El doble filo de la Ley de Amparo: primer round entre Concesionarios y EPN (Segunda Parte)

Jenaro Villamil

Segunta parte del texto publicado originalmente en la Revista Proceso. Consulta la primera parte aquí.

La Fractura de las Bancadas

010903_vista_congreso1En medio de un intenso y público cabildeo de los grupos empresariales y los representantes de la “telebancada”, la Cámara de Diputados aprobó, en lo general, con 360 votos a favor, 70 en contra y 3 abstenciones el decreto que reforma, adiciona y deroga la Ley de Amparo, reglamentaria de los artículos 103 y 107 constitucionales. Fue la primera reforma a una ley con 76 años de antigüedad.

La discusión más fuerte se generó cuando discutían, en lo particular, el artículo 129. El panista Mario Sánchez, ex dirigente del Consejo Coordinador Empresarial, propuso modificar el dictamen de comisiones. Argumentó que un cambio así “dejaría sin protección efectiva a concesionarios de bienes del dominio directo en todos los casos”.

El coordinador de Movimiento Ciudadano, Ricardo Monreal, argumentó en contra del dictamen, pero advirtiendo que  un cambio así no sólo afectaba a los “poderes fácticos” sino a las comunidades agrarias, indígenas, ejidos ante actos de autoridad. “Se llevarán entre las patas también a las comunidades más pobres del país”, afirmó.

La votación sobre este punto fue muy cerrada: hubo sólo 18 votos de diferencia, 235 votos en contra de la modificación propuesta por el panista Mario Sánchez, 218 votos a favor y dos abstenciones.

Las fracciones de los partidos se dividieron. La “telebancada” que apoyó la propuesta de Sánchez votó en bloque, incluso, en contra de la línea de sus coordinadores: Jorge Mendoza, del PRI y ex directivo de TV Azteca, votó en sentido contrario a la mayoría tricolor; los 7 legisladores del Verde más vinculados a Televisa y a empresas de telecomunicaciones también se sumaron, como el caso de Javier Orozco Gómez, Carla Padilla, Mónica García o Federico González Luna.

Los legisladores de la “telebancada” votaron en el mismo sentido que muchos de los diputados de izquierda. La bancada del PRD fue la más dividida: 29 a favor de eliminar la figura de la “suspensión”, 49 en contra; en el PT 4 en contra y 9 a favor; mientras que los 17 del Movimiento Ciudadano votaron en el mismo sentido que la “telebancada”, pero con argumentos diferentes.

La minuta de la Cámara de Diputados llegó al Senado el 14 de febrero, día del Amor y la Amistad. Las cúpulas empresariales suspendieron la aguerrida campaña que traían en medios electrónicos y la misma Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión, organismo cúpula de los concesionarios, emitió un comunicado menos aguerrido que sus posiciones dos días antes.

El presidente de la CIRT, Tristán Canales, directivo de TV Azteca, afirmó que la defensa de sus intereses se hará “sin confrontarnos con la autoridad. Es decir, fortaleciendo el diálogo y asumiendo una colaboración respetuosa con las instituciones del Estado”.

La minuta se turnó a la Comisión de Justicia y el líder de la bancada del PRI, Emilio Gamboa Patrón afirmó que iban a revisar las “ocho modificaciones que se hicieron” y evitó especular sobre si se harán cambios a lo aprobado en Cámara de Diputados con una votación muy cerrada.

“Nadie nos va a presionar si es rápido o vamos a tardar”, afirmó Gamboa Patrón, identificado como uno de los legisladores más cercanos a los grupos mediáticos.

Por su parte, el presidente de la Mesa Directiva, el panista Ernesto Cordero, también reiteró que no existen “plazos fatales”. “Estas cosas se tienen que estudiar, se tiene que analizar con mucha calma y el Senado de la República así lo ha hecho y lo seguirá haciendo”, reiteró el ex precandidato presidencial del PAN.

Versiones de senadores integrantes de la Comisión de Justicia confiaron a Proceso que los cambios realizados en la Cámara de Diputados no se modificarán en el Senado, incluyendo el polémico tema de las suspensiones.

“Justos por Pecadores

La abogada Irene Levy, directora de Observatel e integrante del Consejo Consultivo de la Cofetel, y Jorge Alvarez Hoth, especialista en el sector y ex subsecretario de Comunicaciones, coincidieron en destacar que en estos cambios “pagan justos por pecadores” porque si bien se detienen a los poderes fácticos también se le otorga un poder extralimitado al titular del Ejecutivo federal.

Por su parte, Salomón Padilla, abogado y vicepresidente de la Asociación de Redes de Telecomunicaciones de México, que agrupa a los cableros más pequeños, es más pesimista frente a estos cambios.

“Si todos dicen que el gobierno federal está dominado por los poderes fácticos, por qué le das más poder al gobierno. Finalmente, acabará beneficiando a los poderes fácticos. A partir de ahora, no habrá manera de parar a Televisa en ninguna licitación. Si querían promover la competencia, esta no es la manera”, afirmó Padilla.

Irene Levy consideró que “sí se van a tener efectos positivos en cuanto a que se evita que algunas empresas especulen o presionen a través de la suspensión. Sin embargo, se corrige un problema, pero se crean otros”.

Entre esos problemas no resueltos Levy mencionó que aún no está claro qué sucederá si una empresa concesionara se ampara frente a una expropiación, no le dan la suspensión, no está claro cómo le van a restituir sus derechos o cómo el Estado va a indeminizarla. “No quedan claros los efectos en estos caos”, indicó.

“Le das demasiado poder al Ejecutivo federal porque ya no son suspendibles sus actos de autoridad. En términos jurídicos, existirá ahora una presunción de legitimidad en beneficio de la autoridad. Antes era en beneficio de los ciudadanos o los afectados”, señaló la especialista.

-¿Qué va a pasar entonces con las nuevas licitaciones?

-Hay que pedir decisiones más transparentes, consultas públicas y que la autoridad funde y motive su decisión. Esto hace más difíciles las licitaciones. Yo he recomendado en la Cofetel que sigamos los estándares internacionales en esta materia que recomiendan consultas públicas a los sectores involucrados.

-¿Cómo observa la reacción de los grupos mediáticos y de los empresarios?

-Es el primer round entre ellos y el gobierno federal.

Por su parte, Alvarez Hoth considera que se trata de aplicar la “ley del Péndulo”, ahora a favor del gobierno federal.

“Es una modificación trascendental de la relación de los poderes fácticos de cualquiera de estos sectores con el gobierno y el Estado mexicano, producto de una ley natural de la vida que se conoce como la ley del Péndulo y que simplemente señala que cuando las acciones se cargan demasiado de un lado, es inevitable que eventualmente se carguen demasiado del otro”, explicó.

En la Secretaría de Comunicaciones y Transportes el tema de los amparos y las suspensiones era “gravísimo” porque paralizaba a la autoridad en varios temas del sector, recordó Alvarez Hoth.

Salomón Padilla consideró que las diferencias surgidas antes de la aprobación de la ley es un “pleito arreglado” entre los grandes concesionarios y el gobierno federal.

“Imagínate si ahora se subasta la banda 2.5Ghz y el gobierno decide entregársela a Televisa. Ya no hay manera de parar esta decisión si la autoridad lo justifica como una medida de interés público. No habrá manera de parar o modificar una sola subasta”, explicó.

Para Padilla, “la jugada del PRI fue sensacional. Les hizo creer a algunos diputados que era el momento de parar a Televisa y a los poderes fácticos, cuando en realidad, se van a poner de acuerdo, pero ahora con las reglas de la presidencia de la República”.

Una respuesta a “El doble filo de la Ley de Amparo: primer round entre Concesionarios y EPN (Segunda Parte)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s