La Marcha del Orgullo Gay: Lo Conurbado en el Centro

La aprobación del matrimonio entre parejas del mismo sexo, una de las consignas de la marcha. Imagen: mibahia.net

Disfraces, disfraces, banderas, banderas del arcoíris, escasez de organización y exceso de entusiasmo. Es la fiesta lésbico-gay en el Distrito Federal, la única ciudad en México que aprobó las sociedades de convivencia, primero, y luego el matrimonio gay. Es la enorme pasarela de las nueva generaciones que ya no conocieron los excesos del clóset y que aún desconocen los antecedentes de esta marcha, la número 32 desde que se inició en 1978, cuando aún era un desafío asumir una manera distinta de ser, de amar, de pertenecer.

Más que una marcha o desfile se trata de un enorme plantón,  una congregación de la diversidad sexual. Lo primero que se confirma es la ausencia de una comunidad homogénea sino la explosión de la diversidad de comunidades: transgéneros, osos, leathers, vaqueros, úrsulas (las mujeres osas), los fresas, los musculosos, los streappers, los gogos, los emos, los cabaretitos, los de música electrónica, los chavos y chavas banda, los oficinistas, los travestis, los queer, los activistas, los de clase media, los deportistas y los cinéfilos, los músicos, los militantes de la variedad.

De una u otra manera es un carnaval de la identidad y un festival de la inclusión de la industria cultural: avatares, Peter Pan, alguna Alicia en la avenida de las Maravillas, ángeles por todos lados (el cielo se vació para llenar esta marcha), hasta Jesucristos que no fueron para Iztapalapa, gladiadores, X-Men, herederos de Michael Jackson, Mónicas Naranjos, gruperos, hip hoperos, alebrijes, faunos, zanqueros, perfomanceros. Travestis de ayer y de ahora, veteranos de las imitaciones a Lucha Villa junto a novatos que revivieron con Lady Gaga.

Ya no se escucha el grito de “¡Banqueteras únanse!” porque la banqueta y el arrollo vehicular se han unido. Más bien el problema es que todos se aglomeran en los carriles de Reforma. Nadie quiere estar en la banqueta, todos expropian una parte de la marcha. Sólo algunos despistados creen que se trata de una marcha al estilo clásico. En realidad, es una toma callejera, una apropiación del espacio vial para demostrar que de la Glorieta del Angel a la explanada de Bellas Artes lo anormal es que alguien quiera quedarse al margen, en el clóset de la marcha. Lo de ahora es el exceso de visibilidad para demostrar lo irreversible, lo múltiple, lo inasible de tantas maneras de ser gay, bisexual, transexual, intersexual, lesbiana, sexoservidor, o curioso ocasional del sexo con el mismo sexo que se reúne en esta aglomeración.

Spartacus, el antro veterano en Ciudad Nezahualcóyotl, desfila con una enorme imagen de Carlos Monsiváis con la frase “Spartacus te recuerda”. Hay decenas de cartelones que recuerdan al autor de Amor Perdido que se transforma en el ícono más reconocido de la marcha. “Es un honor, estar con Monsiváis”, parecen decir los enterados, mientras una mayoría tal vez ignora que el cronista de Escenas de Pudor y Liviandad fue el animador oculto, junto con su amiga Nancy Cárdenas, de las primeras organizaciones de liberación homosexual a finales de los años setenta.

Lo nuevo es lo metropolitano. Lo conurbado en el centro, parafraseando al propio Monsiváis en su retrato biográfico de Salvador Novo. Se despliegan los contingentes de Ecatepec, Nezahualcóyotl, Zumpango, Tlanepantla, Tultitlán, más los de Puebla, Morelos, Hidalgo y hasta Nuevo León.

El tema ya no fue sólo la lucha contra la homofobia en la reclusión mental de varios jerarcas religiosos, sino la expansión de los derechos civiles alcanzados en la Ciudad de México hacia los territorios de Peña Nieto, del Góber Precioso, del Góber Piadoso, o del noreste del país. Ya no hay victimización o martirologio que valga. Es la fiesta de la causa alcanzada. Sufre el que quiere en el ostracismo de su propia culpa. Este es un año de celebración, muy a pesar del gobierno del PAN, de Calderón y de la PGR que en la víspera recibió un duro golpe de la Suprema Corte de Justicia, ya que el proyecto del ministro Sergio A. Valls, considera constitucionales los cambios al Código Civil capitalino aprobados por la Asamblea Legislativa.

Un inasible y casi invisible comité organizador, tan dividido por algunas pretensiones de capitalizar una marcha que socialmente ha sido expropiada por los propios gays y lesbianas, trata de encauzar la anarquía de la marcha. La expropiación de la marcha demuestra lo mismo la fuerza de un “segmento de mercado” (para quienes lo gay es una manifestación más de la sociedad de consumo) que la fuerza de nuevas generaciones desconectadas con las anteriores. Nadie espera verse en las páginas de los principales periódicos. Milenio TV es de los pocos canales comerciales que transmite en vivo la marcha y proliferan los nuevos medios de la comunidad como Radio Dick o Canal G, que también transmiten en vivo. Nadie espera verse en los medios porque casi todos presumirán en sus páginas de Facebook, de Twitter, blogs y múltiples redes sociales  su propia manera de comunicar la presencia en la marcha. Si todos nos divulgamos, lo de menos es la imposibilidad de los medios institucionales de cronicar los auténticos rituales del caos de una comunidad que son muchas comunidades.

8 Respuestas a “La Marcha del Orgullo Gay: Lo Conurbado en el Centro

  1. Una excelente, monumental crónica de un acontecimiento que no conozco, de un ostracismo que no padezco -padezco otros- de una realidad que no es la mía, pero sí de mucha gente maravillosa, cercana a mí.

    Y a veces pienso que, en realidad, estas marchas ya no deberían de hacerse porque queda claro -al menos para mí- que la decisión sobre amar (a quién, cómo y cuándo) es tan personalísima, tan íntima y tan propia de una libertad elemental en el ser humano (la del afecto) que, bueno, no sé, ya no siento necesaria esa reivindicación. Aunque, pensándolo, tal vez los marchantes de esta plantón van cargados de alegría a comunicar y difundir otras cosas no menos dignas de su desfile.

  2. Estimado Jenaro: La marcha en esta ocasión transciende sus propios objetivos pues es un cuestionamiento muy serio y activo a quienes dicen querer cambiar algo. Soy concreto se calcula -bien o mal- alrededor de 300 mil participantes, alegres, festivos dispuestos con ese clima a defender activamente sus derechos, mientras quienes dicen combatir la república simulada brillan, pero brillan demasiado por su ausencia. La gente que tomo la calle, la banqueta que hizo del centro una periferia alegrew y activa por derechos que se les habían y/o se les quieren negar.
    En concreto está marcha es además, como si todavía fuese poco, una marcha del orgullo de una ciudadanía que con fiesta y con actividad obtiene derechos, rescata espacios, hace la vida un poco más vivible sin depender de un gobierno obtenido por votos futuristas y un poder que nadie elige.
    Considero que la crónica está a la altura de esa actividad. Gracias , cuantas enseñanzas del movimiento del orgullo lesbico, gay, transgénero, transexual al conjunto de los otros que están pasivos ante lo que los hace sufrir.
    Un saludo afectuoso

  3. hasta ahora va quedando claro que la sexualidad es tan amplia como cabe la imaginación, o los colores del arcoiris, se acabaron los blancos y negros, los sís y nos, la cultura judeocristiana, la reivindicación del cuerpo, el ying y el yang, perdón por citar a Paz aquí, espero no sonar sacrílego. Un abrazo.

  4. Marisa Fernández

    Pasito a pasito vamos logrando acercarnos a nuestra merecida autonomía: feministas, indígenas, obreros, diversidad sexual, y un largo etc. Unámonos.

  5. Marisol Suárez

    Eleutheria Lekona.- Hermoso comentario el tuyo, coincido plenamente contigo! La posibilidad de elegir a quien, como, cuando y donde, al igual que la verdad también nos hace libre. Un abrazo a la dignidad, a la valentía, a la diversidad. Gracias Jenaro por este espacio.

  6. Lo verdaderamente alarmante es que el grupo que se opone a la no es un grupo criminal o clandestino, ni opositor sino, por el contrario, es el grupo en el poder: el PAN.
    Recuérdese que el mismisimo presidente calderón se opuso e intentó bloquear el matrimonio gay, el aborto y etc. Afortunadamente el PAN no es mayoría en el Congreso y lo frenaron. Lo que claramente representa un retroceso para la “lógica de la historia”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s