Archivo de la etiqueta: George W.Bush

Diez Herencias del 11-S: Los Libros y la Explicación que no Acaba (Segunda Parte)

Consulta la primera parte aquí.

Jenaro Villamil

A la edad de 35 años, el doctor Aywan Al-Zawahiri ya era un personaje extraordinario que había dedicado la mitad de su vida a la revolución en una célula islamista clandestina, nos cuenta Lawrence Wright en La Torre Elevada, Al Qaeda y los Orígenes del 11-S. Al-Zawahiri fundaría, junto con el hijo de Muhammad bin Awahd bin Laden lo que se convertiría en el organismo terrorista “más buscado del mundo”.

Wright, como decenas de escritores norteamericanos, europeos y árabes se dio a la tarea de ir al origen, a las entrañas de la fundación de Al Qaeda, cuya historia evidentemente no termina con el asesinato de su vocero y financiador más famoso: Osama Bin Laden. Ahí está vivo y activo Al-Zawahiri.

La Torre Elevada, obra ganadora del Premio Pulitzer en 2006 y editada en español hasta 2009, constituye una de las investigaciones más pormenorizadas del núcleo dirigente, de los antecedentes en Egipto, de la extraña relación con el Talibán de Afganistán y, por supuesto, de los intereses y el entramado geopolítico que Washington permitió y nunca previó con suficiente antelación lo que ocurriría antes del ataque del 11 de septiembre.

Otros libros surgidos en esta década constituyen el canon más importante para entender más allá de la “guerra del bien contra el mal”, decretada por George W. Bush, lo que ha sido el desastre diplomático, bélico y de inteligencia más grave de Estados Unidos.

Entre estos libros podemos mencionar también:

Sigue leyendo.

Obama 2.0, más allá de las Redes Sociales

Jenaro Villamil

Resultado de una formación multicultural, político innovador en su lenguaje y en las plataformas de comunicación, Barack Obama encontró en 2008 una fórmula para romper con el veto de los medios tradicionales norteamericanos y obtener los recursos necesarios para ganar una contienda de muchos cientos de millones de dólares.

No le fue nada mal en esa apuesta. Obama venció en las internas del Partido Demócrata a Hillary Clinton, casi 25 millones de jóvenes votaron por él en noviembre de 2008 y comenzó un periodo de distensión interna en Estados Unidos tras ocho largos años de desastre con George W. Bush.

Obama demostró que con mensajes de texto vía teléfono móvil, videos en las redes sociales y células autónomas de seguidores en el ciberespacio –al estilo de Al Qaeda, ¡vaya paradoja!-se podían conseguir electores, donantes y, sobre todo, transformar la comunicación política unidireccional en un diálogo masivo, intenso, multicultural.

Obama ganó así las elecciones, pero no el poder. Estos tres años y medio lo han demostrado. Una nación como Estados Unidos, la más poderosa, compleja y contradictoria de las potencias sobrevivientes del viejo orden analógico y bipolar no es sólo un asunto de redes sociales.

Sigue leyendo.