Paradojas del Poder del Rating tras el fin de la docena panista

Comparto algunos apuntes iniciales, a punto de culminar los doce años del PAN en la presidencia de la República y el retorno de un político priista a Los Pinos. Las paradojas son muchas, pero aquí enuncio algunas que merecerán un análisis más amplio. Esta es una invitación a nuestros lectores a enriquecer esta reflexión.

1.-Fue el Poder del Rating lo que llevó a Vicente Fox a la presidencia de la República y ese mismo poder el que permitió el ascenso de Enrique Peña Nieto. Un poder que vació de contenidos a la sociedad política para someterse a los valores, métodos y costos de la sociedad mediática. Calderón quiso aplicar la misma fórmula en una presidencia sin rating desde el principio. No tuvo ni la fortuna ni el carisma. Lo que hizo fue debilitar lo que quedaba de fortaleza en una presidencia damnificada por los excesos y la ineficacia foxistas.

2.-Un ágrafo que presumía su ignorancia y la convirtió en el “secreto” de su carisma ante las audiencias masivas (Vicente Fox) creó el precedente para que un iletrado vergonzoso que confía en su buen encuadre telegénico (Peña Nieto) llegara a la presidencia. Son dos caras de una misma moneda. Por eso Fox decidió derrumbar el último gramo de prestigio que le quedaba. De ser el protagonista de la alternancia, Fox se convirtió en el sometido gerente de la presidencia corporativa de Peña Nieto.

3.-En la docena panista Televisa dejó de ser el “soldado del PRI”, pero no cambió a “soldado del PAN”. Al contrario, convirtió al PAN, al PRI y al PRD en sus soldados. La presidencia de la República y sus réplicas estatales (los gobernadores) se transformaron en un terreno colonizado por el poder ejercido entre quienes monopolizan al “dios oculto” de la eficacia política efímera: el rating.

4.-Calderón logró una operación digna de un análisis histórico y de comunicación más profundo: de la ilegitimidad pasó a la impopularidad más grande, a pesar de destinar el presupuesto más ostentoso en toda la historia para promover su figura en los medios masivos. Ahí están sus “cadenas nacionales”, sus spots, sus teleseries, los telemontajes al estilo García Luna, los favores múltiples a las televisoras, radiodifusoras y sus principales figuras. La teleadicción de Calderón no evitó el derrumbe del PAN: se convirtió en la tercera fuerza política, una hazaña que ni el PRI vivió en el 2000.

5.-Peña Nieto cosechó la decepción frente a la alternancia y el miedo ante una izquierda lopezobradorista convertida en demonio telegénico. El rating de López Obrador se construyó a pesar del veto televisivo. Pero tardíamente ese mismo movimiento tomó como bandera la democratización de los medios. De hecho, siempre pensó que era una demanda secundaria. Una mala lectura de que sólo señalando a “la mafia del poder” (incluyendo a algunos dueños de los medios) permitiría el apoyo social a la transformación política, impidió incorporar a los seguidores y simpatizantes de la izquierda en un movimiento en favor de democratizar El Poder del Rating. Peña Nieto y sus asesores hábilmente utilizaron hasta el exceso la necesidad de sometimiento y los miedos inducidos de amplios sectores de la sociedad mexicana que están subordinados a la fábula mediática. Realmente, no tuvieron ningún contrapeso político. Hasta los gobernadores de las izquierdas utilizaron este mecanismo. “No hay de otra. Quien no está en la televisión no logra ningún triunfo”, es el axioma más común y socorrido de esta lectura de real politik mal entendida.

6.-Quien hace la ley, crea la trampa, reza un viejo dicho. Eso sucedió en México en los últimos cinco años. La prohibición de compra-venta de tiempo-aire en los medios electrónicos, vendida en la reforma electoral de 2007-2008 como un gran logro del Congreso, del gobierno de Calderón y de la clase política que no “se arrodilló” frente a las televisoras (Televisa y TV Azteca juntas) se transformó en la peor trampa. Peña Nieto desde 2005 demostró que se podían comprar espacios en noticieros, espectáculos y hasta en deportes impunemente. Se volvió no una excepción sino en una regla. Todos los gobernadores firmaron convenios para convertir a la pantalla en un supermercado de sus vanidades, a costa del erario público.

7.-El Poder del rating no se democratiza con leyes cosméticas. Se necesita refundar el régimen de medios de comunicación en México. Ni expropiaciones ni promesas de competencia que acaban por ser una nueva fórmula para monopolizar a la opinión pública. El PAN no democratizó los medios. Por el contrario, permitió que funcionaran como empresas mucho más dominantes que en la era del régimen priista. El priismo operó para controlar a los medios. El panismo vuelto gobierno operó para que los medios electrónicos controlaran su agenda. Y, además, les destinaron miles de millones de pesos.

8.-La corrupción es el spot más vendido y el más traicionado. Fox prometió acabar con las “tepocatas” y “víboras prietas” de la era priista. Terminó refundado su propia parcela familiar y de socios altamente corruptos. Calderón hizo campaña presumiendo “manos limpias” en su gobierno  y culminó el sexenio con las manos ensangrentadas. Peña Nieto, producto de la corrupción de una clase política impune en el Estado de México, ofrece el caramelo envenenado de una Comisión Nacional Anticorrupción. Otro spot para enajenar los que prefieren el cinismo o el autoengaño. Ni el PRD ni el lopezobradorismo lograron demostrar, fehacientemente, que estaban en contra de esta tremenda rémora de nuestro sistema político. La corrupción es el gran encubrimiento del Poder del Rating.

9.-La libertad de prensa y de expresión no es un logro atribuible al PAN sino a la crisis del sistema político mexicano. Paradójicamente, en ningún otro periodo como en esta docena ha habido tantos periodistas amenazados, asesinados, desaparecidos y tantos medios autocensurados. Y los casos más dramáticos se registran ahora en los feudos territoriales gobernados por el PRI. Ahí está el caso dramático de Veracruz. Un gobernador que despilfarra el erario para el culto a la personalidad en medios electrónicos, mientras la entidad vive el periodo más oscuro en materia de libertad de prensa.

10.-No todo ha sido negro. Una paradoja interesante operó en estos doce años de panismo y hegemonía del Poder del Rating: justo cuando llega al poder un político concebido, construido y protegido desde los grandes medios analógicos (Peña Nieto), amplias franjas de la sociedad mexicana transitan hacia un modelo digital, interactivo, convergente. Los más jóvenes, urbanos, los más vinculados a la otra cara de la “aldea global”. Es el único proceso que se ha realizado al margen de la sociedad política y del criterio dominante del monopolio televisivo. Sin embargo, a este proceso le falta un punto fundamental: compaginarlo con el derecho a la información.

Sobre esto hablaremos, en otro breve ensayo.

2 Respuestas a “Paradojas del Poder del Rating tras el fin de la docena panista

  1. Reblogged this on entropia and commented:
    Add your thoughts here… (optional)

  2. Reblogged this on Angelalbert0's Blog and commented:
    Add your thoughts here… (optional)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s