El Estilo Televisa-Calderón de Linchar

“Eso no se vale. Yo estoy de acuerdo en que hagan todo lo posible por defenderse, Televisa y TV Azteca, pero el poder no se utiliza así”, exclamó Miguel Alemán Velasco, en enero de 2007, al hacer referencia a la campaña de linchamiento que ambas televisoras encabezaron en contra del empresario Isaac Saba para frenar su participación en la sociedad con NBC-Universal para ir por la tercera cadena televisiva en México.

En ese entonces, los noticiarios de Canal 2 y Canal 13 se unificaron para acusar a Grupo Casa de ser la responsable de “miles de muertes”, a través de la distribución de medicamentos. Morir sin Remedio, titularon a aquellos reportajes que nunca hicieron explícito que Saba era un posible competidor.

Televisa y TV Azteca lograron el efecto deseado: intimidar a Grupo Saba para retirarse de la inversión anunciada con NBC-Universal y cancelar, así, la posibilidad de tener a un socio mexicano en la búsqueda de una tercera cadena comercial. El gobierno de Felipe Caslderón estaba apenas por iniciar. Y su futuro secretario de Comunicaciones y Transportes, Luis Téllez, había expresado su beneplácito a favor de una “tercera cadena”.

En entrevista con Proceso, Alemán Velasco se quejó amargamente de los excesos de los conductores de noticias, del uso y abuso de la pantalla televisiva para litigar intereses comerciales:

“Los noticieros no son solamente nota roja. Y el conductor no debe ser juez y parte, menos fiscal o verdugo. Eso se prohíbe en otras partes del mundo. Aquí, desgraciadamente, la opinión cuenta más que la información. Es decir, estamos opinando en vez de informando y basta y sobra con que nos caiga mal alguien para que lo hagamos polvo. Y más con el poder de la edición. Eso no se vale” (Proceso, No. 1578).

Artífice de la llegada de Emilio Azcárraga Jean como nuevo presidente de Televisa, a principios de 1997, tras la muerte de su padre Emilio Azcárraga Milmo, El Tigre, Alemán Velasco externó su malestar por los crecientes linchamientos informativos.

“No se vale”, insistió Alemán Velasco. “La Ley Federal de Radio y Televisión es clarísima. Si uno hace eso le quitan la concesión”, advirtió quien llegó a ser uno de los consejeros más cercanos de El Tigre.

Tres años después de aquella dura queja de Miguel Alemán, Televisa  ha arreciado sus campañas ya no sólo contra adversarios comerciales sino también contra ex socios en empresas de representación artística –como en el caso de Isaac Charaf, accionista de Imagen y Talento-, contra medios impresos que han criticado la “ganga” de la licitación 21, como en el caso de Reforma, contra empresarios de la industria farmacéutica que son sus adversarios y, recientemente, contra la revista Proceso, bajo el pretexto de una video “filtrado” por autoridades gubernamentales con las declaraciones de Sergio Villarreal, alias El Grande.

Televisa ya no necesita ir acompañado de TV Azteca. Por el contrario, a raíz de las diferencias entre Grupo Salinas y Grupo Televisa por la Licitación 21, la empresa de Azcárraga Jean ha decidido ir sola en sus campañas, utilizando a sus conductores de noticias, unificando los términos y el lenguaje de sus “campañas” de linchamiento, sin que hasta ahora ninguna autoridad reguladora le ponga un freno.

El caso Bar-Bar

“¡Mataron a Cabañas, mataron a Cabañas!”.

Ese fue el grito que escucharon varios asistentes al Bar Bar, alrededor de las 5 de la madrugada del lunes 25 de enero de este año. Una detonación seca se escuchó en los sanitarios del sitio. Su agresor, Juan José Balderas Garza, el J.J., amigo del delantero paraguayo, salió del bar sin que nadie lo detuviera.

No mataron a Salvador Cabañas, jugador del equipo América, pero estaba gravemente herido. Con la ambulancia y las autoridades de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal llegaron también las cámaras de Televisa. En la emisión Primero Noticias, conducida por Carlos Loret de Mola, comenzó una cobertura exhaustiva que se convirtió pronto en un escándalo mediático.

La cobertura de Televisa se orientó, basándose en investigaciones de la procuraduría capitalina, a inculpar como presuntos responsables a los trabajadores del Bar-Bar, “ese oscuro antro”, dijeron los comentaristas de la televisora, y a su dueño, Simón Charaf.

El 28 de enero, Primero Noticias difundió una fotografía en la que mostraba al supuesto agresor de Cabañas al lado de Simón Charaf. Este le reclamó en un correo electrónico a Emilio Azcárraga Jean. Charaf afirmó lo siguiente en su comunicación con el presidente de Televisa:

“Sabemos del rigor y la ética periodística con la que actúa tu equipo de periodistas. Por ello, con toda honestidad me ha sorprendido que en la misma cobertura de los medios que tú presides, el trato que hemos recibido muestra una culpa del Bar Bar que no existe, basada en hechos infundados, falsos y con afectaciones de alto costo para nuestra reputación.

“Televisa es el líder en la información y los millones de seguidores que tienen, agrupan a innumerables líderes de opinión, incluyendo a otros medios de información que creen y replican lo que Televisa comunica. De ahí que el daño a nuestra reputación sea aún mayor.

“El mejor ejemplo de lo anterior fue el grave error cometido por Carlos Loret de Mola en Primero Noticias el día de hoy, en donde se muestra una fotografía en la que asevera que aparece el agresor de Salvador Cabañas conmigo a su lado. Por fortuna, Iván Puentes, quien es la persona que aparece en la fotografía junto a mí, llamó a la producción del noticiero y se logró corregir el error antes de que terminara la transmisión. Considero que a pesar de la corrección, prevalece una sensación de afectación a mi reputación en todos los sentidos. Creo que lo menos que puede hacer Carlos Loret es ofrecer una disculpa púbica en su espacio noticioso por la afectación a mi persona”.

Ni la disculpa púbica ni la réplica se dieron en las pantallas de Televisa. Por el contrario, se agudizó el linchamiento en contra del establecimiento que fue cerrado por las autoridades delegacionales.

En marzo de 2010, Charaf decidió contratacar. Reveló en entrevista con Gloria Leticia Días, en Proceso, que el trasfondo de la agresión de la empresa de Azcárraga Jean era su intento de apropiarse de la empresa Imagen y Talento Internacional (ITI), donde Charaf tenía el 49 por ciento de las acciones y Televisa el 51 por ciento.

Charaf afirmó que mes y medio antes de la agresión contra Cabañas, el 15 de diciembre de 2009, sostuvo una reunión con Alejandro Benítez, funcionario de Televisa, quien lo amenazó con iniciar ataques en contra de sus empresas si el dueño del Bar Bar no decidía venderles el 49 por ciento de sus acciones en Imagen y Talento.

El contrataque de Charaf incluyó la apertura de un blog informativo donde se despliegan fotos de varios asistentes al Bar Bar, incluyendo una donde está Azcárraga Jean con su suegro Marcos Fastlicht, así como actores, deportistas y estrellas de Televisa que frecuentaban este sitio, calificado por Ciro Gómez Leyva como “buen lugar para conectar drogas y, en la madrugada, putas” (Milenio Diario, 27-enero-2010).

El vínculo entre Televisa y el Bar Bar fue más allá de la sociedad en Imagen y Talento. En el 2006 fue el escenario del reality show denominado El Bar Provoca, producido por Televisa, junto con Endemol México, y conducido por el actor Roberto Palazuelos.

Charaf sostiene que la animadversión en su contra es para evitar el pago que le corresponde por la utilidad generada por la contratación de actores como imágenes de gobiernos de los estados o de campañas electorales, como el caso de Angélica Rivera y el Gobierno del Estado de México, de Mayté Perroni y Raúl Araiza en la campaña del Partido Verde.

Ataque a Grupo Reforma

De manera sutil, casi imperceptible, el 30 de agosto, el mismo día que se anunció la detención de Edgar Valdés Villarreal, La Barbie, en El Noticiero de Joaquín López Dóriga inició una campaña de ataque contra Alejandro Junco, propietario del Grupo Reforma, editor de El Norte, Reforma y Mural, entre otros medios impresos.

López Dóriga aludió a un mensaje enviado en twitter por el empresario regiomontano Lorenzo Zambrano, quien convocó a los hombres de negocios a mantenerse en la entidad. “Quien se va de Monterrey es un cobarde”, decía el mensaje. Televisa lo “ilustró” con Junco de la Vega, quien desde 2008 vive en Austin, Texas.

Seis días después, la cobertura de Televisa contra Reforma tomó otro cariz. Del lunes 6 al jueves 9 de septiembre, El Noticiero y todos los demás espacios informativos de la televisora unificaron su cobertura acusando al periódico Metro, del Grupo Reforma, de promover la trata de personas, a través de los anuncios clasificados de servicios sexuales. “Violencia y sexo, bomba de tiempo”, titularon al “reportaje de investigación”.

La fuerza informativa de Televisa entrevistó a legisladores, revivió un debate de meses atrás que se dio en España para legislar en esta materia, entrevistó a supuestas sexoservidoras que denunciaron el maltrato e ilustró con varios anuncios clasificados lo que consideró “la doble moral” de Reforma.

En la mesa de intercambio de opiniones teledirigidas, conocida como Tercer Grado, los comentaristas participantes coincidieron que se trataba de “un caso muy grave” de falta de ética periodística, pero no hicieron alusión a otros medios impresos que también tienen este tipo de anuncios, mucho menos a la revista TVyNovelas, propiedad de Editorial Televisa.

Los ataques a Reforma duraron una semana. El periódico no respondió directamente, pero varios de sus principales colaboradores advirtieron que el ataque era una respuesta a la cobertura crítica que este periódico realizó sobre el resultado de la “ganga” de la Licitación 21, que favoreció claramente a la sociedad Televisa-Nextel.

Dos ex subsecretarios de Comunicaciones, Jorge Alvarez Hoth y Purificación Carpinteyro criticaron en sus colaboraciones de Reforma los resultados de esta licitación. El primero afirmó que se trataba de un arreglo entre Televisa y el gobierno de Felipe Calderón, con miras a la sucesión de 2012. Carpinteyro, además, documentó que Televisa, a través de su subsidiaria Cablemás, había tomado el control de PCTV y ordenaba “ventas amarradas” de contenidos a los cableros, práctica considerada como monopólica por la Comisión Federal de Competencia.

Sin embargo, el ataque de Televisa no fue producto sólo del interés de la televisora. Proceso pudo confirmar que detrás estuvo la autorización de Los Pinos para emprender en pantalla un linchamiento contra el grupo editorial, bajo el pretexto de los anuncios clasificados de servicios sexuales.

Reforma ha publicado resultados de encuestas que documentan los bajos índices de aprobación de Felipe Calderón. Su más reciente sondeo, del 1 de diciembre, advierte en primera plana “Reprueban líderes a FCH”. En septiembre, en vísperas del ataque de Televisa, su sondeo arrojó el más bajo índice de aprobación al gobierno calderonista (55 por ciento). En ese sondeo el 59 por ciento opinó que la guerra contra el narcotráfico la estaba ganando el crimen organizado, contra el 22 por ciento que afirmó que el gobierno federal.

Negocio Farmacéutico y Licitación en el IMSS

El linchamiento más reciente, previo al ocurrido contra Proceso y el reportero Ricardo Ravelo, ocurrió entre el 9 y 12 de noviembre pasado, cuando El Noticiero difundió dos llamadas telefónicas que documentaban “la relación corrupta a base de comisiones y sobornos” entre el Instituto Mexicano del Seguro Social y los laboratorios farmacéuticos.

El caso constituyó una pifia muy clara de Televisa. La persona a la que se presentó como “funcionario aún no identificado” que negociaba con Rafael Castro, del laboratorio Novartis, era carlos Abelleyra Cordero, ex presidente de la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica de 2007 a 2009 y presidente ejecutivo de la compañía Stendhal, fabricante de medicamentos para combatir el VIH.

Proceso documentó que detrás de este linchamiento estaban los intereses del vicepresidente de Televisa, Bernardo Gómez, en el laboratorio Landsteiner, sancionado por la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris), así como la sociedad del consorcio con Gennoma Lab, y la búsqueda de una multimillonaria adjudicación de telefonía interna en el Seguro Social para Bestel, subsidiaria del grupo que preside Azcárraga Jean (ver Proceso, Nos. 1776 y 1777).

La sospecha de un acuerdo entre Televisa y el gobierno de Felipe Calderón también salió a relucir. Bestel impugnó en octubre de este año las bases de licitación para otorgar por 2 mil millones de pesos una red interna de telecomunicaciones en el Instituto Mexicano del Seguro Social. Los abogados de Bestel argumentaron que dichas bases beneficiaban a Telmex.

El 11 de noviembre, el juez Francisco Rebolledo le otorgó una suspensión provisional a Bestel-Televisa. Fue en esa fecha que culminó la campaña sobre la “red de corrupción” en el Seguro Social. El 26 de noviembre pasado, el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa revocó la suspensión provisional, afirmando que “la mera publicación de la convocatoria no generaría un daño irreparable a la empresa quejosa”.

“También se consideró que frenar la licitación provoca un daño al orden público, pues se trata de un servicio básico para un organismo descentralizado de gran importancia como el IMSS”, afirmó la sentencia.

Bestel ya había sido beneficiada, a principios de 2010, por otro contrato para construir y operar una red privada interna de telecomunicaciones en el ISSSTE, otorgado por el entonces director Miguel Angel Yunes, por 1, 600 millones de pesos.

Publicidad a Televisa

La campaña en contra de Ricardo Ravelo y de la revista Proceso, iniciada el miércoles 1 de diciembre, coincidió con una larga y obsequiosa entrevista con el presidente Felipe Calderón y Joaquín López Dóriga en el Canal 2, para hablar sobre los nuevos retos en vísperas del cuarto año de gobierno.

La cobertura favorable y la amplia difusión de la entrevista con Calderón, coinciden con un incremento sustancial para el gasto en Comunicación Social y Publicidad que el gobierno de Felipe Calderón planea para el 2011.

Según el Presupuesto de Egresos, el gasto en esta materia pasará de 1,670 millones de pesos en 2010 a 1,940 millones de pesos. Más del 50 por ciento de este gasto se destinará a la televisión.

Un estudio del Centro de Análisis e Información, Fundar, destaca que tan sólo en 2009 el gasto en Comunicación Social y Publicidad del gobierno de Calderón “aumentó 501 por ciento respecto a lo que se gastó en el último año del gobierno de Vicente Fox” y, además, el gasto ejercido ese mismo año “fue 145 por ciento mayor a lo que se había presupuestado y 49 por ciento más de lo que se gastó en 2008”.

El análisis de Fundar no tiene aún el gasto real ejercido al finalizar 2010, pero advierte en su reporte, del cual Proceso obtuvo una copia, que existen “grandes divergencias” entre lo que reportan las distintas dependencias de gobierno.

De lo que no hay duda es que el principal cliente de publicidad en televisión es el gobierno de la República. Un reporte de KP Central Media, basado en tarifas publicadas, calcula que tan sólo en 2009 el gobierno de la República, a través de sus distintas dependencias destinó 4 mil 585 millones 052 mil pesos a publicidad en televisión. El 60 por ciento fue a los distintos canales de Televisa.

 

6 Respuestas a “El Estilo Televisa-Calderón de Linchar

  1. Llegué a este artículo mientras buscaba información sobre el Teletón y Televisa. De cierta forma me sentía mal por no apoyar al teleton y por sentirme tan eceptico al respecto, pero ahora me doy cuenta de que todo es parte de la manipulación ideológica que mantiene una empresa carente de ética.

    Siempre he creido que Televisa es una empresa con doble moral, desgraciadamente es muy complicado apoyar sabiendo que esta empresa siempre se ha dedicado a imponerse a los intereses de la comunidad por la mas simple ambición de dinero que tiene Emilo Azcárraga.

  2. Pero es lo mismo que ustedes hacen con Televisa y con Calderón. El que a hierro mata a hierro muere. Y mira que pasar las palabras de una familia de Rateros como los Alemán. Que validez pueden tener?
    Además de que le pagó Azcarraga por salirse de Televisa cuando lo único que invirtieron fue ser Presidente de México su papá.

  3. PODRA HACER PUBLICO WIKILEAKS, CUANTO COBRABA EN NOMINA. JOAQUIN LOPEZ DORIGA POR HABLAR «BIEN» DE LA SEDENA. EN EL SEXENIO DE ERNESTO ZEDILLO.

  4. Televisa, la gran ramera de Calderón… ¿o será al revés? ¿Quién sirve a quién? EL hecho es que «Telerrisa» utiliza siempre su pantalla para aplastar a sus contrarios, y encumbrar a su «artistas» (hablando de Peña Nieto).

  5. En el documental del Canal 6 de Julio llamado «Teletiranía» se explican algunas de las bases que tanto Televisa como TV Azteca han utilizado para tergiversar la información y favorecer sus intereses. Yo les he sacado varias copias y las he obsequiado en el transporte público, creo que es una forma para que las personas conozcan el tipo de «periodistas» de dichos canales y reflexionen o cuestionen antes de creerles todo lo que aseguran.

  6. Velasco cita la Ley Federal de Radio y Televisión para atentar contra el espíritu de la libertad de expresión. Porque le desagrada la opinión de un particular, busca callarlo con la fuerza del Estado, que «la autoridad reguladora (censora) le ponga un alto». Así de simple.

    Si lo que dicen Televisa y TV Azteca es falso, que lo demuestren los inconformes. Así como ellos supuestamente acusan sin pruebas, sus «víctimas» también se quejan – sin elementos – de supuestas conspiraciones en su contra.

    Los medios citados cubren las historias con un tono que sirven a sus intereses ¿y? eso no importa. Demuestren que son calumnias. Es muy fácil para alguien expuesto por los medios llorar que es víctima de un «linchamiento mediático».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s