Bejarano, el profesor que sobrevivía a todo

Jenaro Villamil

(Texto publicado originalmente en Proceso, No. 1460).

 

Nunca dejó de estar en el PRD y menos de ser el hombre más poderoso de las tribus capitalinas. Su reaparición pública y su reingreso a la dirección nacional de su partido, confirman lo que a continuación se narra: la increíble capacidad de sobrevivencia de un político que vivió el escarnio de los videoescándalos del 2004… y que pusieron a prueba su sobrevivencia.

Imagen: proceso.com.mx

Eran los tiempos del Partido Mexicano de los Trabajadores, a finales de los setenta. Se había convocado a “una misa”, expresión en clave para citar a las reuniones del Comité Ejecutivo y para que los espías de entonces no supieran dónde se congregaban y quiénes participaban. René Bejarano, un joven estudiante de economía que formaba parte del Comité de Relaciones Obreras, estaba convocado. No llegó. Alguien notificó que había sufrido un accidente automovilístico. Jorge Villamil Rivas, responsable de Educación y Capacitación Política, y Alfredo del Valle, su insustituible colaborador, fueron comisionados para indagar qué le había sucedido al “compañero Bejarano”.

Acudieron a un hospital capitalino, donde les informaron que el Volkswagen de quien mucho tiempo después sería dirigente de la Unión Popular Nueva Tenochtitlan (UPNT), había quedado destrozado y que su conductor murió. Conmovidos, Villamil y Del Valle buscaron en la morgue el cuerpo de Bejarano. No lo hallaron.

En la “misa” siguiente, Bejarano apareció sorpresivamente. Le preguntaron qué había sucedido porque ya lo daban por muerto o desaparecido. Explicó que el carro se lo había prestado a un amigo y que por eso se había salvado. Para eliminar la tensión, Villamil Rivas bromeó: “No andaba muerto, andaba de parranda”. Por supuesto, a Bejarano no le hizo gracia la ocurrencia.

Desde entonces, quienes lo conocieron en sus inicios de activismo político afirman que Bejarano tiene un extraño sino: cada vez que lo dan por muerto, resurge de sus cenizas, y con mayor poder que antes. Así ocurrió cuando lo expulsaron del comité de base del PMT de la UAM-Iztapalapa y luego se integró a la corriente obrerista de Max Ortega dentro del mismo partido. Algo similar sucedió cuando abandonó el PMT para fundar el Partido Socialista Unificado de México (PSUM), de donde salió derrotado políticamente para seguir a Alejandro Gascón Mercado en la fundación del Partido Socialista Revolucionario (PSR), a principios de los ochenta.

Años después, Bejarano se integró al Partido Mexicano Socialista (PMS), para convertirse en un importante líder vecinal y magisterial, y más tarde fundó el Partido de la Revolución Democrática (PRD), del que ha sido líder en el DF y diputado federal, así como director general de Gobierno de la ciudad, secretario particular de Andrés Manuel López Obrador durante la jefatura de Gobierno de 2000 a 2006 y cabeza de una de las fuerzas más poderosas del partido, la Corriente de Izquierda Democrática.

 

Un Dirigente Pragmático
La suspicacia siempre acompañó su carrera política. A su paso como diputado federal, fue acusado de pactar con el entonces titular de la Secretaría de Educación Pública, Ernesto Zedillo, viejo conocido suyo del Instituto Politécnico Nacional, para apoyar las reformas educativas, a cambio de recibir fondos para el reparto de desayunos escolares del DIF a precaristas. Su método fue el de siempre: amenazó con llevar a juicio político a Zedillo, en septiembre de 1992, porque, según Bejarano, tenía pruebas de que hubo un sobreprecio de 20% en el costo de los polémicos libros de texto que provocó “un negocio muy lucrativo para unos cuantos”.

Su actitud cambió después de sostener una reunión privada con Zedillo.
Rememorando esa etapa, Rosalbina Garavito, excoordinadora de la fracción de 40 diputados del PRD en la LV Legislatura, confiesa: “No lo comenté con nadie, pero siempre sospeché algún arreglo con el entonces secretario de Educación Pública, Ernesto Zedillo. Ignoro si así fue y, en su caso, en qué haya consistido el arreglo”.
José Luis Hernández, fundador y exdirigente del PMT, recuerda que a él le correspondió afiliar a René Bejarano a finales de 1977, durante un evento en el Hotel de México, presidido por Luis Villoro, uno de los intelectuales que se integraron a la aventura política de Heberto Castillo, Demetrio Vallejo y decenas de exdirigentes estudiantiles de 1968.
“Yo era presidente del Comité de Iztapalapa. René y yo éramos condiscípulos de economía en la UAM-Iztapalapa. Junto con él afilié a otros maestros y alumnos, como Dinora Sotre, Cristina Montaño, Juan Castaigns, quienes formaban parte del Comité de Base de la universidad.
“En esa época, René Bejarano era otro. No se amoldaba a nuestro estilo. Nosotros éramos muy tactistas y él más pragmático. Bejarano se comprometía a algunas cosas y después no cumplía. No le gustaba perder las discusiones internas. Vivía entonces en San Juanico, en una casa de estudiantes. Todavía no era el líder que llegó a ser después”, refiere Hernández, autor del libro Cuando correteábamos utopías, un recuento de las historias que llevaron del PMT al PRD.
Bejarano fue expulsado del Comité de Base en 1978, pero posteriormente apareció como integrante del Comité de Relaciones Obreras del partido. Formaba parte de la corriente de Max Ortega. Junto con él, propuso la formación de un sindicato único de maestros universitarios. El exlíder ferrocarrilero Demetrio Vallejo, el segundo dirigente más importante del partido, se opuso a esa propuesta. Lo acusó de querer favorecer a la corriente de Evaristo Pérez Arreola y de pretender reproducir el corporativismo priista. Eduardo Valle, El Búho, fue el encargado de polemizar y derrotar en el partido la propuesta de Ortega-Bejarano. La derrota interna de ambos fue uno de los factores que determinó su posterior salida.
Hernández recuerda que Bejarano abandonó las filas del PMT durante las pláticas de fusión de la izquierda con el Partido Comunista y otros grupos más pequeños, como el Movimiento de Acción Popular (MAP) y el Partido del Pueblo Mexicano (PPM). Bejarano estuvo en contra de la negativa de Heberto Castillo a integrarse al naciente organismo. Así lo expresó en el IV pleno del Consejo Nacional. Decidió salirse e integrarse al naciente Partido Socialista Unificado de México (PSUM), en 1981.
En el PSUM, se sumó a la corriente de Alejandro Gascón Mercado, el “primer alcalde marxista-leninista” en México y opositor al secretario general Pablo Gómez. En una entrevista con el reportero Óscar Hinojosa (Proceso 407), Gascón Mercado subrayó que entre los aliados a su corriente estaban tanto militantes del PCM -tal era el caso de Paquita Calvo- como del PMT -por ejemplo, “Max Ortega, Adela Salazar y René Bejarano”. Este último decide enseguida salirse del PSUM y seguir a Gascón en la fundación del Partido de la Revolución Socialista (PRS).
En 1987, se convierte en activo impulsor del Partido Mexicano Socialista (PMS), que posteriormente daría origen al Partido de la Revolución Democrática (PRD), junto con la Corriente Democrática de Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo, escindida del PRI.
Bejarano, en ese momento, ya no era un líder magisterial de segundo nivel, sino un dirigente vecinal capitalino, gracias a la Unión Popular Nueva Tenochtitlán (UPNT), fundada en 1985, a raíz de los sismos que sacudieron a la Ciudad de México.

UPNT, Clientelismo y Redes
La Unión Popular Nueva Tenochtitlán (UPNT) aglutinó a cientos de damnificados de los sismos de 1985. José Luis Hernández volvió a encontrarse allí con René Bejarano. La UPNT se dividió muy pronto por diferencias internas. Bejarano y su esposa, Dolores Padierna, se quedaron con el control de la UPNT del Centro Histórico de la Ciudad de México.
En esa época, “vi algunas cosas que me parecieron irregulares dentro de la unión”. Ejemplifica: “Ellos tenían de 20 a 30 denuncias de gente que se sentía utilizada clientelarmente”. Además, Bejarano presumía en privado de que él era el dueño de todos los bienes que comenzaba a acumular la UPNT, como terrenos, camionetas, vecindades, etcétera.
Uno de los apoyos financieros iniciales de la UPNT fue la Fundación de Apoyo a la Comunidad (FAC), organismo filantrópico vinculado a la diócesis de la Ciudad de México, encabezada entonces por el entonces cardenal Ernesto Corripio Ahumada. La FAC era presidida por el sacerdote Enrique González Torres, exrector de la Universidad Iberoamericana, y los fondos eran administrados por Salomón Hamud, “mago de los dineros”, como le dicen quienes conocieron esta fundación.
“La FAC y muchas fundaciones internacionales aportaron dinero a las agrupaciones de damnificados”, recuerda Hernández. Y una de las organizaciones que captó más fondos fue la UPNT.
La FAC transfería la propiedad de terrenos y bienes inmuebles a distintas organizaciones sociales. En septiembre de 1986, Cuauhtémoc Abarca, líder de la Coordinadora Única de Damnificados (CUD), acusó a la FAC de entregar ayuda con criterios políticos, según registró el reportero Raúl Monge (Proceso 515). González Torres refutó esas acusaciones y rechazó que el organismo hubiera desviado los fondos internacionales que le llegaban para ayudar a los damnificados.
La FAC adquirió vecindades que pasarían a formar parte de las redes de la UPNT, como una de la calle Vértiz 134 y otra en Abraham González 49. Con recursos de la FAC, la subdelegación Cuauhtémoc ofreció 20 millones de pesos a los habitantes de esa vecindad con la condición de que abandonaran grupos non gratos, como el de Abarca. En esa época, René Bejarano coincidió con la posición de organismos como UNICEF, el que, junto con la FAC, el Programa Metodista de Vivienda y el Comité Ecuménico para la Ayuda de Damnificados, se comprometió a apoyar con 6 mil casas la Fase II del plan de vivienda gubernamental de Renovación Habitacional Popular (Proceso 515).
Para 1996, la fama pública de René Bejarano como un líder con prácticas clientelares poco transparentes provocó que Andrés Manuel López Obrador, dirigente nacional del PRD, se refiriera a él como “cacique del altiplano” (Proceso 1404). Tres años después, quien fue director general de Gobierno en la administración de Cuauhtémoc Cárdenas y Rosario Robles, se convirtió en el principal aliado de López Obrador para ganar las elecciones capitalinas en 2000. Aunque había perdido frente a la corriente de Rosario Robles la dirigencia del PRD capitalino en 1999, supo hacerse indispensable para López Obrador en la campaña, por lo que, posteriormente, éste lo nombró secretario particular.

Las Relaciones con Zedillo

Compañeros de bancada de René Bejarano en la LV Legislatura (1991-1994) consideran que el “gran salto de poder” del dirigente vecinal y magisterial se produjo durante este período, cuando fue el responsable dentro de la fracción de la política educativa y, junto con Jesús Martín del Campo, apoyó las reformas al artículo tercero constitucional que propuso el entonces titular de la SEP, Ernesto Zedillo. Bejarano fue el secretario de la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados.
A 12 años de distancia, Rosalbina Garavito, coordinadora de la fracción de 40 legisladores, reconoce que fue un error suyo y de todos los diputados haber respaldado esa reforma. Recuerda que el día que se votó la ley que limita la responsabilidad del Estado para impartir educación gratuita hasta el nivel básico, “en la correspondiente reunión plenaria, la recomendación de Bejarano fue votar a favor de la reforma”.
Después de que se dieron cuenta de lo que habían aprobado, Rosalbina Garavito le pidió una autocrítica a René Bejarano en una reunión de trabajo. Él se negó. Ya antes, Bejarano había tenido diferencias con la coordinadora de la fracción que lo destituyó como responsable del área de comunicación social del grupo perredista.
Garavito, profesora de economía de la UAM revela que siempre tuvo dudas sobre la honestidad de René Bejarano y sobre sus relaciones con Ernesto Zedillo, titular de la SEP, a quien conocía desde su época de estudiante en el Instituto Politécnico Nacional.
Paradójicamente, Bejarano amagó, en agosto de 1992, con promover un juicio político para destituir a Ernesto Zedillo del cargo por las irregularidades detectadas en la elaboración de los libros de texto de historia de cuarto a sexto grados de primaria.
El 21 de agosto, en La Paz, Baja California Sur, Bejarano descalificó los libros de texto que editó la SEP como “tendenciosos y carentes de objetividad”, por lo que el PRD y el movimiento magisterial “recomendarán que no se utilicen hasta que no sean revisados y modificados”. Afirmó durante una conferencia de prensa que los errores de los libros “le pueden costar el cargo a Zedillo”.
Al siguiente mes, en el foro Hacia una reforma democrática del sistema educativo, Bejarano insistió en que el PRD presentaría una demanda de juicio político contra Zedillo. Argumentó que daría evidencias de que hubo un sobreprecio de 20% en el costo de los libros, favoreciendo a la editorial Santillana y al grupo de la revista Nexos.
Un enviado de Zedillo mandó a preguntarle a Bejarano qué quería a cambio de suspender su demanda de juicio político. Él solicitó entonces una entrevista con el titular de la SEP y viejo conocido suyo.
El 6 de febrero de 2001, Marco Rascón, fundador del PRD y adversario interno del actual legislador capitalino con licencia, escribió en La Jornada un artículo titulado Bejarano. Rascón atribuye el ascenso político de Bejarano a su presunta cercanía con Ernesto Zedillo, y sintetiza así su visión del hombre que una y otra vez ha sorteado los escándalos de su carrera política:
“Es quizás el operador político más astuto que ha dado la descomposición del perredismo; un elemento indispensable en la estructura de acuerdos amorales internos y externos de las direcciones actuales del PRD, pues es alguien que sabe contar y poner precio a la gente, y lo lleva a cabo con gran capacidad de sigilo. Esto le ha permitido sortear con éxito escándalos como los de la leche Betty, el reparto de despensas financiadas por Ernesto Zedillo, vía el DIF, y tener bajo su control y para su protección taxis, recursos, empleados y nóminas. Es un gran administrador y calculista, experto en el manejo de procesos internos del PRD, por lo que toda aspiración política, por valiente y honrosa que sea, acaba en sus manos.”

8 Respuestas a “Bejarano, el profesor que sobrevivía a todo

  1. Me pregunto ¿porqué continúan apoyando a Bejarano? porqué no es posible que llegue tan “alto” si la complasencia de muchos ¿será que también están enbarrados en el cochinero?

  2. Pingback: Bejarano, el profesor que sobrevivía a todo (via Jenaro Villamil) « Jestoryas's Blog

  3. El problema del país es precisamente que es una élite de políticos corruptos e inpereceder0s quienes nos gobiernan .Para acabarla de joder, serán los hijos de estos quienes gobiernen después a los nuestros.

  4. silvia olivares

    Bejarano no tiene vergüenza, ni dignidad; vimos lo que vimos y el sr. como cucaracha se escondió y ahora otra vez sacando las antenitas, con ganas de ser cucaracha voladora. Viejo cínico

  5. Alberto Villamil

    Lamentable y muy triste comprobar que nuestros autodenominados “lideres” son casi todos codiciosos y “movidosos”, les gusta mas el poder y la lana que la gente, ni hablar pero no es nuevo: muchos de nuestros politicos se hacen muy ricos “defendiendo” a los pobres.
    Que nos preocupa a los ciudadanos: la inseguridad, la impunidad, el caos urbano, el desempleo, la educación, la salúd, la familia, el transporte…en fin cosas comunes y corrientes.
    Que ocupa a nuestros “lideres”: ser candidatos, tener prespuesupesto para campañas, ganarse una mejor rebanada del pastel que es el presupuesto, como sea, tener escoltas, camionetotas, celulares, viajes de intercambio legislativo, coordinadores de asesores, comidas con otros lideres, dejar pendiente algun proyecto que pueda compromter el voto, defender planes y acciones fallídos, la lista es larga, pero si hacemos dos columnas y en una colocamos las preocupaciones y los dialogos de los ciudadanos, y en la otra columna escribimos las preocupaciones y los dialogos de los “lideres” , podriamos pensar que se trata de lideres de un pais distinto a México.
    Mientras las preocupaciones y las acciones de los “lideres” no estén alineados a las preocupaciones y las acciones de los ciudadanos las cosas seguirán emperonado…hasta cuando ? cuantos pobres más ? cuantos muertos más ?

  6. estos son lo tipos que mucha gente izquierdosa y facista quiere que nos gobiernen a poco creen que esto cambiara a México, este pais seguiera siendo el mismo por los siglos de los siglos, jodido, masoquista, pobre, lleno de dizque intelectuales rojos que nos salvaran y que mas bien viven de nosotros los que pagamos impuestos y los mantien el gobierno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s