Archivo de la etiqueta: César Armando Librado Legorreta

Encuesta de la semana

“El Coqueto” y la Fuga de Credibilidad

Jenaro Villamil

La noche del 5 de marzo, diez minutos ininterrumpidos en el noticiero estelar de Televisa, en Canal 2, divulgaron a nivel nacional el testimonio de un sujeto con collarín en el rostro, moretones y hablar pausado, que se presentó como Armando Librado Legorreta, alias “El Coqueto”, ahora mejor conocido como El Fugado, feminicida serial responsable de la muerte de 6 jovencitas y la violación de otras tantas.

Con la exhibición de este testimonio, la Procuraduría de Justicia del Estado de México, pretendió enmendar el ridículo mayúsculo de la fuga de Librado Legorreta, la madrugada del martes 28 de febrero, así como darle credibilidad a la versión de su huída, digna de un guión de Hannibal Lecter o de pastelazo policiaco al estilo Scooby Doo.

En la pantalla comercial no hubo otra noticia más importante que defender la imagen de la procuraduría mexiquense, en especial, la de su titular Alfredo del Castillo, el mismo personaje que durante la administración de Enrique Peña Nieto en la entidad se ocupó de la increíble historia de la niña Paulette que se murió en su propia cama, momificada involuntariamente como para que nadie se diera cuenta después de múltiples visitas a ese sitio.

No sólo el prestigio de Del Castillo está en juego. También la credibilidad del gobierno de la entidad más poblada del país, herencia directa del aspirante presidencial del PRI, que no se caracterizó por su compromiso en la lucha contra los feminicidas y, menos, en atender a las cientos de mujeres agredidas sexualmente.

Sin embargo, algo se ha salido de este guión fantástico. En la mañana de este martes 6 de marzo, un denunciante anónimo indicó en el noticiario radiofónico de Carmen Aristegui, en MVS, que “El Coqueto” no se fugó por ser un gran imitador de Houdini sino porque tenía la complicidad de una funcionaria de la Procuraduría de Justicia del Distrito Federal, su tía María del Rocío Legorreta.

Sigue leyendo.

El Desalmado “Coqueto” y los Cándidos Agentes

Jenaro Villamil

Fuente: vanguardia.com.mxSi fuera un homenaje a los 85 años de vida de Gabriel García Márquez, César Armando Librado Legorreta, alias “El Coqueto” o alias “El Fugado”, podría ser un personaje digno de una ficción negra del novelista colombiano. O quizá los expertos en comunicación de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México y su titular, Alfredo Castillo, se conviertan en guionistas del canal de series policiacas AXNYa demostraron su gran capacidad fabuladora en el caso de la niña Paulette. Y para allá va el caso de “El Coqueto”.

Librado Legorreta resultó todo un Houdini que se les fue de las narices a los policías que lo dejaron huir la madrugada del martes 28 de febrero, horas después que la procuraduría mexiquense presumió la detención de peligroso violador y feminicida.

Antes de la fuga, felices de presentar un testimonio escabroso, distribuyeron para azoro de las audiencias televisivas el video de un interrogatorio donde “El Coqueto” se explayaba con los detalles de cómo seducía, vejaba y asesinaba a sus víctimas. No hubo pudor alguno por la memoria de las jovencitas asesinadas. El morbo transformado en presunción justiciera logró que “El Coqueto” fuera más famoso que el Goyo Cárdenas o que el Caníbal de la Guerrero por unas horas.

Librado o Fugado Legorreta resultó un aventajado escapista. Entre las 2 y las 3 de la madrugada del 28 de febrero, “El Coqueto” se escapó, de una manera tan increíble y sigilosa que nadie se dio cuenta, en plenas instalaciones ministeriales.

El procurador Alfredo Castillo informó este lunes 5 de marzo que no fueron 3 sino 1 policía el que lo custodiaba. Explicó que los otros dos policías responsables de cuidar al “Coqueto” acordaron dividirse y relevar la guardia. El único oficial a su cargo se quedó dormido… o algo peor. Aún están buscando a los otros dos policías que, como “El Coqueto”, se dieron a la fuga.

“El Coqueto” resultó un digno discípulo de Hannibal Lecter. Logró quitarse la esposa de la mano, siguió con las que lo sujetaban los pies, para lo cual se quitó los calcetines y dobló los pies en forma de punta hasta lograrlo, de acuerdo con el fantástico relato de Alfredo Castillo.

Sigue leyendo.