CUSAEM, la corporación policiaca al servicio de los políticos (Primera Parte)

Jenaro Villamil

Primera parte del Reportaje original publicado en Proceso No. 1911.

Elementos del CUSAEM. Fuente: asisucede.com.mx

Elementos del CUSAEM. Fuente: asisucede.com.mx

La ejecución de la arquitecta Alicia Rivera Ugalde, ocurrida la madrugada del sábado 7 de junio en Condado de Sayavedra, Atizapán, volvió a poner la atención sobre la irregular operación de los agentes de los Cuerpos de Seguridad Auxiliares del Estado de México (Cusaem), considerados como un mini ejército privado al servicio de políticos mexiquenses del equipo de Enrique Peña Nieto.

Ocho de los 9 policías involucrados en la ejecución de Rivera Ugalde pertenecían a la Cusaem, y sólo 1 a la policía municipal de Atizapán. Según el procurador estatal Miguel Angel Contreras Nieto, el disparo en la cabeza de la habitante de esta zona residencial se debió a una “confusión”, ya que los agentes perseguían a un presunto asaltante denunciado por otro vecino.

Durante la investigación se detectó que ninguno de los agentes de Cusaem contaban con la certificación del control de confianza de ley, que incluyen exámenes de desempeño, poligráficos, psicológicos, socioeconómicos, médicos y toxicológicos, para dar los servicios profesionales de seguridad.

Lo más grave para los vecinos de la llamada Zona Esmeralda de Atizapán, Estado de México, es que la mayoría de los 13 fraccionamientos privados son vigilados por integrantes de la Cusaem, un cuerpo policiaco que funciona como un negocio privado que renta sus servicios de vigilancia, lo mismo a zonas residenciales que a dependencias gubernamentales. Oficialmente tienen solamente 14 mil 162 elementos, pero información de su propia página electrónica menciona a “una cifra superior a los 17 mil” agentes y otras fuentes estatales hablan de 35 mil elementos.

La Cusaem no solamente opera en el Estado de México. Desde 2009 esta auténtica “mina de oro” que no es fiscalizada ni auditada conforme a la ley ofrece servicios de vigilancia a dependencias federales como Liconsa (a la que cobraba 3 millones 300 mil pesos mensuales),  al Sistema de Administración y Enajenación de Bienes (SAE), de la Secretaría de Hacienda, responsable de la custodia de las instalaciones de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro, y a la cual le cobró 80 millones de pesos durante la administración de Sergio Hidalgo Monroy Portillo (ver Proceso, Nos. 1831 y 1829).

También ha ofrecido sus servicios de vigilancia a la Secretaría de Desarrollo Social, a la Secretaría de Gobernación, a instalaciones del IFE, así como a decenas de empresas y personalidades que contratan a Cusaem para traslado de valores, servicios de escolta o el llamado paquete VIP denominado Travel Security Service que incluye guardaespaldas de élite por 250 a 330 dólares por día.

Informes obtenidos por Proceso revelan que el propio titular de la Secretaría de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong, prefiere la protección de cerca de 300 elementos de la Cusaem que trabajan para la dependencia. Se desconoce el costo mensual y el tipo de servicios que ofrecen estos agentes al principal responsable de la seguridad pública y gobernabilidad del país.

El subsecretario de Gobernación, Luis Enrique Miranda Nava, compadre de Peña Nieto y ex secretario general de Gobierno en el Estado de México, es señalado por dirigentes locales del PAN y del PRD como uno de los tres políticos que mantienen el control de los fondos de Cusaem. Los otros dos responsables del manejo de los fondos y de la operación de “la corporación” son Alfonso Navarrete Prida, ex procurador mexiquense y actual secretario del Trabajo, y Manuel Cadena Morales, ex secretario de Gobierno durante la administración de Montiel. Los tres forman parte del Consejo de Administración de Cusaem.

La Ruta Delictiva

La opacidad y la falta de rendición de cuentas domina a la Cusaem, organismo formado por tres distintas denominaciones: Cuerpo de Guardias de Seguridad Bancaria y Comercial, creada en 1948; el Cuerpo de Guardias de Seguridad Industrial, Bancaria y Comercial, creada en 1985; y el Cuerpo de Vigilancia Auxiliar y Urbana del Estado de México.

Para el ex alcalde panista de Atizapán, Carlos Madrazo Limón, la Cusaem es “una especie de ornitorrinco”. “Cuando les conviene a las autoridades estatales y federales, Cusaem es una policía pública; cuando no, es una policía privada”, advierte. La fiscalización de sus recursos es opaca y el control lo tienen un grupo de 110 comandantes que lo administran como si fuera “una franquicia de servicios de seguridad”.

Sin embargo, en los últimos cuatro años, Cusaem ha estado involucrado en actos delictivos. El 9 de junio de 2009, la edición local de unomásuno, del empresario Naim Libien Kaui, acusó a “la corporación” de ser un “centro de reclutamiento” de sicarios de Los Zetas.

En esa misma fecha fueron capturados en Jalisco y Querétaro un grupo de sicarios de los Zetas, 9 de los cuales portaban armas y credenciales firmadas por el entonces director de Cusaem, Ciro Mendoza Becerril, protegido por el entonces gobernador Enrique Peña Nieto.

También los escoltas que acompañaron al narcotraficante José Jorge Balderas, el JJ, en la riña que protagonizó contra el futbolista Salvador Cabañas en el Bar-Bar, portaban credenciales de Cusaem. A raíz de este caso, en enero de 2010, distintos medios mexiquenses documentaron que el entonces director de Cusaem, Mendoza Becerril, sabía de las operaciones de narcomenudeo del JJ y del cártel de los Beltrán Leyva en los municipios mexiquenses de Atizapán, Naucalpan, Tlalnepantla, Huixquilucan y Tecamachalco. Casualmente, en todas estas localidades están contratados los elementos de Cusaem para distintas actividades de seguridad privada.

El escándalo provocó la destitución de Ciro Mendoza Becerril, quien estuvo al frente de “la corporación” de abril de 2008 a marzo de 2010. Peña Nieto designó a su ex jefe de ayundatía, Orlando Seguel, como nuevo director de la corporación.

En el gobierno de Eruviel Avila los indicios de corrupción y de vínculos con el crimen organizado en la Cusaem no disminuyeron, a pesar de una reforma cosmética para hacer depender a este mini ejército de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, que sustituyó a la Agencia de Seguridad Estatal.

A dos meses y medio de haber sido designado director de Cusaem, José Luis García Figueroa, alias El Panda o El Puma, fue asesinado en marzo de 2013, en un episodio tan oscuro como la historia del propio funcionario, a quien se le señaló como uno de los inversores de la campaña presidencial de Peña Nieto en 2012.

García Figueroa fue arrojado desde un balcón en el cuarto piso del Centro de Exposiciones de Banamex, en Santa Fe, Distrito Federal, durante una boda, según la averiguación previa CUJ2/T1/205/13-03, iniciada por la Procuraduría de Justicia del Distrito Federal.

Algunas versiones de prensa en el Estado de México señalaron que el homicidio de García Figueroa pudo tratarse de un “ajuste de cuentas” del crimen organizado. El Panda ya era investigado por la DEA. La agencia antidrogas norteamericana lo señaló como uno de los presuntos apoyos lo mismo del cártel de los Beltrán Leyva que de la Familia Michoacana.

Un documento privado, citado por la revista Contraste,  señalan que García Figueroa trabajó para José Sergio Manzur Quiroga, actual diputado federal priista, para José Manzur Ocaña, ex delegado de la PGR en el Estado de México y a Eduardo Manzur, ex director de la Policía Judicial en Coacalco de Berriozabal, Estado de México. Igualmente, trabajó para Germán Avila Villegas, hermano del actual gobernador mexiquense Eruviel Avila, quien lo nombró al frente de Cusaem.

La investigación de la DEA acusó a El Panda de proporcionar las credenciales al JJ, del clan de los Beltrán Leyva, “para que se pudiera mover por todo el país y sobre todo en el Estado de México, sin que fuera molestado por ninguna autoridad”.

“La protección de que era objeto (el JJ) era porque organizaba festines y bacanales a jefes policiacos, políticos y funcionarios de diversos niveles de gobierno, encerronas en las que había mujeres, drogas y alcohol”, señala el documento citado por Contraste.

2 Respuestas a “CUSAEM, la corporación policiaca al servicio de los políticos (Primera Parte)

  1. YA NO SE SABE QUIENES SON LOS MALOSOS CRIMINALES Y QUIENES LOS CRIMINALES MALOSOS.

  2. GENARO, GRACIAS POR TU REPORTAJE; NO TENGO PALABRAS PARA OPINAR DE TODA ESTA BASURA……..!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s