Reforma laboral Calderonista, teatro de mascaradas

Texto del reportaje publicado en Proceso No. 1878

Jenaro Villamil

Legisladores del PRI durante la discusión de la Reforma Laboral en el Senado.
Foto: Benjamin Flores

En menos de dos meses de negociaciones, presiones y juegos de cálculo político, la reforma laboral presentada por Felipe Calderón como iniciativa preferente ante el Poder Legislativo, pasó de ser una “papa caliente” para el PRI y el próximo gobierno de Enrique Peña Nieto a una frustrada “enchilada completa” para el panismo que naufraga a unas cuantas semanas de que termine el sexenio.

Tras la modificación de 8 artículos fundamentales en la maratónica sesión del pasado 23 de octubre en el Senado de la República, el coordinador de la bancada del PRI en la Cámara de Diputados, Manlio Fabio Beltrones decidió “enfriar” la minuta procedente de la colegisladora y advertir que la iniciativa había perdido su carácter de preferente ante la adición del artículo 388 bis “con el cual estamos completamente en desacuerdo porque esto es poner a subasta los contratos colectivos”, y la modificación del artículo 371 en donde el tricolor “insistirá que quede en los términos como salió de Cámara de Diputados”.

La historia de la votación de ambos artículos constituye un retrato de cómo se modificaron las posiciones en el Senado, cómo el endurecimiento del PAN en el tema de la transparencia y la democracia sindicales y las presiones de la cúpula empresarial sobre la Cámara alta resultaron contraproducentes para el propio interés de Calderón.

También son un retrato de cómo puede ser la correlación de fuerzas en la futura administración de Enrique Peña Nieto, si el PRI rompe negociaciones con el PAN.

La votación del Senado reflejó que el bloque formado por el PAN y el Frente Legislativo de Izquierda (PRD, PT y MC) hacen mayoría de 66 votos contra 62 del PRI y su aliado el Partido Verde.

“Creo que demostramos que podemos hacer un contrapeso a las iniciativas de Peña Nieto desde el Senado”, argumentó Luis Sánchez, senador y vicecoordinador del PRD:

Los Artículos Polémicos

En la votación del artículo 371, la senadora del Panal, Mónica Arriola, hija de Elba Esther Gordillo, modificó la posición original que mantuvo su partido en la Cámara de Diputados y sumó su voto a los del PAN, PRD, PT y Movimiento Ciudadano, aprobándose un texto nuevo con 67 votos a favor y 61 en contra, del PRI y Partido Verde.

El cambio fundamental en este artículo fue incorporar la frase “voto libre, directo y secreto” para la elección de la dirigencia sindical. Se eliminaron cinco párrafos sobre las reglas para la rendición de cuentas, incluyendo “el derecho de las minorías a recibir información del manejo de recursos” y “consecuencias aplicables de la directiva por no rendir los informes correspondientes o por incurrir en malos manejos del patrimonio sindical”.

Una de las negociaciones más importantes con el Panal para que sumara sus 10 votos al bloque del PRI, Partido Verde y PAN en la Cámara de Diputados fue incorporar al artículo 371 los requisitos de democracia sindical, tal como están en los estatutos del SNTE.

Sin embargo, Elba Esther Gordillo ordenó un cambio de señal en la votación del Senado, según relataron a Proceso distintos participantes de las negociaciones.

Desde su curul, Arriola sorprendió al propio coordinador de la bancada del PRI, Emilio Gamboa Parón, al anunciar que se sumaba al bloque de panistas y de legisladores de las izquierdas, argumentando que “en Nueva Alianza estamos conscientes de que lo que se encuentra a discusión no es la autonomía sindical sino el voto libre y secreto, así como la rendición de cuentas de sus dirigentes”.

El fin de semana anterior, Elba Eshter Gordillo encabezó el Sexto Congreso Nacional Extraordinario del sindicato magisterial en el Hotel Barceló Maya, de Quintana Roo. La lideresa magisterial garantizó su papel protagónico un sexenio más y lanzó una advertencia a “aquel que anda en Europa”, en referencia a Peña Nieto: representantes de las cúpulas empresarial y organizaciones no gubernamentales “han desatado una embestida contra el sindicalismo y particularmente contra nuestra organización”.

Para algunos negociadores de la reforma laboral, el Panal y Elba Esther Gordillo buscaron “vacunarse” del fracaso de la iniciativa preferente de Calderón y también lanzar una advertencia sobre el peso de su bancada en la Cámara de Diputados si el PRI y Peña Nieto no respetan su liderazgo.

El artículo más polémico aprobado por el Senado es el 388 bis, propuesto por la senadora perredista Alejandra Barrales, en la última parte de la discusión en el pleno el martes 23 de octubre. La ex dirigente sindical de sobrecargos argumentó en tribuna que esta adición tiene por objetivo “eliminar los mal llamados contratos de protección, que no son otra cosa más que contratos de simulación”. Citó el caso del “pseudolíder sindical” Ramón Games, “que increíblemente ostenta hasta cinco mil contratos colectivos”, tanto de tiendas departamentales, como de aviación.

Durante la sesión, el PAN estuvo a punto de salirse del acuerdo con el PRD para apoyar este artículo. “Si no vamos en este artículo se desecha la alianza en los otros temas” como la transparencia y la democracia sindical (364-Bis, 365-Bis, 371, 391-Bis y 424-Bis), le advirtieron los perredistas a Javier Lozano, ex secretario del Trabajo y principal artífice de la negociación con los legisladores de las izquierdas.

Finalmente, el panista Javier Corral argumentó en tribuna a favor de este artículo y advirtió que las adiciones al artículo 71 constitucional “no dejan lugar a duda: el proceso bicamaral pude aprobar o modificar la iniciativa preferente”.

Un estudio jurídico elaborado en la bancada del PRI en la Cámara de Diputados, cuya copia obtuvo Proceso, considera que esta adición “desestabilizará el mercado laboral” y generará “una subasta de contratos colectivos nuevamente violando la ley”.

La Cámara Nacional de la Industria de la Cámara de Radio y Televisión (CIRT), cúpula de los concesionarios de medios electrónicos, emitió un comunicado el 25 de octubre advirtiendo que el 388-Bis “provocará un riesgo de inestabilidad laboral” y viola lo dispuesto en la Ley de Protección de Datos Personales al hacerse pública la información personal de la plantilla laboral.

Entrevistada sobre estas objeciones, Alejandra Barrales defendió su propuesta señalando que es “jurídicamente sólida” e implicará “un cambio de fondo en el mundo laboral” que no afecta ni a las centrales sindicales priistas ni a los independientes ni al SNTE sino “al sindicalismo de protección”.

“Ese sindicalismo de protección no hace política, ni defiende a ningún agremiado, sino simplemente hace dinero”, argumentó la senadora del PRD.

-Hay estudios jurídicos que argumentan que esto generará una inestabilidad laboral. ¿Es cierto?

-Ya no les dará la estabilidad que les permite el control. El 90 por ciento del sindicalismo del país es de simulación y sólo el 10 por ciento se reparte entre los sindicatos de la CTM, el SNTE, la CROC y los independientes.

La Enchilada y el Endurecimiento

En conferencia de prensa dos días después de la sesión del Senado, Beltrones advirtió que su bancada no aprobará la reforma laboral antes del 1 de diciembre de 2012 porque “lo que buscamos es que los ánimos se enfríen y se serenen, sobre todo, las posiciones radicales”, pero insistió que “el presidente Enrique Peña tendrá una reforma laboral”.

“México ya conoce historias de frustración con las enchiladas completas, que terminan por congestionar al que se la come”, agregó en tono irónico el ex gobernador de Sonora, en clara referencia al proyecto panista de negociación con Estados Unidos en materia migratoria, que nunca se concretó durante el sexenio foxista.

Beltrones le recordó al PAN y al gobierno federal saliente que no fue fácil “convencer a los trabajadores de que aceptaran como venía en la iniciativa, el pago por hora. No fue fácil convencerlos de que los juicios laborales se constriñan a 365 días. No fue fácil convencer a los trabajadores de que podían llegar a hacerse contratos de medio tiempo”.

El ex precandidato presidencial priista reafirmó que la bancada del tricolor en San Lázaro se comprometía “a que el presidente Enrique Peña Nieto tenga una reforma laboral que, verdaderamente, cuide los principios y nos dé garantías y estabilidad laboral”.

El coordinador de la bancada del PAN en el Senado, Ernesto Cordero, le respondió a Beltrones que el PRI, al igual que en 2010, “está anteponiendo sus intereses de partido, sus intereses políticos”.

“Suena un poco como medio a berrinche, ¿no? Se las vamos a autorizar, pero no al presidente Calderón sino al presidente Peña”, resumió el ex secretario de Hacienda y presidente de la Mesa Directiva del Senado.

Cordero, junto con el ex secretario del Trabajo, Javier Lozano, y el propio dirigente nacional panista Gustavo Madero endurecieron sus posiciones en las negociaciones del Senado y decidieron aliarse con el bloque de legisladores de izquierda (PRD, PT y Movimiento Ciudadano) en los temas de democracia y transparencia sindicales, así como en la modificación al esquema de contratos colectivos de trabajo.

En medio de este realineamiento, los presidentes del Consejo Coordinador Empresarial, Gerardo Gutiérrez Candiani y de la Concamin publicaron desplegados e hicieron declaraciones para presionar al Senado a que aprobara  “en sus términos” y sin modificación alguna, la minuta procedente de la Cámara de Diputados.

Esto provocó un mayor endurecimiento del PAN y la respuesta airada de Javier Lozano, quien acusó a la cúpula empresarial de tener “una doble moral”.

Si la alianza entre PRI y PAN fue fundamental para que en la Cámara de Diputados aprobaran la reforma laboral, con el 80 por ciento del contenido de la iniciativa calderonista, el bloque formado por PAN y PRD en el Senado incorporó asuntos de democracia y transparencia sindicales que ya habían sido desechados en la negociación de San Lázaro.

En el Senado, el líder de la bancada del PRI, Emilio Gamboa Patrón, admitió en privado, poco antes de la votación en el pleno que no iba a poder sacar la reforma laboral en los mismos términos que los aprobados en la Cámara de Diputados.

Sostuvo no sólo una sino varias reuniones con los negociadores del equipo de Enrique Peña Nieto, especialmente con Alfonso Navarrete Prida, coordinador en temas laborales en el equipo de transición, y con Miguel Osorio Chong, el operador y negociador político del peñismo.

Ambos sostuvieron reuniones también con la cúpula empresarial y con los senadores representantes de las poderosas centrales sindicales del PRI, como Isaías González, de la CROC, y Armando Neyra, veterano dirigente cetemista en el Estado de México. El objetivo era evitar que se hicieran modificaciones a la minuta aprobada en Cámara de Diputados.

En la última sesión de comisiones dictaminadoras, los seis senadores priistas votaron a favor, en lo general, junto con los panistas, pero en contra de cualquiera de las 8 reservas presentadas por el PRD y el PAN.

Gamboa Patrón intentó frenar la mayoría que prefiguraba la alianza entre el PAN, PRD, PT y Movimiento Ciudadano. Fracasaron los ofrecimientos de viajes, prebendas o extrañas ausencias el día de la votación en el pleno, según confiaron a Proceso algunos legisladores del Senado.

Ante la inminencia de que la reforma laboral regresara a la Cámara de Diputados por las modificaciones a la minuta, Gamboa Patrón cambió la señal y ordenó que los priistas y sus aliados del Partido Verde votaran a favor de las modificaciones al 364-Bis, 365-Bis, 391-Bis y 424-Bis, los únicos artículos aprobados con 128 votos a favor.

Uno de los cambios que habían generado resistencia en las centrales sindicales priistas fue la modificación del 364-Bis cuya redacción quedó como sigue:

“En el registro de los sindicatos que deberán observar los principios de legalidad, transparencia, certeza, gratuidad, inmediatez, imparcialidad, equidad y respeto a la libertad, autonomía y democracia sindical”.

Una respuesta a “Reforma laboral Calderonista, teatro de mascaradas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s