Twitter, la desnudez de los poderosos

Jenaro Villamil

Luz Maria Beristain #LadySenadora

Luz María Beristain, senadora del PRD por Quintana Roo, expuesta en redes sociales.

La hija de un ex procurador general cuyo desplante detona una ola de repudio al influyentismo y la salida de Humberto Benítez de la Profeco; la condonación a Televisa de una deuda millonaria al SAT que se ventila como un agravio más; la violencia de género entre una pareja de las dinastías hidalguenses del poder; la exhibición de poder y revancha de un ex presidente de la Suprema Corte de Justicia contra su ex pareja; y la justificación de una senadora del PRD que resultó peor que su coraje videograbado ante una línea aérea de bajo costo.

Estos son, por mencionar algunos, los casos más recientes que en el ágora twittera y mediática han acaparado la atención de los usuarios de redes sociales en las dos últimas semanas.

El Twitter se ha convertido, entre sus múltiples usos, en el coro griego de las tragedias y comedias de los poderosos. Como en el teatro helénico, aquí el coro no son simples “espectadores” impávidos sino participantes fundamentales de las obras. La diferencia es que ahora no son reyes, semidioses o dioses del Olimpo que pelean entre sí –aunque se comporten como tales- sino hombres y mujeres de poder que deciden exhibir la desnudez de su condición humana y son señalados, analizados y contrastados en las redes sociales.

Por su dinamismo, interactividad e, incuso, su condición de válvula de escape social, Twitter es un potente catalizador de este nuevo coro griego, que lo mismo promueve causas, denuncias, que trolea, critica, difunde rumores o comparte información que en los medios analógicos se pierden en el apagón cotidiano de la gestión y el control de la agenda.

Twitter también es la casa del jabonero: quien no cae, resbala. Y vaya si las lecciones han sido duras para quienes olvidan una máxima de la “sociedad/red”: la horizontalidad y rapidez de la interactividad hace perder a muchos la condición de intocables.

La desnudez de los poderosos se ejemplifica en hechos recientes:

a)     La denuncia en Facebook, Instagram y Twitter de la golpiza a Alexia Imaz, hija del titular del CISEN, Eugenio Imaz, por parte de Gerardo Saade Murillo, nieto del procurador general de la Repúbilca, Jesús Murillo Karam. La novedad en este caso fue que la víctima y su hermana rompieron una vieja regla del silencio entre las élites: la “ropa sucia se lava en casa”. En asuntos de violencia intrafamiliar y en contra de la mujer no hay estatus que valga.

b)    El caso de Genaro Góngora Pimentel y su ex pareja Ana María Castillo, acusada y encarcelada como presunta responsable de fraude. El prestigio del ex presidente de la Suprema Corte de Justicia se ha diluido conforme los detalles del caso abandonan el terreno del reality show y se convierte en un expediente de abuso de poder, tráfico de influencias y ostentación de recursos.

Por este suceso nos enteramos que un ministro retirado de la Suprema Corte recibe una jubilación de 375 mil pesos mensuales, más seguro de gastos médicos y pago de 44 mil pesos al mes, a dos asistentes. Gracias a sus amigos, Góngora Pimentel logró que de los 122 mil pesos de pensión que debía entregar para gastos médicos, manutención y servicios a sus dos hijos se le redujera a 13 mil pesos.

c)     #SATHazmeUnParo fue la expresión de repudio a la condonación de más de 3 mil millones de pesos a Grupo Televisa. Nadie puso en duda la “legalidad” de la medida, pero sí el ofensivo privilegio a una empresa que sistemáticamente ha recibido beneficios transexenales.

d)  Sin este antecedente, no se explica la rapidez con que el hashtag #MePongoPedoComoAzcárraga, se volvió Trending Topic en menos de una hora, a  raíz del triunfo del América sobre el Cruz Azul. El heredero del Tigre Azcárraga literalmente se “desnudó” en cadena nacional, para celebrar no sólo la victoria sino la frase “odiáme más” del equipo de Televisa.

Curiosamente, el episodio de euforia de Azcárraga Jean, transmitido en vivo por Televisa, no volvió a ser transmitido en la pantalla abierta. A cambio, las fotos se volvieron un registro del delirio involuntario en redes sociales.

e)     Y el episodio reciente de #LadySenadora. La legisladora quintanarroense Luz María Beristain Navarrete fue grabada en el momento de perder un vuelo en la aerolínea VivaAerobús. El episodio fue bien utilizado por la compañía para revertir la ola de quejas que ha recibido entre cientos de usuarios (1,174 quejas ante la Profeco) por retrasos, mal servicio, etc.

Ventaneada en Twitter, la senadora perredista optó por responder, pero su réplica resultó peor. Propuso como “broma” una fiscalía especial de protección a políticos frente a las denuncias y burlas en redes sociales y luego emitió un boletín para insistir que ella fue puntual, pero la aerolínea abusó.

En fin, aunque el “apagón analógico” haya sido suspendido en Tijuana, los políticos y hombres poderosos acostumbrados al viejo modelo de gestión de los escándalos mediáticos tendrán que irse acostumbrando a esta nueva dinámica del “coro griego” en la era digital.

Una respuesta a “Twitter, la desnudez de los poderosos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s