoasignados.

Los mercaderes de las guerras sucias, como el publicista español Antonio Solá o los mercadólogos contratados tanto por el PRI como el PAN y su aliado circunstancial, el PRD, no ven a los rivales como adversarios electorales sino como enemigos declarados. Los ciudadanos se transforman en espectadores pasivos de una guerra de lodo que alienta el abstencionismo e inhibe la participación politizada.

Toda guerra sucia tiene una alta dosis de pánico moral, es decir, campañas de odio y de miedo a través de spots, rumores difundidos en medios cibernéticos, medias verdades o mentiras construidas para estigmatizar al adversario y desmovilizar a los críticos; discurso gubernamental hostil ante la crítica, la disidencia o la oposición; desproporción entre la realidad y el imaginario colectivo inducido por la constante mención de esa amenaza. Y otra característica principal de la guerra sucia: utilización facciosa de los medios masivos de comunicación, en especial, de los medios electrónicos que se transforman en los mensajeros de una guerra cuyo comandante en jefe no es claramente identificado y cuya estrategia parece no concluir con una victoria electoral sino anticipar un conflicto poselectoral.

Sigue leyendo

La Marcha del Orgullo Gay: Lo Conurbado en el Centro

La aprobación del matrimonio entre parejas del mismo sexo, una de las consignas de la marcha. Imagen: mibahia.net

Disfraces, disfraces, banderas, banderas del arcoíris, escasez de organización y exceso de entusiasmo. Es la fiesta lésbico-gay en el Distrito Federal, la única ciudad en México que aprobó las sociedades de convivencia, primero, y luego el matrimonio gay. Es la enorme pasarela de las nueva generaciones que ya no conocieron los excesos del clóset y que aún desconocen los antecedentes de esta marcha, la número 32 desde que se inició en 1978, cuando aún era un desafío asumir una manera distinta de ser, de amar, de pertenecer.

Más que una marcha o desfile se trata de un enorme plantón,  una congregación de la diversidad sexual. Lo primero que se confirma es la ausencia de una comunidad homogénea sino la explosión de la diversidad de comunidades: transgéneros, osos, leathers, vaqueros, úrsulas (las mujeres osas), los fresas, los musculosos, los streappers, los gogos, los emos, los cabaretitos, los de música electrónica, los chavos y chavas banda, los oficinistas, los travestis, los queer, los activistas, los de clase media, los deportistas y los cinéfilos, los músicos, los militantes de la variedad.

De una u otra manera es un carnaval de la identidad y un festival de la inclusión de la industria cultural: avatares, Peter Pan, alguna Alicia en la avenida de las Maravillas, ángeles por todos lados (el cielo se vació para llenar esta marcha), hasta Jesucristos que no fueron para Iztapalapa, gladiadores, X-Men, herederos de Michael Jackson, Mónicas Naranjos, gruperos, hip hoperos, alebrijes, faunos, zanqueros, perfomanceros. Travestis de ayer y de ahora, veteranos de las imitaciones a Lucha Villa junto a novatos que revivieron con Lady Gaga.

Sigue leyendo

Asesinan a candidato del PRI en Tamaulipas

Ciudad de México | Lunes 28 de junio de 2010

Redacción | El Universal

En un ataque con armas de fuego fue asesinado el candidato de la Coalición Todo Tamaulipas (PRI-PVEM y Panal), Rodolfo Torre Cantú, en Ciudad Victoria, Tamaulipas.

El cuerpo del candidato fue retirado a las 12:48 horas del lugar donde fue ejecutado esta mañana, junto con seis personas, entre ellos el diputado local priísta Enrique Blackmore.

El atentado a balazos ocurrió cerca de las 10:30 horas en el kilómetro 7.5 de la carretera Ciudad Victoria-Soto La Marina, a la altura del Parque Científico y Tecnológico Tecnotam, cuando la comitiva de campaña se dirigía al aeropuerto Pedro José Méndez, de Ciudad Victoria, para continuar los cierres regionales de campaña que inició la víspera en la zona sur del estado.

Sigue leyendo

Selección de “Por mi madre, bohemios”.

Columna con casi 42 años de vida, Por Mi Madre, Bohemios fue el espacio privilegiado para mostrar la ironía, el compromiso político, el amplio conocimiento de refranes, versos populares y, sobre todo, la pluma filosa de Carlos Monsiváis. Desde marzo de 2006, esta columna fue publicada ininterrumpida en Proceso, a invitación de don Julio Scherer García.

Hoy la R. guarda silencio, pero nuestro optimismo aún necesita ser recordado y documentado. Por esta razón, a continuación se presenta una selección de las mejores declaraciones que nos regalaron los visitantes consentidos de Por Mi Madre, Bohemios:

Sigue leyendo

María Monsiváis

Sobreviviente de una dinastía de cinco hermanos que emprendió el éxodo urbano de La Lagunilla hacia la Colonia Portales, de fe protestante, de origen humilde y de memoria prodigiosa, María Monsiváis Biadas, a sus 87 años, es el afecto más antiguo y enraizado del escritor Carlos Monsiváis a quien vio nacer cuando ella tenía 15 años y medio y de quien se despidió en medio de aplausos y miles de condolencias en los funerales del Museo de la Ciudad de México y en el Palacio de Bellas Artes, el 19 y 20 de junio.

Cientos de personas se acercaron a la Tía Mary a darle sus condolencias, pero ella recuerda en especial a “una señora del pueblo” que pasó a orarle al féretro y gritó: “Felipe Calderón, a ti no te queremos, queremos a Monsi”.

-¿Le hubiera gustado a Carlos que asistiera el presidente Calderón a su funeral?

-No.

“El decía siempre: ‘soy del pueblo, al pueblo pertenezco’”, subraya la tía, entrevistada en su habitación de la colonia Portales, en la misma casa donde convivió por más de seis décadas con Carlos Monsiváis.

Sigue leyendo

Bellas Artes para Monsi

Es domingo 20 de junio. Me dirijo al Palacio de Bellas Artes a mi último encuentro con Monsiváis, como la mayoría de los domingos, cuando citaba a los amigos a desayunar o a comer en la cafetería del recinto del pastel. En esa misma cafetería compartí muchos sándwiches, muchos chismes y cocas light con él y con quien estuviera al lado.

Generalmente nos juntábamos Rolando Cordera y Elena Sandoval, Raquel Serur y Bolívar Echeverría, Marta Lamas y Jesús Ramírez Cuevas.

Recordé que tenía que llegar “completamente leído” o, al menos, lo suficientemente informado de las noticias dominicales, de la edición completa de Proceso y de la publicación de Por mi Madre, Bohemios, para hacer comentarios, correcciones, puntualizaciones. No hacerlo era como llegar desnudo. Y llegar desnudo ante Carlos era como carecer de coqueteo suficiente.

Sigue leyendo