El “apagón” diferido en Tijuana, conjura digital (Primera Parte)

Jenaro Villamil

Primera parte del texto original del reportaje publicado en Proceso, No. 1996.

El Presidente Enrique Peña Nieto durante la Expo CANITEC el jueves 30 de mayo. Fuente: Sopitas.com

El Presidente Enrique Peña Nieto durante la Expo CANITEC el jueves 30 de mayo. Fuente: Sopitas.com

Furioso, un señor de Tijuana irrumpió la noche del 28 de mayo al hotel Camino Real donde los funcionarios de Cofetel se reunieron para decretar el primer “apagón analógico” de las señales televisivas en México y América Latina:

-¡Quiero ver al cabrón que mató a mi televisión! –exclamó.

El personal de seguridad del hotel lo dejó entrar, mientras algunos reporteros locales y cámaras de televisión lo grabaron.

La escalada de furia contra la medida, anunciada por Cofetel desde octubre de 2012, comenzó a tomar tintes no sólo de molestia ciudadana sino de guerra electoral –en plena campaña por la gubernatura de Baja California–, de una nada velada ofensiva de las dos principales televisoras del país, Televisa y TV Azteca, contra el primero de varios “apagones” escalonados en las ciudades de la frontera norte del país, y de una disputa al interior del gobierno federal entre el titular de la SCT, Gerardo Ruiz Esparza, y el subsecretario Ignacio Peralta, éste último apoyado por el titular de Hacienda, Luis Videgaray.

En medio de esta disputa, el primer mandatario Enrique Peña Nieto giró “instrucciones” a la SCT para resolver el descontento y la Comisión de Radio y Televisión del Instituto Federal Electoral le solicitó a Cofetel posponer el “apagón” analógico hasta después del proceso electoral estatal, el 7 de julio.

La molestia de las televisoras no es para menos. El “apagón analógico” obligará a las empresas de Emilio Azcárraga y de Ricardo Salinas Pliego a entregar el espectro sobrante de la banda 700 Mhz, la auténtica “mina de oro” de las telecomunicaciones.

Tan sólo en Tijuana, el “apagón” liberó 48 Mhz de la banda 700 Mhz (suficientes para 6 canales de televisión actuales) que podrían ser usados para servicios de telecomunicaciones, según informó Fernando Borjón, jefe de la Unidad de Sistemas de Radio y Televisión de la Cofetel.

Los canales 6, 12 y 57 (propiedad de Televisa) y  21 y 27 (de TV Azteca) más el 33, 45, 3 y 27 de Tijuana dejaron de transmitir en señal analógica. Según la Cofetel, el 93 por ciento de los hogares ya contaban con un decodificador para ver la televisión en señal digital y sólo faltaba el 7 por ciento restante de un total de casi 200 mil telehogares de Tijuana. Otros cálculos, filtrados a la prensa local, advirtieron que la desorganización en la entrega elevaba a más del 14 por ciento la falta de entrega de decodificadores.

La desorganización en la ceremonia del “apagón”, las cifras contradictorias que dieron a conocer distintas entidades oficiales sobre el número real de personas que se quedaron sin decodificador, la contraofensiva de las televisoras y la disputa electoral entre el PRI y el PAN en Baja California agarraron desprevenidos a los funcionarios de Cofetel.

Las repetidoras de Televisa en Tijuana incluyeron el siguiente cintillo en la pantalla de las televisoras:

“Dudas, quejas o aclaraciones, llama a Cofetel: 01800 200 0120 o al ayuntamiento de Tijuana (664) 8973 7000”.

Aunque no tuviera relación con la distribución de los decodificadores, la alcaldía de Tijuana, gobernada por el PRI, se convirtió en el epicentro de las protestas. Un funcionario de la SCT le confió a Proceso que cerca de 50 personas llegaron “acarreadas” para protestar.

Otras decisiones demostraron el tamaño de la “guerra”. Sin que estuviera en el programa del “apagón” analógico, una repetidora de TV Azteca suspendió su señal en Tecate, otra ciudad importante de Baja California. Los televidentes enfurecieron.

Desde la tarde del 28 de mayo, el alcalde priista de Tijuana, Carlos Bustamante, encabezó las protestas de decenas de vecinos que fueron a reclamarle a la alcaldía. Bustamente acusó al comisionado presidente de Cofetel, Mony de Swaan, de no haberle informado del evento y de haber recibido “amenazas” de su parte.

Los principales noticiarios de Televisa, TV Azteca, más las señales asociadas en televisión por cable, como MilenioTV, Efekto TV y otros medios electrónicos le dieron amplia cobertura a las protestas de Tijuana.

Desde el asesinato de Paco Stanley, en 1999, no se había visto una campaña tan fuerte de ambas televisoras en contra del gobierno y, especialmente, de la Cofetel, rememoró el especialista Gabriel Sosa Plata.

El 29 de mayo, en un evento organizado por la Cámara Nacional de la Industria de la Televisión por Cable (Canitec), el presidente de la República, Enrique Peña Nieto escuchó las quejas de los integrantes de este organismo vinculado a los intereses de Televisa.
El líder de esta cámara, Alejandro Puente –quien se ha reelecto indefinidamente desde 2003 al frente de Canitec– calificó el apagón como “un desastre” por “la falta de organización de Cofetel” y pidió la renuncia de Mony de Swaan.

En respuesta a estas protestas y “por instrucciones del presidente Enrique Peña Nieto” el titular de la  SCT, Gerardo Ruiz Esparza, instaló el 30 de mayo en Tijuana una “ventanilla de atención para usuarios que aún no cuentan con decodificador para recibir la señal digital en sus televisores” y le solicitó a la Cofetel la suspensión del “apagón analógico” hasta después del 7 de julio, fecha que finaliza el proceso electoral de Baja California.

Las presiones vencieron. La noche del viernes 31 de mayo, el pleno de la Cofetel decidió posponer para el 18 de julio el “apagón analógico” en Tijuana, en respuesta a la solicitud del IFE y resolvió liberar 15 millones de pesos más para “atender a las familias de escasos recursos que aquí aún no cuentan con el equipo” para ver televisión digital.

En respuesta a las televisoras, el pleno de la Cofetel informó que el calendario de “apagones digitales” no se modifica y que el Comité del Fideicomiso del Fondo de Cobertura Social de Telecom (Foncos) resolvió destinar 1,448 millones de pesos para las siguientes etapas para la liberación de la banda 700 Mhz en Monterrey, Ciudad Juárez, Nuevo Laredo, Mexicali y Reynosa.

También estableció la fecha del 17 de junio como límite “para que los concesionarios y permisionarios informen a esta comisión el canal que reintegrarán una vez que concluya la transición analógica en dicha localidad”.

Continúa mañana.

Anuncios

Una respuesta a “El “apagón” diferido en Tijuana, conjura digital (Primera Parte)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s