Telecomunicaciones y Peña Nieto, el pacto con alfileres (Segunda Parte)

Segunda parte del reportaje “Telecomunicaciones y Peña Nieto, el pacto con alfileres”. Consulta la primera parte aquí.

Promesas de Mayor Competencia

Eduardo Pérez Motta afirmó lo importante no es agregarle facultades a este organismo sino “cuidar las que ya tenemos por ley y que no se puedan erosionar a través de nuevas reformas”.

Otras partes medulares del Pacto por México, firmado el 2 de diciembre, prometen fortalecer las funciones de la Comisión Federal de Competencia, el organismo responsable de combatir las prácticas monopólicas, utilizar las bandas 700 Mhz y 2.5 Ghz para el acceso a la banda ancha en sitios públicos, “crear una instancia responsable de la agenda digital” y regular “a cualquier operador dominante en telefonía y servicios de datos”, en clara referencia al dominio de empresas como Telmex y Telcel.

En el caso de las CFC, el pacto promete dotarle de “mayores herramientas legales mediante las reformas necesarias para determinar y sancionar posiciones dominantes de mercado en todos los sectores de la economía, particularmente se le otorgará la facultad para la partición de monopolios. Se precisarán en la ley los tipos penales violatorios en materia de competencia y se garantizarán los medios para hacerlos efectivos, así mismo se acotarán los procedimientos para dar eficacia a la ley”.

Cuestionado sobre este compromiso, Eduardo Pérez Motta, actual comisionado presidente de la CFC, afirmó a Proceso que lo más importante no es agregarle facultades a este organismo sino “cuidar las que ya tenemos por ley y que no se puedan erosionar a través de nuevas reformas”.

Pérez Motta no mostró mucho entusiasmo con este compromiso. Relató que en Estados Unidos sólo se ha utilizado 3 veces en más de 100 años la facultad del organismo antimonopolios para partir empresas como en el caso de AT&T.

“Esta facultad se debe utilizar en casos verdaderamente excepcionales. Es más importante preservar la facultad que tiene la Comisión para incidir en los activos de las empresas monopólicas”, advirtió Pérez Motta.

En declaraciones a la agencia Bloomberg, Carlos Slim, presidente de Grupo Carso, afirmó en referencia indirecta a este tema:

“Necesitamos regulaciones que estimulen la inversión, que promuevan la cobertura y la competencia en todos los servicios. No necesitamos regulaciones que únicamente penalizan a las compañías por su tamaño”.

Entre los compromisos del Pacto por México no queda claro cuál será la posición del gobierno de Peña Nieto frente a la posibilidad del cambio de título de concesión de Telmex para ofrecer servicios de televisión restringida y competir en el mercado del triple play con Televisa y TV Azteca, sus adversarios frontales en este tema.

Por otro lado, el polémico tema de la banda 2.5 Ghz, detentada en su mayoría por la empresa MVS, se distendió por ahora, después del conflicto abierto entre funcionarios del gobierno de Felipe Calderón y el consorcio encabezado por Joaquín Vargas.

En su primera conferencia de prensa, el nuevo titular de la SCT, Gerardo Ruiz Esparza, dejó abierta la posibilidad de un arreglo con MVS, al afirmar que la administración de Peña Nieto “podría dar marcha atrás al proceso de rescate de la banda 2.5 Ghz del espectro radioeléctrico”.

Sobre el tema del cambio de título de concesión de Telmex, Ruiz Esparza fue aún más vago. Afirmó que la SCT “estará abierta” a las distintas posibilidades y dependerá de la posición de la empresa.

Nuevas Cadenas de TV

En el único asunto donde han sido más claros Ruiz Esparza y el propio Peña Nieto en entrevistas de prensa es en el de la licitación de dos nuevas cadenas de televisión.
El titular de la SCT, antiguo colaborador desde el gabinete de Alfredo del Mazo en el Estado de México, reiteró que la licitación de las dos cadenas será en los próximos 3 a 5 meses.

“Tenemos la instrucción de que en los próximos meses sacar la licitación de las dos cadenas de televisión digital, que será un evento sumamente importante para el país. Estamos analizando las bases de la licitación2, abundó Ruiz Esparza.

Las bases de licitación están en manos de los integrantes de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel). El proyecto ha sido impulsado desde principios de 2011 por su actual presidente Mony de Swaan, pero con múltiples obstáculos y diferencias con los otros 4 comisionados.

Al autorizar la fusión de Televisa y Iusacell, la Comisión Federal de Competencia puso como una de las 6 condiciones que se licitaran dos nuevas cadenas de televisión digital. El plazo límite para conocer las bases de licitación se cumplió el 30 de noviembre pasado, y no se cumplieron.

Al ser cuestionado sobre este tema, Pérez Motta comentó a Proceso que la licitación de las dos nuevas cadenas de televisión digital “es un compromiso que aplaudo” y constituye “una muestra de que ni el Poder Ejecutivo ni el Poder Legislativo se están haciendo bolas”.

-¿Tiene confianza en esta posibilidad a pesar de que se cumplió el plazo del 30 de noviembre y no estuvieron listas las bases de licitación? –se le cuestionó a Pérez Motta.

-Mire, hay declaraciones del presidente Peña Nieto en este sentido y además hay un calendario que ya estableció el nuevo titular de la SCT. Eso garantiza que, al menos, en este tema hay un compromiso claro.

Los futuros competidores de Televisa y TV Azteca en televisión abierta digital aún no se conocen. Hace seis años el Grupo Saba se asoció con General Electric-Telemundo para ingresar al mercado mexicano y fue bloqueado de una manera ostensible.

Al inicio del presente sexenio se mencionan entre los posibles interesados en una tercera y cuarta cadena televisiva al empresario Carlos Peralta, amigo personal de Peña Nieto, a Olegario Vázquez Raña, propietario de Canal 28 y de Grupo Imagen, a Juan Francisco Ealy Ortiz, presidente y director general de El Universal, a Alejandro Burillo Azcárraga, primo del actual presidente de Televisa, y hasta al empresario Jaime Camil, amigo también del nuevo mandatario.

Por esta razón, Emilio Azcárraga Jean intentó retirarse de la ceremonia del Palacio Nacional. Prefirió no hacer público su descontento frente al gobierno entrante. A cambio, logró otros cambios en un Pacto por México que promete muchas cosas y le podría garantizar a Televisa su principal proyecto: consolidar su expansión hacia las telecomunicaciones.

Una respuesta a “Telecomunicaciones y Peña Nieto, el pacto con alfileres (Segunda Parte)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s