Detenciones arbitrarias, la verdadera provocación

Jenaro Villamil

Como dos gotas de agua, las jornadas de protesta en la Ciudad de México y en Guadalajara el pasado 1 de diciembre tienen una similitud que hace pensar en una provocación armada, quizá desde los sótanos del poder político o de los cuerpos policiacos y parapoliciacos.

De acuerdo a los testimonios de varios de los participantes, en Guadalajara, después de pasar por la sede estatal del PRI se sumaron grupos de personas encapuchadas o con el rostro cubierto, dispuestas a armar destrozos en las instalaciones del tricolor y de Televisa-Jalisco. En la Ciudad de México, a la altura de Tepito y otros barrios del Centro Histórico comenzaron a salir jóvenes con palos, piedras y protagonizaron los destrozos que han dado la vuelta al mundo a través de las imágenes televisadas y decenas de fotografías.

Ninguna de las personas que protestaban sin violencia habían visto antes a los porros “sembrados”. Ni en las marchas del movimiento #YoSoy132 ni en las de los simpatizantes de Morena o en otros colectivos que salieron ese 1 de diciembre para expresar su descontento por la llegada de Enrique Peña Nieto al poder presidencial.

En ambos casos, la brutalidad y la torpeza policiacas quedaron documentadas en videos y cientos de fotografías que se están subiendo a Youtube, a Twitter, a blogs y a Facebook. En Guadalajara patearon a mujeres jóvenes. En la Ciudad de México los granaderos golpearon y detuvieron a muchos y robaron cámaras fotográficas a reporteros de agencias internacionales y periódicos.

La diferencia entre Guadalajara y la Ciudad de México es que en la capital tapatía el lunes 3 de diciembre fueron liberados 25 jóvenes detenidos, 8 mujeres y 17 varones, después del pago de una fianza que sumó en total 81 mil pesos, según la información local.

En la Ciudad de México se encuentran 67 personas detenidas, consignadas en el Reclusorio Norte y en Santa Martha Acatitla, pero un buen número han desmentido las versiones de la Procuraduría General de Justicia capitalina. A través de la prensa, el ministerio público del Distrito Federal ha dicho que recibieron 300 pesos para provocar los destrozos sin identificar quiénes fueron los “financiadores” del vandalismo. También lanzó la hipótesis de que desde dos semanas atrás se organizaron los actos vandálicos.

Es muy probable que estén en lo cierto: la ola pendenciera se armó con antelación. Lo que ha generado una ola de protestas, incluyendo la marcha de más de 2 mil personas el 3 de diciembre, es que la mayoría de los detenidos no son los responsables ni los artífices del pandillerismo.

Así lo declaró a varios medios, incluyendo el portal Animal Político, el abogado Armando Barrera, de Cause Ciudadano. Defensor de varios de los detenidos, Barrera informó que han sido acusados de delitos como alteración de la paz social, con el agravante de pandillerismo, equiparable a terrorismo. Por este delito pueden estar de 7 a 45 años en prisión.

“Una gran mayoría fueron detenidos por sólo transitar” en el momento del zafarrancho en las calles 5 de mayo, Madero, avenida Juárez y en la Alameda.

Animal Político entrevistó a Claudia Ovando, novia de Rodrigo Andrés Nieto, quien fue detenido junto con Juan Carlos Jiménez. Son jóvenes de Tabasco que andaban de compras en 5 de mayo.

“Estábamos en la calle 5 de mayo buscando dónde almorzar cuando en eso comenzamos a escuchar cómo venían personas corriendo. Cuando nos dimos cuenta prácticamente los granaderos estaban detrás”, relató Claudia Ovando, quien logró escapar de la razzia de los policías capitalinos.

La Unión de Juristas de México también emitió un comunicado para condenar “la brutalidad policiaca ejercida para reprimir la manifestación y la detención arbitraria ejercida” de decenas de jóvenes.

Este 4 de diciembre, Amnistía Internacional y Reporteros sin Fronteras, dos organismos internacionales también desacreditaron la versión de las autoridades ministeriales y policiacas que pretenden condenar a 67 personas, incluyendo a varios fotógrafos detenidos.

“Existen profundas dudas” acerca de las evidencias presentadas en contra de los detenidos, advirtió Amnistía Internacional.

A su vez, Reporteros sin Fronteras destacó que entre los detenidos se encuentran dos fotógrafos que estaban realizando su trabajo y no generando los destrozos que fueron ampliamente televisados.

Entre ellos, el joven Mircea Topoleanu, de 32 años, de origen rumano, y Brandon Daniel Bazán, de la revista Café Mx. También mencionan los casos de los fotógrafos agredidos Quetzalli González, de Nuevo Excélsior, Ana Cecilia Méndez, Alejandro González y Martín Salas, de Milenio Diario, y de Bernardo Montoya, de la agencia Reuters.

Otro testimonio en contra de la razzia que aplicaron las fuerzas policiacas es la del grupo de alumnos del Colegio de Literatura Dramática y de Teatro de la Facultad de Filosofía y letras de la UNAM. Emitieron una carta donde mencionan a varios jóvenes que fueron detenidos en la calle de Filomeno Mata, acusados de ser “vándalos” y “porros”. En realidad, son estudiantes y dan a continuación su número de cuenta.

Son los casos de Mónica Paloma Alvarado, Daniela Sánchez Ríos, Valentina Guerrero, Fernanda Preciado Castillo y su madre Guadalupe Castillo Martínez (también detenida), Gisella Moreno Mejía, Enrique Culebro, Francisco Torres Pacheco, Luis Manuel Salazar, Marina Muñiz Nieto y Gustavo Arteaga.

Todo parece indicar que la provocación fue armada no sólo para generar la imagen de violencia pendenciera (ampliamente difundida en los noticiarios de televisión abierta y de paga) sino para detener a jóvenes que han participado en otros muchos colectivos que nunca han lanzado bombas molotov ni su afán es generar destrozos en comercios o en la recién remodelada Alameda.

Estamos, quizá, ante el germen de un movimiento como el que dio origen al #YoSoy132 después del “viernes negro” de Peña Nieto en la Universidad Iberoamericana o en la contraparte más represiva y perversa: un “halconazo” al estilo de junio de 1971 para justificar una ola de arbitrariedad y represión para generar miedo y persecución selectivas.

Hay demasiados elementos para advertir que la tentación represiva es un bumerang peligroso.

6 Respuestas a “Detenciones arbitrarias, la verdadera provocación

  1. EPN es el responsable de todas las detenciones, tiene tanto rencor hacia los #132 que esta es su oportunidad de vengarse. Vuelven las viejas mañas del PRI.

  2. ¡Excelente análisis Jenaro!

  3. Sin duda alguna el dinosaurio esta ahi, me recuerda el batallon olimpia del 68 con el guante blanco y los halcones del 10 de junio,solo falta el maldito judio de savludozky diciendo “Los estudiantes estan agrediendo al ejercito”

  4. amadore amigo de todos

    por eso es muy importante hacer notar que la mayoria de politicos esta empezando a lamerle las suelas al desgobierno pri (espurio y usurpador) entrante, el cual estamos seguros es el causante de los destrozos y de los demanes en la ciudadela y en guadalajara, jenaro como siempre tan imparcial, se te estima y lo sabes, en fin saludos cordiales,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s