Archivo de la etiqueta: Matrimonio entre personas del mismo sexo

Leyes sin discriminación para toda la nación

Ricardo Baruch

El título de esta columna es también el lema de la XXXIII Marcha del Orgullo LGBT de la Ciudad de México que se llevará a cabo el próximo sábado 25 de Junio. El Comité Orgullo, principal organizador del evento  propone con dicho lema que el D.F. no sea el único lugar donde haya leyes incluyentes con la población no-heterosexual sino que en los estados o en la federación se reconozca en materia legislativa lo que en la capital ya existe y no me refiero únicamente al matrimonio o las sociedades de convivencia.

En muchos estados pareciera que el matrimonio igualitario es la llave mágica hacia la igualdad sin embargo hay muchos otros obstáculos que minan el pleno reconocimiento de derechos de la comunidad LGBT. En estados como Tlaxcala, Guerrero, Colima y otros ha habido intentos de los partidos de izquierda de proponer sociedades de convivencia o matrimonio igualitario pero sólo en uno ha prosperado: Coahuila. De hecho, en los últimos 2 años en casi la mitad de los estados del país, diputados del PT, Convergencia y PRD plantearon crear la figura de sociedades de convivencia o pactos de solidaridad como se les llama en Coahuila pero en ninguno prosperó debido a la oposición del PAN y el PRI pero también a la oposición de otros diputados de esos mismos partidos de izquierda.

Durante el 2009, mientras en la mitad de los estados el cabildeo de la derecha lograba que en las leyes estatales se defendiera “la vida desde la concepción” de paso lograban que se protegieran las familias de hombre y mujer como fue el caso de Puebla y Chiapas. Es necesario tomar el ejemplo de países como Colombia donde antes de legalizar las uniones entre personas del mismo sexo, se impulsaron leyes en las cuales las personas podían obtener seguridad social a través de sus cónyuges sin importar el sexo de la misma. Dicha cuestión en México no se ha logrado para efectos prácticos a pesar del matrimonio igualitario en el D.F. por lo que los derechos de las personas casadas con otras del mismo sexo no son precisamente los mismos.

Por otro lado, otra de las “leyes incluyentes” son las relacionadas con la penalización de la discriminación. En el D.F.se tiene un artículo que criminaliza la discriminación por orientación sexual o identidad de género entre otras cuestiones, pero según la PGJ no hay casos de personas que hayan levantado una denuncia con base en dicho artículo. La Ley Nacional para Prevenir y Eliminar la Discriminación también menciona dicha prohibición pero no hay sanción para quien comete la ofensa.

Sigue leyendo.

Sandoval, la Opción Preferencial por el Medievo

Jenaro Villamil

Una vez más, el cardenal de Guadalajara, Juan Sandoval Iñiguez, mejor conocido por algunos creyentes como el Cavernal, volvió a la carga. Ahora en contra del Congreso de la Unión por aprobar las reformas constitucionales en materia de derechos humanos que incorpora el respeto a las “preferencias sexuales” en el artículo 5º. de la Carta Magna y aboga en el artículo 3 por una educación libre de prejuicios.

En la sección “Palabra del Pastor”, de la edición 739 de El Semanario, Sandoval Iñiguez califica de “peligrosa y terrible” esta reforma porque “excluye de esa protección a todas las demás preferencias”.

El silogismo del purpurado es impresionante. Al incorporar el respeto a las preferencias sexuales como uno de los derechos humanos, considera que “existen preferencias sexuales muy aberrantes, por ejemplo, el caso de la pedofilia, la zoofilia entre otras”.

Sandoval Iñiguez se olvida convenientemente de mencionar que la pedofilia no es una preferencia sexual sino un delito tipificado en diversos códigos penales y que, por eso, precisamente, acaba de ser enjuiciado y sancionado Jean Succar Kuri, por ejemplo, o que por la misma razón Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo, ha sido defenestrado por El Vaticano.

Sigue leyendo

Las familias homoparentales llegan a la pantalla mexicana

Por Arturo Loría

Luis Roberto Guzmán, Hugo Loza y Jorge Salinas, parte del elenco de "La otra familia" (Gustavo Loza, 2010). Imagen: laotrafamilia.com

El 18 de junio de 1987 se estrenó en 10 salas de la capital mexicana Doña Herlinda y su hijo, de Jaime Humberto Hermosillo. Bajo el eslogan “Una madre muy cuerda y un hijo muy ‘loca’ en una comedia deliciosa y mordaz” se promocionó de forma muy limitada la historia de una madre que, a través de una serie de acuerdos tácitos, accedía a formar un modelo de familia diferente al socialmente aceptado.

Doña Herlinda y su hijo narra la historia de Ramón y Rodolfo, pareja homosexual que lleva su relación en “secreto” y que debe ceder a los estereotipos de la sociedad mexicana de la década de los 80. Es por esto que aunque Doña Herlinda sabe que su hijo es homosexual, ella sigue presentándole mujeres para casarse y, así, poder tener descendencia. A lo largo de la historia, Rodolfo decide casarse con Olga para complacer a la madre y mantener su relación con Ramón; contrario a lo que podría pensarse, Doña Herlinda acepta al amante de su hijo al grado de que remodela la casa para que éste pueda mudarse con ellos y formar parte de esta nueva familia.

El cuestionamiento que Hermosillo hace del modelo de familia mexicana así como del machismo y de la identidad sexual tuvo una exhibición limitada y tardó tres años en conseguir la exposición comercial. Por lo mismo, resulta interesante ver lo que ocurre con la cartelera cinematográfica mexicana casi 24 años después.

En una misma semana es posible encontrar, en múltiples salas del país, dos filmes que abordan, de alguna manera u otra, el tema de las familias homoparentales: la estadounidense Los niños están bien(The kids are alright, 2010) y la mexicana La otra familia (2011).

Sigue leyendo.