EU-Obama, el imperio paranoico

Jenaro Villamil

Edward Snowden, quien filtró la información sobre el programa PRISM.

Edward Snowden, quien filtró la información sobre el programa PRISM.

Vaya paradoja del periodo de Barack Obama al frente de la Casa Blanca: el político que supo potenciar las redes sociales en 2008 y convertirlas en un músculo para el cambio en Estados Unidos, se perfila en el 2013 como el máximo responsable de una persecución de ciudadanos, periodistas y ciudadanos extranjeros en las redes sociales, bajo la peregrina justificación de defender la seguridad nacional de un imperio paranoico.

No fue Obama el artífice de una política antiterrorista como la de Bush que invadió los aeropuertos de todo el mundo y criminalizó a los habitantes del mundo árabe y a creyentes del Islam al volverlos enemigos potenciales del imperio herido tras el ataque a las Torres Gemelas del 2001.

Sin embargo, el demócrata se está perfilando como un mandatario capaz de autorizar espionajes contra periodistas de la agencia AP, perseguir judicialmente al soldado Bradley Manning, personalizar la paranoia norteamericana en la cacería a Julian Assange, impulsar medidas invasivas con el consentimiento de los grandes corporativos de la web 2.0: Google, Facebook, Apple, Microsoft, Skype, tal como reveló el nuevo “caballo negro” del último episodio de esta historia.

Edward Snowden, un joven de 29 años, contratista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), el organismo cúpula de la inteligencia norteamericana, ha provocado un cisma  en los organismos responsables de la seguridad nacional (e imperial) de Estados Unidos, de dimensiones quizá sólo comparables al tsunami provocado por la oleada de filtraciones de Wikileaks.

Sus revelaciones a The Guardian –el mismo periódico que puso en jaque al imperio de Murdoch– describen las dimensiones del Estado policiaco en época de Obama. De ahí que un autor como George Orwell, novelista de 1984 y artífice del concepto del Big Brother, haya vuelto a releerse en los tiempos de la “sociedad red”.

El problema no se limitó al espionaje consentido por las grandes empresas de internet –las nuevas “Siete Hermanas” que sustituyen en poder e influencia a las viejas multinacionales petroleras–, Snowden reveló que desde hace años Estados Unidos espía y hackea servidores centrales para extraer emails, audios y videos de naciones como China, el adversario de este milenio para el imperio americano.

“Nosotros hackeamos redes centrales que nos dieron acceso a información de cientos de miles de computadoras”, declaró Snowden al diario South China Morning Post, editado en Hong Kong, la ciudad donde el joven especialista en redes y tecnología informática se ha escondido de la cacería estadounidense.

Sus declaraciones cayeron como bomba. Apenas una semana los mandatarios Obama y Xi Jinping, de China, sostuvieron un encuentro para discutir temas como el de la ciberseguridad, la piratería y otras prácticas desleales. Estados Unidos convirtió a China en el gran tirano de la película. El gobierno centralmente planificado ha dado suficientes muestras de censura y persecución a sus ciudadanos. El problema ahora es ¿con qué autoridad política y moral Washington puede acusar al régimen chino de violar las libertades ciudadanas elementales?

“Traidor” le han llamado a Snowden los halcones del Congreso y de la administración norteamericana. No niegan las revelaciones de este joven. Consideran, como en el caso de Wikileaks, que se extralimitó al dar a conocer que Estados Unidos viola las leyes para espiar y perseguir a sus ciudadanos.

Snowden ha dicho que no es ni traidor ni héroe. Que su único objetivo es documentar los “actos criminales” cometidos a través de las redes sociales y de las nuevas tecnologías convergentes, el verdadero desafío para la hegemonía en este siglo. Ya no se trata de ciencia ficción. Vivimos en la Matrix y la paranoia del Big Brother lo convierte en un imperio vulnerable.

Snowden, como Assange, o el colectivo global Anonymous pertenecen a esta nueva era de la ciudadanía global digital: la “sociedad red” –como la bautizó Manuel Castells– le queda demasiado grande al Estado-policía, a los viejos imperios que construyeron su hegemonía con armas, propaganda y grandes medios analógicos (televisión, radio y cine, principalmente).

No han entendido los espías norteamericanos –y menos sus pobres replicantes mexicanos– que la misma naturaleza de la web 2.0 y de la web 3.0, así como de las audiencias interactivas, neutraliza cada intento de control. No sólo los ciudadanos dejamos huellas digitales. También los poderosos. Y ahí está el gran desafío para Estados Unidos.

A cada acto de control e intrusión en la vida privada de los ciudadanos corresponderá una reacción de igual intensidad que los volverá más vulnerables.

Snowden, incluso, puede ser un espía infiltrado por el “enemigo chino”, como han sugerido algunos analistas norteamericanos. Assange podrá ser un activista protagónico que alentó a un soldado a revelar los secretos del Pentágono en las dos invasiones más sangrientas de Estados Unidos (Afganistán e Irak). Anonymous tal vez no sea un modelo de participación ciudadana. Pero nadie puede negar que estos tres casos han politizado a las redes y a sus usuarios. Han corrido la cortina de los secretos y ahora difícilmente alguien podrá volver a ponerles un candado.

En el fondo, los imperios paranoicos se enfrentan a una dinámica de democratización y acceso a la información como nunca antes había ocurrido. Quizá ésta es la tercera gran revolución social y cultural de nuestra civilización.

2 Respuestas a “EU-Obama, el imperio paranoico

  1. “Operation TIPS

    Operation TIPS, where the last part is an acronym for the Terrorism Information and Prevention System, was a domestic intelligence-gathering program designed by President George W. Bush to have United States citizens report suspicious activity. The program’s website implied that US workers who had access to private citizens’ homes, such as cable installers and telephone repair workers, would be reporting on what was in people’s homes if it were deemed ‘suspicious’.

    It came under intense scrutiny in July 2002 when the Washington Post alleged in an editorial that the program was vaguely defined, and investigative political journalist Ritt Goldstein observed in Australia’s Sydney Morning Herald that TIPS would provide America with a higher percentage of ‘citizen spies’ than the former East Germany had under the notorious Stasi secret police. Goldstein later observed that he broke news of Operation TIPS on March 10 in Spain’s second largest daily, El Mundo, but that he struggled until July before finding a major English language paper which would print the story.

    In the days immediately following Goldstein’s revelation, publications such as the libertarian magazine Reason, and then the Boston Globe, emphasized the Stasi analogy, widely highlighting Operation TIPS’ shortcomings. TIPS was subsequently cancelled after concerns over civil liberties violations.”

    http://en.wikipedia.org/wiki/Operation_TIPS

    • El Arte de la Guerra para Ejecutivos
      Donald G. Krause

      “EL EMPLEO DE ESPIAS

      La causa por la que los monarcas ilustrados y los camandantes en jefe competentes ganan victorias, alcanzan exitos destacados y sobrepasan a la gente corriente es que conocen por adelantado informacion esencial. La informacion “SOLO” procede de personas que conocen al enemigo por el trato personal. Existen cinco tipos de actividades de informacion: la informacion local, la informacion interna, la desinformacion, la informacion engañosa y la informacion continuada.

      es decir, conocen los objetivos, los recursos y las actividades de su competidor…. Vencen ademas porque dan a la competencia una idea equivocada de sus propias intenciones y circunstancias.

      Se pueden usar 4 fuentes para recibir y transmitir la informacion: las fuentes locales, la informacion interna, la contrainformacion y los topos.

      Los agentes de desinformacion son agentes de la competencia o topos introducidos en nuestran propia empresa que han sido convertidos a nuestro servicio.

      Los topos son agentes a sueldo nuestro que desempeñan trabajos fijos con los electores o en la competencia.

      No importa que tipo de actos competitivos se planifiquen o que reputacion se desea atacar: es necesario conocer el nombre del ejecutivo afectado, los nombres de sus ayudantes, de sus asesores y hasta de su chofer. Los informantes y los agentes deben proporcionar este tipo de informaciones.

      La conversion de los agentes de la propia competencia nos otorga una ventaja critica. Por lo tanto debemos atraernoslos con promesas de beneficios, dirigirlos y protegerlos. De este modo, pasan a formar parte de nuestra red de desinformacion.

      Gracias a la red de desinformacion, podemos trazar estrategias adecuadas para reclutar topos y para protegerlos de que no sean descubiertos. Podemos descubrir si nuestra red de inteligencia corre peligro.”

      ***********************************************
      La Operacion TIPS de Bush fue cancelada en USA en su momento, pero fue implementada con todo exito por empresas de medios electronicos en MX. Con espias domesticos entran a las casas y a algunas empresas a grabar. Con topos entran a las empresas a adueñarse de las ventajas que estas ofrezcan.

      Bajo el pretexto de “informar” y de la libertad de expresion, TELEVISA, TV Azteca, News Corporation, BBC, Caracol, RNC, etc, llegan a incorporar dispositivos de espionaje a su antojo. Basta recordar el escandalo de espionaje donde Rupert Murdoch (News Corp) fue acusado en UK.

      Este tipo de actividades tambien fueron documentadas por Edwin Sutherland en el libro “El Delito de Cuello Blanco, version no recortada”, donde se exibe a los grandes empresarios como gangsters capaces de cualquier cosa por dinero y poder.

      El gobierno de los Estados Unidos tiene la obligacion de investigar a todas estas empresas mediaticas, pues no solo la Seguridad Nacional de los Estados Unidos esta en peligro, tambien la de paises de Latinoamerica y UK.

      El triste caso de Edward Snowden con el Gobierno de los EU, es uno muy similar al de Atollini con #YoSoy132. El sujeto parece haber sido seducido por las tecnicas empleadas por psicopatas mediaticos (tecnicas de manipulacion, mobbing-seduccion, etc), con palabras como “eres un heroe”, “eres una estrella”, “eres muy especial”, “las estrellas quieren saber mas de ti”, “eres unico”, etc, etc, etc, y ahora sirve a los intereses de dichas compañias, como lo hizo Atollini con TELEVISA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s