La Jornada y Letras Libres, el Impacto y el Desenlace de un Litigio

Jenaro Villamil

Fuente: nexos.com.mx

La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia deberá resolver a partir de este miércoles un largo litigio de siete años entre el periódico La Jornada y la revista Letras Libres en torno a un artículo publicado en esta última por Fernando García Ramírez, en marzo de 2004, donde acusa al diario dirigido por Carmen Lira de ser “cómplice del terror” de ETA, el grupo separatista vasco, y cuestionó un acuerdo de colaboración firmado entonces por La Jornada y el periódico Gara “periódico del brazo político de ETA”.

La Jornada se inconformó con estos juicios. Desde entonces pidió que el autor del artículo se retractara o aportara las pruebas de sus afirmaciones. Al no ocurrir ni lo uno ni lo otro, La Jornada demandó por daño moral a Letras Libres.

En este periodo, ha habido cuatro resoluciones judiciales: dos favorables al periódico dirigido por Carmen Lira y dos a favor de la revista encabezada por Enrique Krauze. La última sentencia fue la del 7 de abril de 2010, de la Décima Sala Civil del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal que le dio la razón al argumento de Letras Libres que defendió el artículo al amparo de la libertad de expresión.

Los abogados de La Jornada promovieron que la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia atrajera desde noviembre del año pasado el juicio que tiene una extraordinaria importancia por las siguientes razones:

Sigue leyendo.

2 Respuestas a “La Jornada y Letras Libres, el Impacto y el Desenlace de un Litigio

  1. así como Los Gracos, en la antigua Roma, no tenían cara para quejarse de “sedición”; así La Jornada tiene poca cara para quejarse de difamación, pues es un órgano que, tratándose de sus filias y fobias, no para en mientes para difamar, y no hablo de oídas, fui víctima de sus úkases proletarios, como se puede ver en http://www.etcetera.com.mx/articulo.php?articulo=8276

  2. En repetidas ocasiones y en medios masivos, tanto Televisa como sus aliados, socios o esclavos mediaticos, además de autodenominarse “los buenos”, hacen gala de despotismo y control casi abosuluto de cualquier empleado gubernamental, sin importar el color del partido al que pertenezca. Durante la guerra entre Televisa y TELMEX fue puesta en evidencia la forma en la que confunden la libertad de expresión con la “libertad de presión”. De hecho, pareciera que todo su grupo se siente propietario de dicho derecho que en realidad es derecho constitucional de todos los mexicanos. La forma que intentan amordazar, vetar y hasta “correr del país” a todo aquel que se les oponga o los critique, es evidencia clara de AUTORITARISMO y prácticas REPRESORAS.

    Es increible que acusen a alguien de terrorismo, cuando ellos mismos han sido acusados de TERRORISMO LABORAL y de práctica de MOBBING que es PSICO-TERRORISMO.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s