Archivo de la etiqueta: Rosario Green

Prosigue Polémica en Senado por Presencia de Agentes de EU en México

Jenaro Villamil

Rosario Green expresó que los senadores siguen “ofendidos porque no somos tomados en cuenta” y afirmó que “la Iniciativa Mérida se ha convertido en sí en un tratado que no ha pasado a la báscula del Senado. Foto/Fuente: Senado de la República.

Los agentes de Estados Unidos que operan en territorio mexicano no violan la soberanía ya que realizan “exclusivamente análisis de datos recabados por distintas fuentes de ambos países, intercambio de información para tareas realizadas en nuestro país por autoridades mexicanas, así como asesoría y capacitación técnica”.

Esto concluyó un informe de la Comisión Bicamaral del Congreso mexicano después de sostener una reunión con los titulares de Gobernación, de Relaciones Exteriores y del Consejo de Seguridad Nacional, tras el escándalo generado por las revelaciones de The New York Times y por la información de la revista Proceso.

El informe de los legisladores, entregado a la Comisión Permanente, confirmó que en México se encuentran “funcionarios civiles” de Estados Unidos especializados en inteligencia, debidamente acreditados por la embajada de Washington, que trabajan “conjuntamente” con las autoridades mexicanas para fortalecer los esfuerzos mexicanos en la lucha por la seguridad.

Sigue leyendo.

El Adiós al Embajador Fallido y el Escándalo Wikileaks

Jenaro Villamil

 

Carlos Pascual. Imagen: Telegraph.co.uk

“¿Qué injerencia tiene el embajador de Estados Unidos en la política de combate al crimen organizado? ¿Es cierto que el presidente Felipe Calderón no lo recibe? ¿Quién le proporciona la información?”, le cuestionó la ex embajadora y actual senadora priista Rosario Green a la canciller Patricia Espinosa durante su tortuosa comparecencia del jueves 17 de marzo en Xicoténcatl.

Espinosa no respondió a estas preguntas. Se defendió frente a las constantes críticas por la violación a la soberanía que representan los sobrevuelos de aeronaves espías de Estados Unidos en territorio mexicano y se enredó en los detalles de ese operativo Rápido y Furioso, pero mantuvo hermetismo total sobre el futuro del embajador norteamericano Carlos Pascual.

Dos días después, el diplomático de origen cubano-americano, experto en “Estados fallidos” confirmó lo que era un rumor generalizado en todo el gobierno de Felipe Calderón: a raíz de la divulgación de los cables diplomáticos que la embajada estadounidense envió al Departamento de Estado, Pascual tenía sus días contados en México.

Pascual documentó en  sus cables “confidenciales” y “secretos” lo que revistas como Proceso o periódicos como La Jornada habían documentado: que la misión diplomática de Estados Unidos y agencias de inteligencia de este país fueron los artífices de detenciones y operativos espectaculares como el que llevó a la muerte de Arturo Beltrán Leyva; que Washington ya no confiaba en oficiales del ejército ni en Genaro García Luna y estaban preparando a “sus” marines mexicanos a través de un cuerpo de élite de la Armada; y, sobre todo, que las perspectivas políticas para el 2012 eran muy negras para el gobierno de Felipe Calderón.

Lo grave, para Calderón, no fue lo que dijera sino que lo plasmara en cables diplomáticos que fueron filtrados por Wikileaks. Dejó de ser un secreto, entonces, que Washington tenía perfectamente monitoreadas la debilidad, las incongruencias y la falta de estrategia de la guerra contra el narcotráfico emprendida por el gobierno calderonista. Lo peor es que dejó testimonio por escrito y Calderón, tan reactivo a los golpes informativos, decidió presionar al gobierno de Obama para que cambiara al embajador indiscreto por uno más discreto.

¿A cambio de qué? ¿Cuáles fueron las negociaciones secretas? Eso aún está por verse.

Lo cierto es que Pascual no era bien visto por Calderón no sólo desde que se filtraron los cables de Wikileaks sino desde que el diplomático mantuvo una relación sentimental con la hija de Francisco Rojas, coordinador de los diputados del PRI, ex director general de Pemex durante muchos años y, sin duda, pieza clave en la trama de relaciones y alianzas del priista Enrique Peña Nieto para el 2012.

Sigue leyendo.