“Apaga la tele, enciende tu mente”, la propuesta para este fin de semana de #YoSoy132

por Arturo Loría

Tras las multitudinaria marcha llevada a cabo el pasado miércoles 23 de mayo, una de las primeras acciones del movimiento #YoSoy132 ha sido convocar a un apagón de la “teledictadura” por 48 horas.

A través de un comunicado que circula por redes sociales y que es posible encontrar en el sitio oficial del movimiento, proponen apagar el televisor este sábado 26 y domingo 27 de mayo para demostrar “quién tiene el control”.

“Apaga la tele, enciende tu mente”, es el lema con el que se promueve esta iniciativa y que  propone emplear estos dos días para: “leer un libro, salir a pasear, pasear a tu perro, platicar con la familia/amigos, ir a museos, al parque, que México demuestre que puede ser libre y que puede pensar por su propia cuenta”.

Sigue leyendo.

4 Respuestas a ““Apaga la tele, enciende tu mente”, la propuesta para este fin de semana de #YoSoy132

  1. Todos unidos por un mexico con transparencia en la informacion transmitida por los medios basta de omicion de la informacion.

  2. amadore amigo de todos

    solo asi saldremos del abismo en que nos han metido estos mugrosos politicos salu2 afectuosos

  3. “Teletirania”: Un excelente trabajo periodístico. La frase “El Show de la Justicia” ademas de gracioso se presta para la manufactura de otras frases por el estilo:

    Brozo y Broza en el Show de la Justicia … A luchar por el Rating.

    De verdad que en Mexico tenemos cada personaje que ni siquiera es capaz por si mismo de diseñar sus propias practicas de acoso y espionaje. Tienen que copiarle a alguno de los Dictadores de Latinoamerica o a algun empresario de Cuello Blanco de nuestros vecinos del norte.

  4. *** LA GUERRA CONTRA LAS ESTRELLAS ***
    *** EPISODIO III – LA HORMIGA CONTRAATACA ***

    LA VIDA EN SERVICIO Y COMBATE

    Tengo una asignacion para trabajar con una maquinaria muy especial que no conozco muy bien del todo. Sin embargo, uno de nuestros mejores clientes ha pedido a la compañia que el trabajo lo realice yo. Ya he trabajado en otras ocaciones con este cliente, pero hago la advertencia que no conozco muy bien el tema, pero aun asi me envian al servicio.

    Me gana la curiosidad, asi que me llevo una Hormiga Atomica para probarla, pero lo hago sin el permiso del area de mantenimiento de los rebeldes.

    Una peculiaridad de este cliente, es que ahi trabaja una chica muy linda que aunque siempre me ha gustado mucho, nunca hemos podido llevarnos bien. Ella aparentemente muy conservadora y yo todo lo contrario. Ha ido escalando puestos y actualmente es jefa del area donde me toca realizar el servicio. De hecho, este cliente suele emplear a muchas chicas lindas, que circulan dentro y en las cercanias de sus instalaciones.

    Al presentarme en el area me recibe uno de sus subordinados que porta una armadura que mas que montacargas, parece de combate. Es enorme. Mucho mas grande que mi Hormiga Atomica. Con el se encuentran otros empleados mas, que parecen portar armaduras montacargas. Empiezo con la revision de la maquinaria y las cosas parecen algo complicadas.

    Conforme pasan los dias, la situacion se va controlando, pero no es facil. Ademas de la complejidad del tema, tengo que soportar los ataques del Imperio por todas partes en el camino de ida y regreso a la base y a casa. Debo responder a cada embestida, pues he notado que si no contraataco, los ataques se tornan cada vez mas y mas peligrosos. Es como cuando un Bulling te ataca, si lo dejas avanzar, cada vez se pone mas y mas violento hasta que acaba contigo. Pero si le das, huye llorando a acusarte con su pandilla.

    Ademas de eso, los empleados de servicio se van portando cada vez mas y mas hostiles. Varios de ellos me han golpeado “accidentalmente” y a mi tambien se me ha salido uno que otro golpecito “accidental”, lo que no les ha gustado mucho. Pero hoy parece diferente. El ambiente se siente tenso y bastante pesado. De repente siento un golpe que es mas fuerte de los que me han estado dando aqui.

    – AUH !!! Ese me dolio. Quien fue?

    Pero luego otro, y otro, y otro, y otro. Entre los empleados de servicio hay esclavos de combate. Es una trampa. La maquinaria empieza a portarse inestable. Trato de controlarla al mismo tiempo que soy atacado. Envio un mensaje solicitando ayuda. Los esclavos de combate no parecen ser topos del Imperio, sino gente del cliente. El cliente es aliado del Imperio. ¿Como funcionan las armas de esta cosa?

    “Sal de ahi. El tiempo acordado para el servicio ha finalizado.”

    Es la despachadora. Logro estabilizar temporalmente la maquinaria, pero requiere de atencion. Asi lo informo a la despachadora y salgo rumbo a la base. Al llegar a la compañia soy recibido por topos del Imperio que continuan con los ataques. Debo pelear y neutralizar a los topos, pero sin armamento. Me entero que en las instalaciones del cliente han desestabilizado la maquinaria nuevamente. Eso va a explotar. Y si … exploto.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s