Archivo de la etiqueta: Colaboración

Venganza y elecciones, mancuerna excelente: El caso de ex gobernadores de Tamaulipas

Carlos Emilio Ibarra

Durante décadas el poder coercitivo del Estado y su eficiente aparto persecutor de criminales que no conforman parte de la estructura y que se catalogan en el espectro político como disidentes fungen el papel de entes que permiten demostrar que haya justicia en la administración de un gobierno (aún  cuando todos sabemos que es un montaje falso) por lo que se ha utilizado dicha estrategia tradicionalista de los gobiernos, como un método sistemático y bastante funcional cuando se trata de desprestigiar al enemigo político en potencia.

No es para nada extraño que perteneciendo la clase política a las mismas élites que siempre han gobernado México, ahora sea utilizado ese mismo aparato estatal constrictor para ceñir a quienes pueden limpiar la honra de un sistema de justicia y un estado de derecho inexistentes (no me refiero con esto a que las herramientas no existan), mismo que se encuentra inmerso y cooptado por los brazos de la delincuencia organizada y que por tanto es aún más la necesidad de llevar al cabo estas supuestas limpias que demuestren la cara falsa de la moneda.

El uso de la justicia para la obtención de réditos políticos es un bien maligno, y es que es evidente que en plena contienda electoral se comiencen a desempolvar viejas historias de corrupción, delincuencia y acciones que salen del margen de la ley, de aquellos que fueron gobernantes. Es entendible también, que el sistema de procuración de justicia que Felipe Calderón claramente dirige, se encuentre en una cruzada para desprestigiar al Partido Revolucionario Institucional (PRI) en su ruta hacia la silla presidencial. ¿Será acaso que su sistema de justicia goza de tan poca credibilidad frente a la percepción ciudadana, que se ha vuelto necesario realizar acciones que en verdad golpeen al crimen internacional para levantar los índices aceptables del funcionamiento de las instituciones  mexicanas?

Sigue leyendo

Una pastoral recibida con besos

Por  Alberto Sladogna

@sladogna, psicoanalista

Hay cosas que todos dicen porque fueron dichas alguna vez, Montesquieu

Una conducta le parece familiar: descubra que es algo insólito. En lo cotidiano, discierna lo inexplicable. Detrás de la regla establecida, descubra lo absurdo, Bertold Brech

Lo más substancial de la religión: la idea de un padre todo amor. El padre es amor…Extraña supervivencia con lo que Freud cree que va a evaporar la religión, cuando en realidad es la substancia misma lo que él conserva con ese mito bizarramente compuesto del padre. J.Lacan

El sábado 6 de noviembre del 2010 los habitantes de Barcelona, España, dieron una singular recepción al papa Benedicto XVI, fue una articulación cálida del frio que producen a más de un@s  algunas de sus propuestas. El Papa se trasladó  desde la catedral  hasta la iglesia de la Sagrada Familia, obra inconclusa de Antoni Gaudí.

Una iniciativa amorosa recibió a Benedicto XVI:  parejas, de cualquier sexo, besándose. Lo hicieron a iniciativa en la red de la comunidad lésbica, gay, transgénero, travestis y otros  El beso en ciertas circunstancias hace presente una pasión,  según la teología, eso es un pecado, por lo tanto quienes se besaron no necesariamente eran sólo lesbianas, homosexuales, travestis, transgénero,…también estaban allí quienes son calificados de normales: había entre los besos normales heterosexuales.

Benedicto XVI fue a bendecir obras de una iglesia: la Sagrada Familia, construcción inconclusa Antonio Gaudí, arquitecto catalán que lleva ya 125 años tratando de  finalizarse. En esas calles apareció una nueva construcción: las estructuras y formas de las familias actuales. Esos besos no sólo eran rechazo a su presencia. Veamos tres consignas  que enfrentó: Yo no te espero; Pederasta es el que no vota; La única Iglesia que ilumina es la que arde.

Sigue leyendo