Archivo de la etiqueta: Monitoreo Informativo

Fox y Vázquez Mota, entre los entrenados por Televisa para atacar a López Obrador

Blanche Petrich

Periódico La Jornada

Sábado 9 de junio de 2012, p. 5

Foto: Agencia EL UNIVERSAL/ Ramón Romero/ RML

En vísperas de que se decidiera el desafuero del entonces jefe de Gobierno del Distrito Federal y aspirante puntero a la presidencia de México, Andrés Manuel López Obrador, los primeros días de abril de 2005, Televisa diseñó una estrategia de comunicación. Su objetivo central –se cita en el cuarto punto de una presentación Power Point que filtró un ex colaborador del corporativo televisivo al diario inglés The Guardian– es que AMLO no gane las elecciones de 2006.

En agosto de ese mismo año se operó otra estrategia de comunicación vinculada directamente al gobierno de Vicente Fox. En esta campaña pre-informe se impartió entrenamiento a los voceros asignados para transmitir elmensaje de Televisa: el propio Fox, la actual candidata del PAN a la Presidencia, Josefina Vázquez Mota, entonces secretaria de Desarrollo Social, y otros tres miembros del gabinete: el ya fallecido Carlos Abascal, Julio Frenk y Francisco Gil.

Sigue leyendo.

Vicente Fox-Peña Nieto, el amargo spot

Jenaro Villamil

Foto: AP

“Ciertamente, estamos preparados para el retorno del PRI a la presidencia de la República porque, gracias a mí, vivimos la alternancia y se consolidó la democracia”.

Esta sería una de las frases que el ex presidente Vicente Fox grabaría en un próximo spot para apoyar a Enrique Peña Nieto, el candidato presidencial del partido al que alguna vez el guanajuatense calificó como un nido de “tepocatas y víboras prietas”.

El amargo spot que Vicente Fox está protagonizando a favor del retorno del PRI a la presidencia de la República sólo confirma lo que muchos sabíamos desde el año 2000: el ex gerente de la Coca-Cola se vendió como el primer producto de la mercadotecnia política televisiva que iba a lograr el “cambio” con la sola percepción favorable de que un individuo con desplantes de ignorancia y bravuconería acabaría con décadas de estructuras autoritarias.

Por supuesto que no lo logró. Los promotores de aquel “voto útil” a favor de Vicente Fox –muchos de ellos ex simpatizantes del ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas- se desencantaron desde el primer año de la administración de la alternancia fallida.

Sigue leyendo.

“Los jóvenes de hoy son los del 68”: Elena Poniatowska

En el cumpleaños de la escritora y periodista Elena Poniatowska, compartimos este texto publicado hoy por el periódico La Jornada.

Elena Poniatowska

Foto: María Meléndrez Parada. Fuente: jornada.unam.mx

Agradezco con toda mi alma a la escritora Rosa Beltrán, directora de Literatura, a quien se le ocurrió organizar este gran homenaje; le agradezco a María Teresa Uriarte, directora de Difusión Cultural de la Universidad Nacional Autónoma de México su apoyo y finalmente les agradezco a los tres rectores aquí presentes, el doctor Guillermo Soberón, el doctor Juan Ramón de la Fuente y el doctor José Narro que nos recibe hoy en la sala Miguel Covarrubias. Son tres rectores que han sido y siguen siendo los Tres Mosqueteros que defienden a la UNAM y a sus estudiantes y la abren al diálogo y a la discusión.

Y que gritan en el estadio cuando ganan los Pumas: Goya, Goya, cachun, cachun ra rá, cachun cachun ra rá, Goya Universidad.

Hoy en día, tal parece que México es un país al que todo le duele, enfermo de corrupción, infectado de violencia, pero si uno se acerca a su corazón escucha un latido tan enérgico que lo pone a temblar: el de su juventud. Según el último censo, la población joven en nuestro país supera los 28 millones, de los cuales 324 mil estudian en la UNAM, aunque este año unos 110 mil muchachos quedaron afuera. Hace unos días, el doctor Juan Ramón de la Fuente aclaró que hay más de 5 millones de analfabetas en nuestro país y que no sólo son ancianos, mujeres y niños sino jóvenes.

Los jóvenes son mi fuerza, mi inspiración y mi orgullo. Creo en ellos como en el Santo Niño de Atocha en el que confiaba Jesusa Palancares. Sin ellos no tendría sentido teclear un día sí y otro también desde el año de 1953 hasta la fecha.

Sin los jóvenes, México estaría irremediablemente perdido, sin aliento, sin nadie por quién luchar, sin vuelo, sin futuro. La tienen difícil en estos años porque a los egresados de las distintas facultades universitarias se les cierran las puertas:

Sigue leyendo.

Muerte

Texto de Carlos Fuentes (1928-2012), incluido en su libro titulado En esto creo, del que ofrecemos un fragmento a los lectores de La Jornada, con autorización del sello editorial Alfaguara

Carlos Fuentes

Carlos Fuentes en su estudio de San Jerónimo, 1986. Foto: Rogelio Cuéllar. Fuente: jornada.unam.mx

Cuando se trata de acompañar a la muerte, ¿cuál es el tiempo válido para la vida? Freud nos advierte que lo que no tiene vida existió con anterioridad a lo vivo. El fin de toda vida es la muerte, una reina todopoderosa que nos precedió y seguirá aquí cuando desaparezcamos. ¿Nos anunció antes de ser? ¿Nos recordará después de haber sido? O más bien, la nada que nos precedió y que nos seguirá, ¿sólo se vuelve consciente en tanto naturaleza, no en tanto nada, gracias a nuestro paso por la vida? La muerte espera al más valiente, al más rico, al más bello. Pero los iguala al más cobarde, al más pobre, al más feo, no en el simple hecho de morir, ni siquiera en la conciencia de la muerte, sino en la ignorancia de la muerte. Sabemos que un día vendrá, pero nunca sabemos lo que es. La esperamos con grados diferentes de aceptación, de furia, de tristeza, de cuestionamiento, de arrepentimiento, de eso que Xavier Villaurrutia llamabanostalgia de la muerte. Hacemos el balance de nuestra vida, pero sabemos que el verdadero fiscal es la muerte y que su veredicto lo conocemos de antemano. Compañera final e inevitable. Pero ¿amiga o enemiga? Enemiga y, más que enemiga, rival, cuando nos arrebata a un ser amado. Qué injusta, qué maldita, qué cabrona es la muerte que no nos mata a nosotros, sino a los que amamos. Sin embargo, esa muerte enemiga es la que podemos vencer. A veces, en mis caminatas diarias por el viejo cementerio de Brompton en Londres, paso frente a un vasto terreno de cruces blancas. Contrastan con la elaboración suntuaria de la mayoría de los túmulos funerarios del camposanto. Son las sencillas cruces blancas de muchachos muertos en la primera guerra mundial. Leo sobrecogido las fechas de nacimiento y muerte. No he encontrado allí a un solo joven que haya rebasado los treinta años de edad. La muerte de un joven es la injusticia misma. En rebelión contra semejante crueldad, aprendemos por lo menos tres cosas. La primera es que al morir un joven, ya nada nos separa de la muerte. La segunda es saber que hay jóvenes que mueren para ser amados más. Y la tercera, que el muerto joven al que amamos está vivo porque el amor que nos unió sigue vivo en mi vida.

Sigue leyendo.

El defensor de Enrique Peña Nieto

La Jornada

Luis Hernández Navarro

Imagen de la discusión entre Aguilar Camín y Jenaro Villamil durante el programa de Carmen Aristegui.

Eco del debate entre candidatos presidenciales, episodio ejemplar del papel desempeñado por los intelectuales mediáticos en la actual campaña electoral, este jueves se suscitó una enconada confrontación verbal entre Héctor Aguilar Camín y Jenaro Villamil, en el programa de MVS Noticias, conducido por Carmen Aristegui.

El autor de La guerra de Galio irrumpió en la escena radiofónica, de manera abrupta y agresiva, para descalificar a quienes escriben sobre el matrimonio por conveniencia del abanderado del PRI con el Canal de las Estrellas y presentan a Enrique Peña Nieto como producto de la maquinaria televisiva.

El historiador exigió ser entrevistado en el noticiero para aclarar el origen de la información sobre el pago a Televisa, de casi 700 millones de pesos en un solo año, por gastos de publicidad en favor del ex gobernador del estado de México, publicados hace más de cinco años por el periodista de la revista Proceso.

Sigue leyendo.

Se va Onésimo Cepeda, el pastor de los poderes fácticos

Bernardo Barranco V.

En breve comunicado, la sala de prensa del Vaticano señaló que el Papa aceptó con prontitud la dimisión de Onésimo Cepeda, obispo de Ecatepec, según el artículo 401.1 del código de derecho canónico, a sólo 44 días de haber sido presentado. Cepeda Silva, con 75 años, pasa a retiro. Al parecer Roma tenía prisa, dado el atípico comportamiento de un obispo polémico, envuelto invariablemente en querellas y tormentas mediáticas que han comprometido la imagen de la Iglesia. Onésimo Cepeda es el arquetipo del obispo adicto al poder y a los acaudalados. Es de todos conocido que le gusta vivir con refinamiento y se apoya en una red de relaciones de personas opulentas para financiarse; es el pastor de las élites y de los poderes fácticos. A pesar de que se autoproclama daltónico, su corazón y acciones lo delatan priísta, presume su relación cercanísima con el actual gobernador mexiquense, Eruviel Ávila, de quien dijo era su padrino político, y por supuesto de Enrique Peña Nieto. Su apoyo categórico a Jorge Hank Rhon durante su detención en Tijuana mostró sus fuertes vínculos con el llamado grupo Atlacomulco. A pulso se ganó la denominación de capellán del PRI. El obispo de Ecatepec también es como la clase política: pragmático. Pese a que en 2000 apostó fuertemente por la candidatura de Francisco Labastida Ochoa, Olga Wornat, en su libro La Jefa (2003), deja ver la participación decisiva tanto de Onésimo Cepeda como del cardenal Rivera en la anulación religiosa del matrimonio de Marta Sahagún, sin duda la clave del reposicionamiento político de los obispo cortesanos.

Sus declaraciones públicas muchas veces han sido desafortunadas. En el pasado proceso electoral calificó deestupideces posturas de López Obrador, con las que ganó amonestaciones de Gobernación y duras calificaciones del PRD al señalarlo como mercader de la religión y la política. Al salir a la opinión pública los primeros indicios de los abusos sexuales perpetrados por Marcial Maciel, Onésimo Cepeda declaró que a los ex legionarios les debe haber gustado, si tardaron tanto tiempo en denunciarlo; con todo lo que se ha revelado sobre el caso debe sentirse ahora avergonzado por su extrema vulgaridad. En plenos festejos del bicentenario, Onésimo tuvo otra ocurrencia que levantó revuelo al asegurar que en México el Estado laico era una jalada. Podríamos llenar páginas enteras con las provocaciones de este prelado, quien con sus desatinos ha incomodado principalmente a la propia Iglesia. Una más, en 2004, cuando se discutía la cuestión de la píldora del día siguiente, con falta de tacto explicó: La píldora sirve muy bien para tenerla en medio de las rodillas; cuando tienes apretadas las rodillas y la píldora en medio, no tienes problemas, ¿ok?; cuando se te cae la píldora, entonces es cuando vienen los problemas.

Sigue leyendo.

Debate, futbol y tv

La Jornada

Adolfo Sánchez Rebolledo

Ricardo Salinas Pliego, presidente de Grupo Salinas.

Si nos atenemos a lo dicho por el diputado Ramírez Marín, subcoordinador de la campaña de Peña Nieto, lo único que le queda a los partidos políticos y al Consejo General del IFE es pedirle disculpas a Ricardo Salinas Pliego por el atrevimiento de citar al debate a la misma hora que se transmitirá el juego Tigres-Monarcas. Las televisoras están en toda la posibilidad de hacer lo que mejor a ellas les parezca, le dijo a La Jornada, antes de rematar con esta frase liberadora: Exigirle a la gente que vea el debate a fuerzas es una actitud propia de regímenes autoritarios. Pero nadie, que se sepa, pretende violar la ley o imponerle a ciudadano alguno la obligación de observar la confrontación, pues la interrogante es más bien si los medios, en este caso Televisión Azteca, tienen interés motu proprio en darle difusión al acto estelar de la campaña electoral, atendiendo a una supuestaresponsabilidad democrática o si la Secretaria de Gobernación, atendiendo a la importancia del tema, podría actuar con autoridad legal para buscar una mejor solución que no implicara la cadena nacional al estilo de la antigua hora nacional. Al final de cuentas, la reflexión pasa por el significado que se le otorgue al debate como pieza central de la competencia electoral democrática. Sin irnos hasta las calendas griegas, un poco de memoria no viene mal.

Hace 12 años, el señor Salinas Pliego tenía una opinión muy diferente sobre la importancia de los debates en la campaña presidencial. Durante la atropellada reunión sostenida por los tres candidatos –Fox, Labastida y Cárdenas– para fijar los pormenores del siguiente debate a tres, el guanajuatense exigió, contra toda lógica, que la discusión se realizara en caliente ese mismo día sin contar con los buenos oficios de la Cámara Nacional de la Radio y la Televisión que ya estaba en el asunto. Para darle credibilidad al golpe de sorpresa, Fox llevaba, como un as en la manga, la carta donde los directivos de canal 13 ofrecían sus estudios ese mismo día e incluso adelantaban el nombre de los posibles moderadores: Lili Téllez y Pablo Latapí. Salinas Pliego daba así el primer golpe en la ruda competencia por los favores políticos donde Televisa, como siempre, llevaba la ventaja. Naturalmente Cárdenas y Labastida se negaron al capricho foxista en vivo y en directo, pero no tuvieron éxito. Fox, que iba preparado para hacer el número, se empecinó y sin oír razones hizo célebre el ¡hoy, hoy!, que desde entonces equipara la necedad y las ocurrencias con la inteligencia publicitaria (mucho dinero, escasas ideas y saturación mediática) que rige las modernas campañas. (Si el lector desea refrescar la memoria o conocer los detalles del incidente no deje de ver el documental El ingeniero, donde se reproduce en su integridad.)

Sigue leyendo.