Televisa, el monopolio es el mensaje

La primera marcha de #YoSoy132 durante el verano.

Antes de la irrupción del movimiento #YoSoy132, en plena campaña presidencial, un fenómeno agudizado en los últimos meses despertó los focos rojos al interior de Televisa: el gigante estaba perdiendo aceleradamente a las audiencias menores de 25 años, urbanas, con preparación universitaria y, lo peor de todo, de clases media y media alta.

En otras palabras, el Canal 2 de Televisa ya no les dice nada (o muy poco) a los adolescentes y jóvenes de ahora que serán los futuros adultos y consumidores de información y publicidad mexicanos en los siguientes diez años.

A pesar de iniciativas como los Espacios o los “encuentros universitarios” (perfectamente controlados y con guión previo), Televisa se encuentra ante la primera generación de audiencias que mandará a Chabelo al baúl de los recuerdos, que ya no escucha a Luis Miguel, que no está esperando hacer casting para el Big Brother y que Carlos Loret les resulta más aburrido que Wherever Tomorrow.

Ni los gustos musicales ni las películas ni las modas y mucho menos la información se define en función de los contenidos de la televisión abierta mexicana para esta minoría de jóvenes que tienen acceso a otras fuentes y canales de expresión. Televisa es una referencia del establishment y TV Azteca se ve como una muestra de la vulgarización del mismo modelo.

Desde 2009 a la fecha, las nuevas plataformas de comunicación interactiva, especialmente Facebook, Youtube y Twitter, irrumpieron en este mismo sector como alternativa, como medio y como plataforma de información en sí mismos. Televisa ya era considerado como un monopolio con una agenda muy específica: llevar a su candidato a la presidencia de la República.

De pronto, los creativos de Televisa se dieron cuenta de algo más grave de lo que imaginaban: “lo de hoy” era estar en contra de Peña Nieto y de los productos del canal de las Estrellas. La rebelión sigilosa e invisible para la pantalla comercial era en contra de la monopolización de los contenidos y la pretensión uniformadora de la agendas de cultura de masas.

El episodio del ex gobernador mexiquense en  la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, en diciembre de 2011, clarificó esta tendencia. Ocho de cada diez mensajes en Twitter y más del 70 por ciento de los videos de Youtube y de las referencias en Facebook eran una burla a la ignorancia de Peña Nieto. #SoyProle se convirtió no sólo en Trending Topic sino en definición política de una generación frente al fenómeno mercadológico.

Cuando irrumpió el movimiento #YoSoy132 era muy claro que, en cualquier circunstancia, la rebelión silenciosa iba a tener rostros y a tomar la calle. El equipo de Peña Nieto y Televisa nunca imaginaron que un evento en la Universidad Iberoamericana derivaría en el dolor de cabeza reciente: la exigencia de democratización de los medios de comunicación.

Desde que nació el movimiento #YoSoy132 se apresuraron a minimizarlo, a relativizarlo y a partidizarlo. “Son manipulados por López Obrador”, “han sido infiltrados por Atenco”, “ternuritas que no saben para qué intereses trabajan”, “son una moda”, etc.

A pesar de todo y sin la milésima parte de los recursos de una campaña presidencial, los integrantes del movimiento se organizaron, se fragmentaron y deliberaron, pero, sobre todo, se convirtieron en un mensaje en sí mismo, la contraparte del monopolio mediático y político.

El primer ensayo para debilitar y fracturar a un movimiento tan heterogéneo como la propia composición social de sus integrantes, ocurrió a través del caso de Saúl Alvídrez, uno de los creadores del concepto #YoSoy132 desde el ITAM. El golpe fue en redes sociales y en algunos medios de comunicación masiva. Era un anuncio de lo que podía venir.

A pesar de eso, #YoSoy132 no abandonó el eje central a partir del cual ha construido una causa social y generacionalmente extendida: la democratización de los medios. Y como derivación de este tema, la denuncia a la concentración y al poder monopólico de Televisa, el ícono empresarial de este modelo.

En vísperas de la toma del poder de Peña Nieto, Televisa ha ensayado una nueva fórmula para demostrar que es un monopolio amable y hasta “radical chic”. Inventaron en el peor horario (domingo a las 22 horas) y en el canal de menos audiencia (Foro TV) un programa de debate con jóvenes “rebeldes” para demostrar que la empresa de Emilio Azcárraga Jean está dispuesta a la apertura.

El experimento fue un éxito en redes sociales por la polémica generada en torno a la figura de Antonio Attolini, ex vocero del #YoSoy132, un joven con facilidad para la polémica y el debate. “No queremos Attolini con el dedini”, twittearon infinidad de usuarios para desmarcarse del caramelo envenenado que Televisa planteaba.

Pronto quedó claro que no se trataba de un asunto de libertad de expresión sino de congruencia. Los caballos de Troya ensayados por Televisa han resultado ser caballitos de papel. Atractivos para quince minutos de fama efímera. Ineficaces para recuperar credibilidad.

La primera emisión del programa Sin Filtro prácticamente pasó desapercibido entre las mismas audiencias jóvenes que ha perdido Televisa en los últimos años. El tema fue, precisamente, la democratización de los medios. Un debate de café en cualquier universidad privada hubiera estado más coherente que esa emisión.

Parafraseando a McLuhan, el problema no es que el medio sea el mensaje sino que el monopolio quiera dar un mensaje incongruente con su naturaleza. Ahí radica la falta de credibilidad de este intento reciente por recuperar de lo perdido, lo que aparezca.

7 Respuestas a “Televisa, el monopolio es el mensaje

  1. lilia bustamante mendizabal

    excelente articulo este pais te necesita jenaro gracias

  2. En todo negocio no importa tanto el estado actual de la empresa, como las tendencias a futuro. Para Televisa, esa tendencia no es lo que sus accionistas desearían y están urgidos de un cambio radical, o bien, como estrategia ya comprobada a lo largo de su historia, mantener a raya toda posible competencia por los medios que sean necesarios (telebancada, extensión de concesiones, control de frecuencias, etc., todo ello conseguido a través de sobornos, cohechos, amenazas, complicidades y toda una gama de “tácticas de guerra”). Pero el tiempo se les termina ante el boom de medios alternativos que, a decir verdad, están en la mira de otros privilegiados conservacionistas que ya no saben qué hacer para obstruir su crecimiento y diversificación.

    Como todo buen empresario, Azcárraga podrá optar por seguir la línea de “si no puedes con ellos, únete” (o cómpralos), pero ya se habrá dado cuenta que no todo se resuelve con dinero cuando la credibilidad va en picada sin nada que la detenga. Ante patadas de ahogado por las expectativas a futuro, sólo les queda insistir en la conformación de una especie de dictadura de medios estilo comunista que prohíba de plano toda forma de competencia que no se ajuste a la línea editorial de los intereses de la oligarquía dominante.

  3. ES MEJOR DECIR TELEVISA EL MONOPOLIO DEL PILLAJE

  4. televisa hizo lo contrario del caballo de troya: salio de un burro de papel un titere de trapo como presidente.

  5. corrección: es Werevertumorro, saludos!

  6. ¿”Sin Filtro” o “Sin Rating”? Despues de que Televisa se compro su Attolini, es de suponerse que ahora buscaran comprarse sus Tamalinis y sus Guajolotinis. Los cuales pueden resultar en ex-prensa libre, ex-activistas sociales, ex-periodistas de libre pensamiento, etc. Es costumbre de Televisa comprar a sus criticos o personajes que consideran peligrosos, como lo documenta el libro “Los Amos de Mexico”. Lo que falto decir en el libro es que sucede con aquellos que no logran comprar o cazar con alguna de sus mujeres (Hector Suarez, Gutierrez Vivo, Lydia Cacho, Carmen Aristegui, Hector Bonilla, etc). Esta publicacion debe ser actualizada.

    Por cierto que las Estrategias de Guerra que utilizan tanto las televisoras como empresas coludidas, estan documentadas en los libros “El Arte de la Guerra para Ejecutivos” de Donald G. Krause y “Las 33 Estrategias de la Guerra” de Robert Greene.

    ENCUESTA – ¿Que TableDance es el mejor de Latinoamerica?:

    – Angelo’s – Caracas, VE.
    – Fase II – Medellin, CO.
    – Televisa, MX.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s