Archivo de la etiqueta: Ernesto Zedillo

Salinas, la Intemperancia y el Repudio

Carlos Salinas de Gortari exhibiendo la máscara que #Yosoy132 ha usado en sus protestas. Fotos: Twitter

¿Qué tiene Carlos Salinas que aún despierta una mezcla de fascinación y repudio entre los mexicanos? Es el Innombrable, el Chupacabras, el Mito Genial, la huelga de hambre con agua Evián, el complot perpetuo, el socialité tardío, el Padrino a la mexicana, el titiritero, el manipulador. Es, en buena medida, lo que fue Santa Anna en el siglo XIX: el que siempre retornaba para sacrificar a la patria. En vez de hacerle honores a su pierna, él se erige en guía de los incautos.

Si algo tiene Salinas es una capacidad probada para sobrevivir. Desde los tiempos en que fue secretario de Programación y Presupuesto, en los años agrios del delamadradismo era criticado por ser el artífice de los recortes en la burocracia. Era Salinas Recortari. Rencoroso, nunca perdonó que el Gordo Pesqueira Olea se burlara de sus orejas. Y lo mandó al exilio. Sobrevivió a sus rivales y a la primera gran fractura del PRI en el 87 que desembocó en el aciago fraude de un año después.

Sigue leyendo

Disputa Zedillo-Salinas, telón de fondo del Peñismo (Segunda Parte)

Segunda parte del reportaje publicado en . Consulta la primera parte aquí.

La Disputa entre Ex Presidentes

El recelo entre Salinas y Zedillo no es nuevo, pero se ha recrudecido en vísperas de la integración del equipo y del proyecto de gobierno de Enrique Peña Nieto, quien contó con el apoyo de ambos ex mandatarios, pero sólo se deslindó públicamente del primero.

“Carlos Salinas no está detrás de mí. En esto he sido muy enfático: no lo está ni es mi asesor ni colabora con tu servidor. Insisto: la única relación es de respeto y cordialidad, tal como la tengo con todos los ex presidentes de México y la procuro”, afirmó Peña Nieto a Carlos Loret de Mola, el 4 de marzo del 2011.

La misma declaración la repitió en varias ocasiones como mantra durante la campaña electoral del 2012, mientras que tanto Salinas como Zedillo le manifestaron su apoyo al ex gobernador del Estado de México.

Sigue leyendo

EPN designa a Bolívar Zapata Coordinador de Ciencia

Jenaro Villamil

El presidente electo Enrique Peña Nieto anunció la designación del doctor en Química, Francisco Bolívar Zapata, como coordinador de Ciencia y Tecnología en su equipo de transición y se comprometió a elevar a 0.1 por ciento el presupuesto anual dedicado a esta área hasta alcanzar el 1 por ciento del Producto Interno Bruto en 2018.

Bolívar Zapata es identificado como un científico vinculado al sexenio de Ernesto Zedillo. Fue uno de los directivos de la UNAM que acudieron a pedirle a Zedillo el uso de la fuerza pública para acabar con la huelga protagonizada a finales de los noventa por el Consejo General de Huelga.

El científico es actualmente miembro de la UNESCO, de la Organización Mundial de Salud, de la Junta de Gobierno de la UNAM (desde 2002 a la fecha) y de la Junta de Gobierno del Conacyt de 2007 a la fecha. Como presidente de la Academia Mexicana de Ciencias, en 1998, se congratuló por el préstamo de 300 millones de dólares que el Banco Mundial entregó a Conacyt.

Sigue leyendo

Para documentar nuestro optimismo: Peña Nieto, el retorno de los fantasmas

Jenaro Villamil

No son amigos, no son aliados, no son tutores, son los tíos, los  fantasmas sexenales o, en los términos de la genealogía de Atlacomulco-Agualeguas, los representantes de las dinastías que retornan como los brujos para hacer valer su influencia, por si alguien lo dudaba.

1.-Tú eres mi hermano del alma, realmente Salinas

“Tengo claro que el presidente de México no tiene amigos”, afirmó Enrique Peña Nieto ante 300 líderes, perfectamente elegidos en el circuito de los aliados, pero un día después se autocorrigió para no borrarle la sonrisa a nadie:

“Me da marco para dejar claro que el presidente –ayer lo señalé- no tiene amigos, porque tiene un interés único: insisto, que es impulsar el avance y desarrollo de la República.

“Pero, más que de amigos, necesita de aliados (Los Chuchos comenzaron a bailar al ritmo de Roberto Carlos, la R. coreográfica); porque el presidente trabaja para México, cumple y responde al único interés que es el de la República”.

(Enrique Peña Nieto, versiones estenográficas, 10 y 11 de septiembre 2012).

Sigue leyendo

AquinoGate, la Mano Dura de Peña

Jenaro Villamil

Un despacho de cabildeo que asesoró al presidente golpista de Honduras, Roberto Micheletti, y un buffette de abogados especializados en defender a altos mandos de la Marina de Estados Unidos y con fuertes contactos en el Pentágono, son las dos nuevas “adquisiciones” del equipo de Enrique Peña Nieto para defenderse en los medios y ante el tribunal de California por el escándalo detonado por el empresario José Aquino y los tentáculos que representa su demanda en el caso MonexGate.

A sugerencia de Diego Gómez Pickering, un colaborador de Luis Videgaray, cerebro del equipo de Peña Nieto, contrataron por un monto aún no aclarado a la firma Chlopak, Leonard, Schechter and Associates (CSLA) para contrarrestar en los medios norteamericanos las versiones sobre la compra de voto, el fraude y el presunto lavado de dinero a través del Monexgate.

Los peñistas estaban desesperados desde hace quince días. La demanda presentada por José Aquino y la cobertura crítica de la prensa internacional a su triunfo el 1 de julio, les generó la urgencia de contratar a CSLA especializada en “asesoría en comunicación y asistencia al equipo de transición” de Peña Nieto, según el Acta de Registro de Agentes Extranjeros (FARA, por sus siglas en inglés).

Casualmente, CSLA también cabildea a favor del ex presidente mexicano Ernesto Zedillo, ex priista también, demandado en un tribunal federal de Estados Unidos por presunta responsabilidad en crímenes de lesa humanidad, a raíz de la matanza de Acteal Chiapas, en diciembre de 1997. La versión, nada secreta, entre las filas del PRI es que esa demanda contra Zedillo fue impulsada por su archienemigo interno en la tecnocracia gobernante: Carlos Salinas de Gortari.

De esta manera, el peñismo parece enredarse contratando también a una empresa de cabildeo que seguramente hará mucho negocio con los pleitos internos en el bloque que llevó a Peña Nieto al poder.

Continuar leyendo…

PRI contrata agencia de cabildeo informativo en EU

Jenaro Villamil

A un mes de la elección presidencial, la dirigencia nacional del Revolucionario Institucional ha aislado a Peña Nieto del desgaste público sobre la trama de las presuntas “empresas fantasmas” que sirvieron para triangular fondos hacia su campaña, de las protestas en las calles de decenas de ciudades y del litigio poselectoral que lo han derivado en una confrontación verbal con Andrés Manuel López Obrador, a quien llaman en sus boletines “el candidato perdedor”.

El endurecimiento incluye nuevas estrategias de comunicación y de relaciones públicas, sobre todo en Estados Unidos. El equipo peñista contrató a la empresa de cabildeo y propaganda informativa, Chlopak, Leonard  Schechter y Asociados (CLSA) para ayudar a contrarrestar en los medios estadounidenses las versiones sobre la compra del voto y el fraude.

CSLA es la misma compañía que ofrece “asesoría en comunicación” al ex presidente mexicano Ernesto Zedillo, acusado en un tribunal federal de Estados Unidos por presuntos crímenes de lesa humanidad en la matanza de 45 indígenas en Acteal, Chiapas, en diciembre de 1997.

Sigue leyendo

Aspe, Córdoba y Levy, los “Cerebros” de Peña Nieto

Primera parte del reportaje publicado en la edición No. 1851 de Proceso.

José Córdoba Montoya y Pedro Aspe, los principales “cerebros” del modelo político y económico del candidato presidencial del PRI, Enrique Peña Nieto.

Reconvertidos en consultores, accionistas o cabilderos de trasnacionales importantes en materia energética, eléctrica y manufacturera; asesores e intermediarios entre gobiernos estatales y la banca privada  para “renegociar” las millonarias deudas locales, los dos colaboradores más importantes del sexenio salinista, Pedro Aspe y José Córdoba Montoya, están de vuelta como los principales “cerebros” del modelo político y económico del candidato presidencial del PRI, Enrique Peña Nieto.

Pilares de la tecnocracia mexicana, sobrevivientes en la disputa entre Carlos Salinas y su sucesor Ernesto Zedillo, integrantes del “grupo compacto” que surgió en la Secretaría de Programación y Presupuesto desde el sexenio de Miguel de la Madrid, Aspe y Córdoba operan fuera de los reflectores, influyen en las principales propuestas de gobierno de Peña, convencen a empresarios para apoyar al ex gobernador del Estado de México y, sobre todo, definen el tono ideológico de quien aspira a ser el presidente de los “compromisos cumplidos” y del “gobierno eficaz”.

El vínculo entre Pedro Aspe, autor de la frase “la pobreza es un mito genial”, y el equipo de Peña Nieto no es sólo ideológico sino político. Luis Videgaray, su coordinador general de campaña, es socio y alumno de Aspe desde la consultora Protego Asesores, rebautizada el 2 de abril como Evercore Casa de Bolsa, “empresa líder en banca de inversión”.

Sigue leyendo