Archivo de la etiqueta: Ciudad Juárez

EU sospechó que Chávez Chávez ayudó a narcos en Chihuahua: Wikileaks

Arturo Cano Publicado: 21/06/2011 09:47

La Jornada

Imagen: vivirmexico.com

México, DF. Estados Unidos sospechaba que durante su desempeño como procurador de Chihuahua, Arturo Chávez Chávez ofreció una “‘mano de ayuda’ a ciertas figuras de un cártel”.

En un cable enviado el 21 de septiembre de 2009, cuatro días antes de la ratificación de Chávez Chávez como procurador general de la República, el embajador Carlos Pascual firmó el despacho que se refiere a la cuestionada actuación del funcionario frente a los asesinatos de jóvenes mujeres en Ciudad Juárez:

“El difícil entorno local que enfrentó en los años noventa (en Chihuahua) pone los cargos en contexto –algunos de nuestros informes de ‘fuentes no públicas’ en ese momento también relatan un episodio en el que Chávez ofrece una ‘mano de ayuda’ a ciertas figuras de un cártel–, pero nada de eso refuta las acusaciones de errores graves” (cable 09MEXICO2759).

Una semana antes, en el despacho 09MEXICO2701, el mismo Pascual había calificado a Chávez de “soldado de a pie”, y en la nueva entrega insistía en que, aun con los votos suficientes en el Senado mexicano, “la reacción (a su nombramiento) de las comunidades de derechos humanos de Estados Unidos y México será negativa”.

Cualquiera fuese el resultado, Pascual estaba seguro de que el nuevo abogado de la nación tendría un margen de acción estrecho: “No hay manera de que Calderón permita a cualquier procurador general retroceder en la cooperación con Estados Unidos en la lucha contra el narcotráfico, especialmente cuando necesita nuestra ayuda para obtener resultados”.

Sigue leyendo.

En Juárez, faltan manos para limpiarse las lágrimas

Hermann Bellinghausen

Enviado

Periódico La Jornada

Sábado 11 de junio de 2011, p. 4

Un instante mientras se firmaba el Pacto Nacional Ciudadano, este viernes en Ciudad Juárez. Foto: Víctor Camacho. Imagen: jornada.unam.mx

Ciudad Juárez, Chih., 10 de junio.Se puede minimizar, hacer todo relativo, sugerir que ya pasó lo peor. Eso no oculta que Juárez está surcada de heridas y cicatrices, tan frescas como la sangre, y así de innumerables. Alguien sacó anoche la cuenta a partir de las cifras de muertos: 58 mil litros de sangre derramada. Apenas el jueves, a plena luz del día, en una de las avenidas principales, desde un carro alguien disparó y mató a dos hombres. Pero muchos ya no quieren seguir contando, especialmente los del gobierno.

De ahí la crudeza del grito: “Con la sangre no se negocia”. Son tantos los nombres, por mucho que tantos cuerpos parezcan haberlo perdido para siempre. La multitud que recibió anoche en el “kilómetro 20” a la Caravana por la Paz con Justicia y Dignidad en su ingreso a la ciudad, y la acompañó hasta Villas de Salvárcar, era abrumadoramente femenina. Uno se puede poner de cuentachiles y concluir que ni que fueran tantos, dos o tres mil. Pero, como me recordó un juarense al llegar a Villas de Salvárcar la noche del jueves, “nunca se habían juntado en Juárez más de 300 gentes para pedir justicia por la guerra entre Calderón y los ‘malillos’; esto es histórico”.

La letanía de nombres no se ha repetido lo suficiente. Nunca será demasiado. Diana Rocío, Jazmín, Mónica, Marisela, Cinthiya Jocabeth, Bárbara, Idaly, María, Viviana, Gabriela, Iris, Josefina, María Janet. Asesinadas o desaparecidas en la ciudad más hostil del mundo contra las niñas, muchachas, señoras. El símbolo de un sexismo brutal. Esta mañana, en el infame Campo Algodonero, que Javier Sicilia renombra “Campo de Sangre”, con el fondo de un flamante hotel de lujo, ocho cruces sobre un montículo de arena del inmenso desierto especifican: Laura Berenice, Marlín Elizabeth, María Roina, Mayra Juliana, María de los Ángeles, Esmeralda, Claudia Ivette. Y la más triste de todas: No identificada. Eso, “mientras los asesinos siguen sueltos desde hace 10 años”, como dice una mujer de las muchas que echan al cielo globos blancos y morados, y alguien grita: “no más chivos”, sin especificar si se refiere a los cuernos con balas o a los expiatorios.

Sigue leyendo.


Fin de la guerra antinarco, exigen ciudadanos en el pacto nacional

Alonso Urrutia y Rubén Villalpando

Enviado y corresponsal

Periódico La Jornada

Sábado 11 de junio de 2011, p. 2

Concentración en Ciudad Juárez en torno al poeta Javier SiciliaFoto Víctor Camacho. Imagen: jornada.unam.mx

Ciudad Juárez, 10 de junio. Las diversas organizaciones que conformaron la Caravana por la Paz con Justicia y Dignidad y grupos de esta urbe fronteriza firmaron esta noche lo que llamaron el Pacto Nacional con Justicia y Dignidad. En su punto medular –aplaudido durante el acto publico– se planteó “el fin inmediato de la estrategia de guerra y la desmilitarización de las funciones policiacas, así como el regreso de los soldados a sus cuarteles”.

Asimismo, demandan cancelar la Iniciativa Mérida y otros proyectos de cooperación de políticas castrenses. Paralelamente, como parte de las estrategias a seguir se planteó impulsar el “juicio político a Felipe Calderón, Genaro García Luna y Javier Lozano”.

Tras intensos jaloneos y discusiones sobre concepciones diferentes de los alcances de las acciones del movimiento, finalmente se firmó un acuerdo que incluyó nuevos temas, como la defensa de los derechos indígenas, la organicidad del movimiento y la reforma laboral.

Sigue leyendo.

“No te Rajes, Sicilia”, el Pacto de Ciudad Juárez

Jenaro Villamil

Imagen: contenido.com.mx

Durante una semana la Caravana por la Paz, la Justicia y la Dignidad llegó este jueves a Ciudad Juárez, la ciudad emblemática de estos años de violencia entre cárteles y organismos encargados de combatirla. El “epicentro del dolor”, como lo califica La Jornada en su edición de hoy.

Los juarenses recibieron a la Caravana y a Javier Sicilia con una frase contundente que marca el liderazgo civil logrado por el poeta que ha transformado su tragedia en una batalla moral y política por el consuelo: “No te rajes Sicilia”.

Ahí estuvo Luz María Dávila, la madre de uno de los jóvenes muertos en Salvárcar que desafío a Felipe Calderón frente a todas las cámaras de la caravana presidencial. También estuvieron los deudos y amigos de Marisela Escobedo, asesinada el 16 de diciembre de 2010 por exigir justicia en el asesinato de su hija Rubí. Ahí estuvo Julián Le Barón, representante de una comunidad adolorida por la doble violencia del crimen y de los policías y militares.

La Caravana recorrió el país y desafío, con este gesto, la pretensión gubernamental de que no deben recorrerse las calles para protestar sino simplemente esperar a que los nuevos “sacerdotes cívicos” (los policías federales) garanticen la seguridad perdida.

Sigue leyendo.

Funde Sicilia su dolor con familias de víctimas en Juárez

José Gil Olmos y Mauricio Rodríguez

Centenares de habitantes de Ciudad Juárez salieron al encuentro de la Caravana por la Paz con Justicia y Dignidad, encabezada por el poeta Javier Sicilia, en los suburbios de esa castigada urbe fronteriza. Luz María Dávila, reconocida por su desafiante postura ante el presidente Felipe Calderón tras la matanza de Villas de Salvárcar, donde asesinaron a sus dos hijos, fue la encargada de dar la bienvenida. Conforme se acercaba la marcha, decenas de banderas blancas aparecieron y en una pancarta se leía: No te rajes, Sicilia. Foto: Víctor Camacho. Imagen: jornada.unam.mx

CIUDAD JUÁREZ, Chih., 9 de junio (apro).- Después de recorrer 3 mil kilómetros, la Caravana por la Paz que encabeza el poeta Javier Sicilia llegó a esta ciudad, donde lo recibieron cientos de habitantes de la colonia Villas de Salvárcar, donde hace dos años ejecutaron a 16 jóvenes durante una fiesta.

Una larga hilera de autos y cientos de personas recibieron a la caravana en el puente por donde se ingresa a esta colonia. Ahí, Luz María Ávila, madre de dos de los jóvenes sacrificados en enero del 2010, recibió a Sicilia, a quien entregó un rosario.

Al cabo de seis días de camino, en los que se realizaron actos en ocho ciudades con cientos de víctimas y organizaciones ciudadanas, la caravana tuvo su primer evento en esta colonia popular de Juárez, al que acudieron vestidas de blanco las familias de las víctimas.

Sigue leyendo.

Exigen al gobierno poner fin a la guerra contra el crimen organizado

Víctor Ballinas

Periódico La Jornada

Martes 7 de junio de 2011, p. 14

En la ceremonia Un minuto por no más sangre, académicos, defensores de los derechos humanos, investigadores, periodistas, moneros, artistas, intelectuales y familiares de víctimas exigieron al gobierno federal poner fin a la guerra contra el crimen organizado, abatir la impunidad, justicia y el retorno de los militares a sus cuarteles.

Los participantes llenaron el Museo de la Ciudad de México. Hubo más de 120 oradores, y todos coincidieron en la demanda de poner fin a la violencia en el país.

Eduardo del Río, Rius, se dijo sorprendido. “No pensé que viniera tanta gente. Como me consideran el padre de la criatura, a mis años sólo puedo ser padre de ideas. Ya me hice la vasectomía. La campaña empezó el 10 de enero con la aparición, en más de 30 periódicos y revistas, de caricaturas alusivas al tema.

“Ese día, en la revista Proceso, por la solidaridad de Julio Scherer, aparecieron varios artículos hablando de la campaña. Lo mismo ocurrió en el periódico La Jornada, que por cortesía de nuestra amiga Carmen Lira se sumó a la campaña. Excelente cortesía. Los únicos que se hicieron rosca y se negaron a publicar fueron Televisa y su calca malísima Tv Azteca. Ellos se fueron del lado del gobierno diciendo que la campaña era de mala fe, porque estaba destinada a hablar mal del gobierno y a proteger a los delincuentes.”

Sigue leyendo.

Judith Torrea y su Compromiso por Ciudad Juárez

Jenaro Villamil

Judith Torrea es una reportera inquieta, incisiva, siempre en busca de nuevas formas de expresión. Su labor cotidiana en las revistas norteamericanas de moda o fashion no la apartó de su compromiso fundamental: dar a conocer las versiones de la tragedia cotidiana en Ciudad Juárez, emblema y termómetro de la guerra contra el narcotráfico en México.

Producto de esta labor de convicción y profesionalismo es su blog www.juarezenlasombra.blogspot.com, que recibió en 2010 el reconocimiento del Premio Ortega y Gasset por periodismo digital. A partir de los testimonios y reportajes publicados en este blog, Judith editó el libro Juárez en la Sombra, que este martes 31 de mayo se presenta en la librería Rosario Castellanos, de la Colonia Condesa, a las 19:30 horas.

Juárez en la Sombra, de editorial Aguilar, es el resultado de una cobertura de 14 años sobre los sucesos en esta ciudad que se ha convertido mundialmente famosa por la ola de feminicidios, por ser el asiento de uno de los cárteles más poderosos y violentos del narcotráfico en México y por convertirse en la segunda ciudad durante el gobierno de Felipe Calderón en convertirse en el eje de los operativos militares para recuperar la ciudad.

Sigue leyendo.

Crónica del 8 de Mayo: Campanas, Marcha, Causas, ¡Ya Basta!

Foto: AFP. Imagen: eleconomista.com.mx

Jenaro Villamil

A las 16 horas del soleado domingo 8 de mayo tañen las campanas de la Catedral metropolitana. Es el saludo, es el llamado a la homilía cívica, es la innegable presencia de una corriente cristiana comprometida que acompaña al contingente que encabezan Javier Sicilia, Olga Reyes y decenas de activistas más que partieron tres días antes de Cuernavaca , Morelos para aglutinar a miles de personas en la Marcha por la Paz, la Justicia y la Dignidad que entra al Zócalo capitalino.

En torno a la convocatoria de Sicilia, escritor, poeta, analista y ahora cabeza visible de este movimiento en ciernes se entrelazan como en un crisol de pluralidades, múltiples causas, agravios, ciudadanos insumisos, encabronados con los efectos de esta guerra con 40 mil muertos (según cifras oficiales), miles de desaparecidos, miles de “levantados”, golpeados, torturados por esos mismos que el gobierno federal insiste en presentarnos como “los buenos” que luchan contra “los violentos”.

Ahí vienen sobre las calles de 5 de mayo, de Madero, de 16 de Septiembre los que se unieron al contingente que partió de Ciudad Universitaria, después de la jornada electrizante del sábado 7 de mayo, con el Réquiem de Mozart como trasfondo espiritual y emotivo de quienes no conciben la protesta sin arte.

Sobre la avenida del Eje Central marcharon los indígenas de San Juan Copala, Oaxaca, con sus trajes rojos, elegantes, fuertes como árboles del tiempo; comunidades indígenas de Morelos, de Michoacán y de Guerrero, víctimas de la reciente ola de violencia racista y narcotizada; también el contingente de madres de jóvenes asesinadas en Ciudad Juárez, con su emblemática cruz rosada de protesta contra los feminicidios.

También marchan la familia Le Barón que se enfrentó a la doble violencia de los cuerpos policiacos y criminales en Chihuahua, portando el lábaro patrio; las víctimas de Tamaulipas, estado castigado por la barbarie, la renuncia anticipada de la razón ante el terrorismo persistente; los padres de los niños asesinados por la negligencia oficial en la guardería ABC de Hermosillo, Sonora; las viudas de los mineros de Pasta de Conchos, Coahuila; un movimiento de presos políticos de Tlaxcala; quienes portan un enorme cartel demandado “Justicia para Betty Cariño Iyri Jaakola”, entre decenas de contingentes.

Sigue leyendo.

La Marcha de los Agraviados y el Fallido Mensaje de Calderón

Imagen de la Marcha por la Paz.

Jenaro Villamil

Numerosos contingentes salieron desde la tarde del jueves de Cuernavaca, Morelos, encabezados por el escritor Javier Sicilia, pero también desde Monterrey, Irapuato, Chilpancingo, Ciudad Juárez, Tampico y decenas de otras ciudades agraviadas por la doble violencia generada por el crimen organizado y por las fuerzas que pretenden combatirlo.

Es una marcha por la paz y no por la rendición, como mal ha interpretado el presidente Felipe Calderón en dos fallidos mensajes: el televisado el miércoles 4 de mayo y en su discurso conmemorativo del 5 de mayo. En ambos, Calderón en lugar de escuchar, regaña y hace una comparación maniquea:

“Los mexicanos de bien estamos en el mismo bando, y por eso no podemos dividirnos sino apostar a la unidad”… “tenemos la razón porque tenemos la ley y porque tenemos la fuerza para ganar”… “no es la opción claudicar y abandonar la suerte a las familias y que sobre las calles del país transiten no las autoridades instituidas democráticamente, sino simplemente criminales y gavillas asesinas de ambición incontrolable y perfidia manifiesta”.

Con este tipo de frases, Calderón demuestra que no ha aprendido nada de lo que señalan los distintos movimientos que se han aglutinado en torno a la protesta encabezada por Javier Sicilia.

Sigue leyendo.

Narcofosas y Calderón, Mensajes Frente al Horror

Jenaro Villamil

Imagen de la cuenta de Twitter del Presidente Felipe Calderón.

El mismo día que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) lanzó un duro comunicado de condena al Estado mexicano por el hallazgo de 145 cadáveres en el municipio de San Fernando, Tamaulipas, el presidente Felipe Calderón hacía uso de su nueva estrategia de comunicación (o incomunicació) en su cuenta de Twitter y escribió el siguiente mensaje:

“Muchas felicidades a las Fuerzas Armadas por la captura de El Kilo y toda su banda de Zetas, autores de la masacre de migrantes ahí”.

A las 11: 17 horas del lunes 18 de abril, el mandatario mexicano insistió en la alabanza:

“La detención de El Kilo y Los Zetas de San Fernando, fue el resultado de una gran coordinación de fuerzas federales”.

Ni una sola palabra presidencial de apoyo a los cientos de personas que han acudido a la morgue para saber si entre esos cadáveres se encuentra algún familiar. Tampoco ningún compromiso por investigar si existen otros cuerpos hallados en fosas similares. Mucho menos referencia alguna a lo expresado por la CIDH.

Sigue leyendo.