Archivo de la etiqueta: Tercera y Cuarta cadena de TV

La CFC cede ante presiones de Televisa, advierten analistas frente a la fusión con Iusacell

Jenaro Villamil

Miguel Flores Bernés, el comisionado que el 24 de enero hizo mayoría con Eduardo Pérez Motta y Rodrigo Morales Elcoro. Fuente: http://www.competenciaeconomica.com.mx

La decisión más importante del sexenio para el futuro de la televisión abierta y las telecomunicaciones en México –la autorización de la fusión entre Grupo Televisa y Grupo Iusacell- fue decidida esta 6 de junio por los cinco integrantes de la Comisión Federal de Competencia, en medio de un total hermetismo y de las presiones de la televisora  presidida por Emilio Azcárraga Jean, que se negó hasta el último minuto a  ceder la propiedad de uno de sus cuatro canales –en este caso se le pedía el canal 9- para autorizarle la adquisición del 50 por ciento de la empresa  de telefonía móvil.

Informes del organismo indican que el vicepresidente de Finanzas de Grupo Televisa, Alfonso de Angoitia, presionó hasta el último minuto a los integrantes de la Comisión Federal de  Competencia, en especial a los 3 que se opusieron a autorizar a fusión entre la empresa televisiva y Grupo Iusacell, el pasado 24 de enero, cuando se adoptó la primera decisión.

En esta sesión los cinco comisionados resolvieron sobre el recurso de reconsideración presentado por Televisa y Grupo Iusacell para que se autorice la operación por 1,600 millones de dólares que le permitirá a la empresa de Azcárraga Jean tener la propiedad del 50 por ciento de la empresa que tiene el 5 por ciento del mercado de telefonía móvil.

Por ley, la Comisión Federal de Competencia no puede dar a conocer el resultado final de la  votación, hasta que los agentes interesados sean notificados, tal como informó el organismo regulador en un escueto comunicado. Ni Grupo Televisa ni Grupo Iusacell habían reaccionado a la decisión que tomaron los integrantes de la comisión.

Sigue leyendo.

Incrementan Presiones en Vísperas de la Decisión Sobre Fusión Televisa-Iusacell

Jenaro Villamil

En vísperas de que el próximo 5 de junio la Comisión Federal de Competencia resuelva en definitiva si autoriza o no la fusión de Grupo Televisa y Grupo Iusacell,  Emilio Azcárraga Jean presumió en su cuenta de Twitter que está a favor de la “tercera cadena” de televisión y respaldó lo dicho un día antes por el presidente de la Canitec, Alejandro Puente, mientras organizaciones a favor del derecho a la información reiteraron su rechazo a esta fusión que significaría “mantener el control del mercado” de ambas televisoras.

“De acuerdo con lo dicho por la Canitec ayer. Sí a la tercera cadena de televisión. Lo dije desde hace semanas en The Wall Street Journal”, escribió Azcárraga Jean en su cuenta @eazcarraga.

Un segundo mensaje en Twitter establece un link a la declaración que el presidente del Grupo Televisa realizó el 22 de marzo ante el periódico especializado en finanzas:

Sigue leyendo.

“No Molestar a Televisa”, La Guerra con MVS (Segunda parte)

Jenaro Villamil

Consulta la primera parte aquí.

El 10 de julio de 2008 llegó a las oficinas de Luis Téllez, titular de Comunicaciones y Transportes, un extenso documento enviado por Cablevisión, la otra filial de Televisa en televisión por cable, demandando el “reordenamiento” de la banda 2.5Ghz, ideal para los servicios de internet de banda ancha inalámbrico, compatible con telefonía móvil.

En su parte medular, el documento de 17 cuartillas, firmado por Jean Paul Broc, directivo de Cablevisión, pedía que la SCT le retirara los títulos de concesión que MVS detentaba en la banda 2.5 Ghz., que suman cerca de 190 Mhz, una cantidad muy importante de espectro radioeléctrico. Los cálculos que Cablevisión hacía en este documento es que el valor actual de esa banda, detentada por MVS y Ultravisión, era de 1,439 millones de dólares.

“El gobierno mexicano podría obtener de una eventual licitación de esta banda un valor económico aproximado de 1,439 millones de dólares”, afirmaba el documento de Cablevisión, que se encuentra actualmente en la página electrónica de MVS.

Cablevisión argumentó que, en su momento, las concesiones en la banda 2.5Ghz eran para prestar “exclusivamente servicios de televisión y audio restringido de microondas”. La revaloración de esta banda, ahora para servicios de cuádruple play, obligaba a que los concesionarios (léase MVS) pagara una nueva contraprestación o el Estado le negara el refrendo a este grupo mediático para que “reordenara” el uso de este espectro.

Como si dieran órdenes a la autoridad reguladora, los abogados de Cablevisión le señalaron al titular de la SCT:

“Como se ha visto, hay un uso ineficiente del espectro radioeléctrico concesionado, o en otras palabras, hay espectro ocioso que tiene un valor económico, cuya falta de aprovechamiento representa un alto costo social. Por ello, es indispensable que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes reasigne este recurso escaso con criterios de eficiencia y óptimo aprovechamiento.

“Adicional a lo anterior, deben señalarse los efectos nocivos que tiene en el mercado de banda ancha el que un solo concesionario concentre 190 Mhz. Si se considera que en la banda de frecuencias 3.4-3.7 Ghz a licitarse próximamente, se asignaran tres bloques de 50 Mhz cada uno, mismos que serán disputados por varios interesados durante el proceso de licitación respectivo, previa opinión favorable de la Comisión Federal de Competencia, resulta evidente que 190 Mhz representan casi cuatro veces el ancho de banda máximo a que cualquier aspirante pueda acceder en frecuencias como resultado del proceso licitatorio”.

Sigue leyendo.

 

“No Molestar a Televisa”, La Guerra con MVS (Primera parte)

Jenaro Villamil

“Emilio se va a molestar”, comentó demudado Felipe Calderón. La referencia del primer mandatario era clara al presidente de Grupo Televisa, Emilio Azcárraga Jean. Calderón se acababa de enterar que el entonces titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Luis Téllez había estampado su firma en un documento para comprometerse a autorizar un modelo de servicio conocido como must carry,  de manera no condicionada.

Téllez se había comprometido a autorizar un must carry que no derivara en las “ventas atadas” de las señales de televisión restringida, que permitiera la retransmisión de señales de televisión abierta en sistemas de televisión restringida, sin que se considerara un “robo de señal” o una violación de derechos de autor por las dos grandes compañías de televisión abierta (Televisa y TV Azteca).

Eran inicios de 2008. Dos empresarios buscaban competir en los servicios de televisión directa vía satélite (DTH) con Sky, filial de Televisa, la compañía más redituable del consorcio, con un crecimiento anual neto de entre 11 y 19 por ciento.

El primer competidor era Joaquín Vargas, concesionario de MVS, que ya había amarrado inversiones por cerca de 500 millones de dólares con la compañía norteamericana EchoStar para lanzar un sistema de televisión satelital de bajo costo, desde 2006. El otro era Alejandro Burillo Azcárraga, de Grupo Pegaso, primo de Azcárraga Jean, que en julio de 2007 anunció que lanzaría un sistema similar al de Sky con inversiones por 150 millones de dólares y con un servicio de must carry competitivo.

Ambos grupos competidores buscaban evitar que Televisa les bloqueara el acceso a sus canales de televisión abierta, como lo hizo con DirecTV que salió del mercado a finales de la década de los 90. Además, planeaban un ambicioso proyecto de triple play, es decir, ofrecer servicios de internet de banda ancha, televisión restringida y telefonía a través de estos sistemas. Para eso era indispensable el must carry.

Grupo Pegaso pospuso su proyecto sin dar mayores explicaciones. Su vicepresidente, Alejandro Orvañanos, había señalado en entrevistas de prensa que con este nuevo modelo de DTH podrían arrebatarle el primer año hasta el 12 por ciento de afiliados a Sky.

Sigue leyendo.

Mony de Swaan y la Soledad en la Cofetel

Jenaro Villamil

Foto/Fuente: El Economista

Tal como estaba programado y citado, el miércoles 22 de febrero el presidente de la Comisión Federal de Telecomunicaciones se presentó a comparecer ante la Comisión de la Función Pública de la Cámara de Diputados. El tema de su comparecencia no fue sobre el sector más dinámico y litigioso de la economía mexicana sino por supuestos beneficios y tráfico de influencias que Mony de Swaan ha ejercido al frente de este organismo regulador.

Sin embargo, a De Swaan le hicieron el vacío los legisladores del PRD y del PRI que se retiraron cuando se dieron cuenta que no estarían los otros cuatro integrantes del pleno de la Cofetel. Y los otros cuatro comisionados (Ernesto Gil Elorduy, Gonzalo Martínez Pous, Alex Milo Carranza y José Luis Peralta) afirmaron que no asistieron porque así se los ordenó la Secretaría de Gobernación.

De acuerdo con una nota publicada en el portal de El Univeral, el subsecretario de Enlace Legislativo, Rubén Alfonso Fernández Aceves, les ordenó que no se presentaran e informó a los integrantes de la comisión legislativa que, en virtud de recaer en Mony de Swaan la organización, dirección y representación legal de Cofetel, sólo él debía comparecer.

¿Desde cuándo un organismo que se pretendía autónomo (¿no fue ese uno de las supuestas ventajas de la Ley Televisa?) debe recibir instrucciones de un subsecretario de Gobernación?

Sigue leyendo.

Fortalece Cofetel la “Tercera Cadena” de TV Pública

Jenaro Villamil

La Comisión Federal de Telecomunicaciones difirió la autorización para licitar una tercera o cuarta cadena de televisión abierta, en señal digital, pero sus comisionados resolvieron finalmente a favor del Organismo Promotor de Medios Audiovisuales (OPMA), que reforzará una tercera cadena de televisión gubernamental, así como del Gobierno del Distrito Federal y del Canal del Congreso, todos ellos, permisos para llevar a cabo multiprogramación.

Cinco años después de que el Gobierno de la Ciudad de México presentó la solicitud de permiso, la Comisión Federal de Telecomunicaciones autorizó la operación del canal 21 en señal digital. El 9 de enero de 2007 la autoridad capitalina solicitó el permiso ante Cofetel y SCT. El 22 de febrero de 2010, Cofetel le otorgó el permiso, pero faltaba la autorización para transmitir.

4 de los 5 integrantes del pleno de Cofetel otorgaron 4 nuevos permisos para el OPMA, entidad creada por el gobierno federal, para transmitir señales en los canales 30, 47, 30 de las ciudades de Querétaro, Aguascalientes y Toluca, así como el 50 de la capital queretana.

Sigue leyendo.

Cofetel y CFC, Reguladores “Congelados”

Jenaro Villamil

Texto original publicado en Proceso No. 1839

A pesar de la existencia de 62 solicitudes para adquirir frecuencias en televisión abierta, a nivel nacional o regional, en los últimos diez años y del interés de 13 grupos de inversionistas por el nuevo proyecto de una tercera cadena de televisión abierta, en tecnología digital, cuatro de los cinco comisionados de la Comisión Federal de Telecomunicaciones decidieron postergar una vez más la votación a favor del programa de concesionamiento de frecuencias.

La decisión de los comisionados Ernesto Gil Elorduy, Gonzalo Martínez Pous, Alexis Milo Caraza y José Luis Peralta Higuera, generó una nueva disputa al interior del órgano regulador, ya que acusaron al presidente de Cofetel, Mony de Swaan, en un comunicado distribuido de manera extraoficial de haber “falseado” el contenido del pleno del miércoles 25 de enero.

Sin embargo, reiteraron que es necesario tomar esta decisión en acciones coordinadas tanto al interior de la Cofetel, como con “otros poderes de la Unión”, sin especificar cuál es su posición frente al programa de licitación ni el tiempo en que deben tomarse estas medida.

El comunicado oficial de Cofetel afirma que el pleno del organismo decidió “aplazar la votación del proyecto y que el mismo no sea integrado en la agenda de futuras sesiones del pleno hasta considerar que han quedado atendidos elementos que están fuera del ámbito de competencia de esta comisión”.

Ni el boletín oficial ni la posición de los cuatro comisionados que votaron en contra aclaran cuáles son los “elementos fuera del ámbito” de competencia de Cofetel.

Sigue leyendo.