Archivo de la etiqueta: Alfredo del Mazo González

Peña Nieto y Pemex, los enredos y la ganga

por Jenaro Villamil

Plataformas petroleras de PEMEX. Fuente: E-Consulta.com

En ningún otro gobierno entrante, el nombre del futuro director de Pemex había generado tantas expectativas y ambiciones. No es para menos. Los sectores empresariales, burocráticos, políticos y sindicales ya saben que el principal negocio del sexenio peñista será el energético y quien encabece la paraestatal más importante del país protagonizará el nuevo montaje del sueño petrolero…para la iniciativa privada.

En menos de tres meses hay versiones de cuatro nombres que se barajan en el equipo de transición para encabezar la paraestatal: Alfredo del Mazo González, el tío más influyente de Peña Nieto, ex gobernador mexiquense, ex secretario de Energía y que anhela restablecer los negocios suspendidos desde que no fue presidente de la República en 1988; Liébano Sáenz, cuyo nombre se mencionó entre los círculos zedillistas para hacer valer la fuerza del ex presidente más famoso entre los corporativos multinacionales; Francisco Labastida Ochoa, interlocutor del calderonismo en la frustrada reforma energética de 2008, experto en la materia, ex candidato presidencial y con un fuerte veto de quien tiene más poder en el tache que en el palomeo: Carlos Salians de Gortari; y otro perfil que represente menos compromisos y más cercanía directa con el propio Peña Nieto, que podría ser alguien de su círculo más cercano.

Hasta los calderonistas y foxistas mencionan al actual director de Pemex, Juan José Suárez Coppel, como un posible repetidor en la paraestatal, a pesar de la ola de corrupción que deja tras su gestión; de la forma escandalosa y opaca con la que ha manejado temas como el de los floteles u “hoteles flotantes” de Galicia; o el caso de Mexicana de Lubricantes que en Proceso se ha documentado con toda precisión.

Sigue leyendo

Peña Nieto, lo Anacrónico como Moderno

Jenaro Villamil

Foto: AP. Fuente: http://www.iol.co.za

“El PRI es un partido plural y diverso. La pluralidad es la esencia de nuestra fortaleza”, declamó Enrique Peña Nieto, con las manos levantadas, frente a una multitud que se cubría de la llovizna.

La contradicción entre las palabras del precandidato único y los hechos que se sucedían como una puesta en escena del gran teatro de carpa que es la política priista no parecían incomodarlo: el mexiquense hablaba de pluralidad y diversidad, pero él es el único dueño de la escena.

Lo apoyaron todos los comités estatales, los seccionales, los de las organizaciones, los sectores (esa herencia del corporativismo añejo), los legisladores y hasta los actores afiliados al PRI. Nadie se salió del guión públicamente. Hasta el gran ausente, Manlio Fabio Beltrones, fue incluido en la república unitaria del hijo predilecto de Atlacomulco.

No es para menos, en el PRI la unidad se confunde con unanimidad. Y en la política del Estado de México, el epicentro de donde surgió el financiamiento, la asesoría y el empuje para que este joven administrador de 45 años llegara a la candidatura tricolor, la unidad es sinónimo de complicidad.

Sigue leyendo.

Los Ex Presidentes y Peña Nieto, Relaciones Peligrosas

Jenaro Villamil

Empeñado en la “normalización” de su vida pública, Carlos Salinas de Gortari dejó sentir su influencia sobre Enrique Peña Nieto, desde antes de que iniciara el gobierno del sucesor de Arturo Montiel. Ahora, crecientes rumores al interior del peñismo, señalan que existe un distanciamiento entre el ex presidente y el precandidato presidencial más aventajado del PRI para el 2012.

No sólo Salinas se ha sumado a la ola de promoción del gobernador mexiquense. También Vicente Fox, el primer presidente panista del país, apareció esta semana haciendo declaraciones favorables al precandidato presidencial del PRI, a quien alabó por formar parte de “una nueva generación de priistas cuyos miembros crecieron en un ambiente democrático. Enrique Peña Nieto pertenece a esa generación”.

Más discreto, sin aspavientos, Ernesto Zedillo, el último presidente priista también influye en el entorno peñista, a través de ex colaboradores suyos y con su presencia creciente en los consejos de administración de distintas trasnacionales que van desde Union Pacific hasta el Grupo PRISA, el consorcio editor del periódico El País y socio al 50 por ciento con Televisa en Radiópolis.

Sigue leyendo

EdoMex, la Ceremonia de las Fotos

Jenaro Villamil

Andrés Manuel López Obrador; Alejandro Encinas, candidato de la coalición Unidos Podemos Más a la gubernatura del estado de México; Cuauhtémoc Cárdenas Solòrzano; el dirigente nacional del PRD, Jesús Zambrano, y el jefe del Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, durante el arranque formal de la campaña de Encinas, en Ecatepec. Foto: Carlos Ramos Mamahua. Imagen: jornada.unam.mx

Si de mostrar el músculo se trataba en el arranque de la “madre de todas las campañas electorales”, el PRD les ganó el primer round al PAN y al PRI en la ceremonia de las fotos del Estado de México. Alejandro Encinas logró la unidad escenográfica de sus principales liderazgos, a pesar de la disputa tras bambalinas, mientras el PAN dejó claro que ni su dirigente nacional está dispuesto a apoyar a Luis Felipe Bravo Mena y en el PRI las ausencias pesaron más que las presencias en el mitin de Eruviel Avila, un hijo no deseado de la dinastía Atlacomulco.

La “nota” fotográfica del mitin de Ecatepec fue, sin duda, la presencia de los dos candidatos presidenciales más votados en la historia de la izquierda mexicana: Cuauhtémoc Cárdenas, quien no se aparecía desde hace más de una década al lado de Andrés Manuel López Obrador en un mitin público. Ambos documentaron un fraude electoral en su contra. Ambos gobernaron el Distrito Federal. Y a ambos las rutas de la disputa electoral los separaron, en medio de fracturas que alcanzaron niveles de disputa marital entre sus equipos y seguidores. Junto a ellos, el tercero en el escenario del 2012: Marcelo Ebrard, jefe de Gobierno capitalino, ex colaborador de López Obrador, impulsor efímero de una alianza con el PAN.

La felicidad que refleja Encinas en la foto es indudable por partida triple: es el único de las tres figuras que no militó en el PRI y colaboró con ellos de manera destacada; en lugar de aparecer al lado de los panistas, el ex candidato a gobernador en 1993 logró que ahora lo apadrinaran las figuras más destacadas en la historia reciente del perredismo; y demostró en los territorios de Eruviel que se puede convocar lo mismo a la nomenklatura que a las bases de la izquierda. Es inevitable recordar que hasta 2009 el PRD gobernaba Ecatepec y sus divisiones y errores contribuyeron al retorno del PRI con Eruviel Avila al gobierno del municipio más poblados del país.

¿Unidad escenográfica? ¿Juntos, pero distantes? En el caso del PRD -y de cualquier partido político- no es poca cosa lograr esta conjunción de personalidades. Es la imagen que dice mucho más que miles de spots.  El PRI hasta ahora no ha logrado ni siquiera una fotografía con Carlos Salinas y Ernesto Zedillo, juntos, y en el PAN ya vimos que a donde acuda Santiago Creel se ausentará Gustavo Madero.

Sigue leyendo.

Las Revelaciones de Montiel

Jenaro Villamil

El 10 de octubre de 2005, en los espacios informativos de Televisa, conducidos por Víctor Trujillo y Carlos Loret de Mola se difundió un golpe mediático contra Arturo Montiel, principal precandidato presidencial del PRI, adversario interno de Roberto Madrazo. La información divulgada lo acusaba de realizar “depósitos ilegales” por 35 millones de pesos y de contar con una “riqueza personal inexplicable”.

Días antes de que se detonara el escándalo televisivo, Montiel y su familia recibieron amenazas de muerte:

-Si no renuncias, atente a las consecuencias, no estamos jugando.-le advirtieron en distintas llamadas telefónicas.

A poco más de cinco años de este episodio que descarriló la candidatura del ex gobernador del Estado de México, el libro Arturo Montiel, Desde Atlacomulco, Testimonio del Exgobernador, ofrece la versión del político priista sobre estos sucesos y revela la firma de un acuerdo de seis compromisos entre Montiel y Madrazo, teniendo como testigos al entonces dirigente nacional del PRI, Mariano Palacios, a Manuel Gurría, cercano a Madrazo, y a Manuel Cadena, ex funcionario de Montiel. Más un testigo singular: Bernardo Gómez, vicepresidente de Televisa y artífice de los convenios de publicidad y de asesoría política entre la televisora y el gobierno del Estado de México.

En las páginas 171 y 172 del libro editado por Planeta, se reproducen los seis compromisos firmados y nunca cumplidos entre Montiel y Madrazo:

Sigue leyendo.