Oposición “Castrada” en Estado de México

Texto originalmente aparecido en la edición #1795 de Proceso.

Jenaro Villamil

 

Ulises Ramírez. Imagen: http://www.elarsenal.net/

En marzo de 2005, al final de un debate radiofónico, Enrique Peña Nieto, entonces candidato del PRI a la gubernatura del Estado de México, se le acercó en los baños de la estación a Rubén Mendoza Ayala, candidato por el PAN, su principal contendiente, y le propuso:

-Vamos a reunirnos en casa de Enrique Jacob Rocha para ponernos de acuerdo, ¿no?

Mendoza Ayala recuerda en entrevista con Proceso que él nunca asistió a esa reunión en el domicilio del viejo operador priista del Estado de México, cercano a Peña Nieto, pero “luego me enteré que sí asistió mi coordinador de campaña, Ulises Ramírez”.

Mendoza Ayala,  priista hasta 1996 y ex alcalde de Tlanepantla por el PAN entre 2000-2003, aventajaba a Peña Nieto por más de 9 puntos en las encuestas de entonces. Inexplicablemente, su campaña cayó en picada, los escándalos lo sucedieron y los medios lo acusaban de llegar tarde y hasta le dieron el mote de “el feo” frente al candidato priista. Acabó con el 24.74 por ciento de los votos, frente al 40 por ciento de Peña Nieto.

“Después de esa reunión, Ulises le ordenó a la estructura del Partido Acción Nacional que se retirara de la contienda del 2005”, acusa Mendoza Ayala.

-¿Lo corrompieron?

-No tengo las pruebas. Lo que sí sé es que desde entonces Ulises Ramírez es cercano a Peña Nieto y ha obtenido múltiples favores y contratos a su favor. Por ejemplo, su esposa Luz María Angélica Alatorre Carbajal fue nombrada con los votos del PRI magistrada del Tribunal de lo Contencioso Administrativo.

A seis años de distancia, Ulises Ramírez, actual senador panista por el Estado de México, se inscribió el 19 de marzo pasado como precandidato a la gubernatura por Acción Nacional. Deberá contender contra Luis Felipe Bravo Mena, ex candidato a la gubernatura en 1993, y contra el ex alcalde de Naucalpan, José Luis Durán Reveles, precandidato a la gubernatura en 2004 que fue derrotado por Mendoza Ayala.

Para Mendoza Ayala, Ulises Ramírez, su ex protegido político y ahora su principal adversario, es un “candidato cómodo” para Peña Nieto y buscará romper la posibilidad de una alianza entre el PAN y el PRD.

“El gobierno del PRI en el Estado de México siempre ha buscado desarticular a la oposición a través de favores, contratos, complicidades. En el Estado de México, la oposición tanto del PAN como del PRD está castrada”, sentencia Mendoza Ayala.

El 21 de enero de 2009, el PAN expulsó a Rubén Mendoza Ayala de sus filas, acusándolo de manejo irregular de las finanzas del partido. Al día siguiente, el 22 de enero, Luz María Angélica Alatorre Carbajal, esposa del senador Ramírez, fue nombrada por la mayoría de los legisladores como nueva magistrada de la sexta sala regional del Tribunal del Contencioso Administrativo, con sede en Atizapán.

En declaraciones a los medios locales, Ramírez dejó entrever que el nombramiento de su esposa fue el resultado de una amplia negociación que incluyó cargos para figuras del PAN y del PRD en el Instituto Estatal Electoral del Estado de México (IEEM) y en el Tribunal Estatal Electoral (TEEM).

Sayonara Flores Palacios, esposa del diputado perredista Domitilo Posadas, fue electa en ese misma negociación como consejera electoral, al tiempo que el PRI y el PRD apoyaron al panista Norberto Hernández Bautista como presidente del IEEM, a cambio de aprobar las propuestas priistas de Javier López Corral, como secretario general del instituto, y Luz María Zarza, magistrada del tribunal electoral local.

Las Complicidades Federales

Mendoza Ayala advierte en el recuento de su historia como candidato a gobernador de oposición que las complicidades entre el Grupo Atlacomulco, dominante en la clase política del Estado de México, se ramifican en los dos últimos gobiernos federales panistas.

En diciembre de 2004, seis meses antes de los comicios estatales del 3 de julio de 2005, Mendoza Ayala se entrevistó con el presidente panista Vicente Fox, en Los Pinos. Para entonces, el margen de ventaja del PAN frente al PRI era de 14 puntos. Los escándalos de corrupción del gobierno de Arturo Montiel Rojas estaban generalizados en la entidad.

-No se meta en el desafuero de López Obrador porque nos va a afectar en el Estado de México. Hágalo después de las elecciones en el estado –le sugirió Mendoza Ayala a Fox.

“Fox no me dijo nada. Cuarenta y ocho días después, el entonces secretario de Gobernación, Santiago Creel, quien apoyaba a Durán Reveles, su ex subsecretario, se metió al tema del desafuero y yo me voy varios puntos abajo”, se queja el ex alcalde de Tlanepantla.

“Después de hablar con Fox me entero que los hijos de Marta Sahagún recibieron contratos de Arturo Montiel para vender leche en todo el Estado de México por 300 millones de pesos”, advierte el ex priista que fue invitado a afiliarse al PAN por Carlos Castillo Peraza, durante su periodo como presidente del CEN blanquiazul.

Mendoza Ayala recuerda que cuando el PRI le interpuso una demanda por actos anticipados de campaña, a raíz de la contienda interna del PAN, le reclamó de nuevo a Luis Felipe Bravo Mena, dirigente nacional de Acción Nacional, y a Creel, secretario de Gobernación, por su falta de apoyo.

-Vámonos al tribunal electoral, te va a dar más fuerza –le sugirió Santiago Creel.

Molesto, Mendoza Ayala le reviró:

-¿Qué no entiendes que estamos tratando con delincuentes? El Grupo Atlacomulco está constituido por delincuentes.

Otra anécdota de aquella campaña le viene a la memoria a Mendoza Ayala. Durante varias semanas le pidió al entonces dirigente nacional del PAN, Manuel Espino, que le enviara una “figura fuerte” como Carlos Medina Plascencia o el ex gobernador Ernesto Ruffo como su jefe de campaña.

En el restaurante Alfredo Di Roma, en la Ciudad de México, Manuel Espino le propuso que su coordinador de campaña fuera Ulises Ramírez, su propio sucesor como alcalde de Tlanepantla entre 2003-2006.

La campaña de Mendoza Ayala se vino abajo, pero Ulises Ramírez ascendió como coordinador de la campaña presidencial de Felipe Calderón en el Estado de México y ganó el escaño como senador para 2006-2012.

Ramírez hizo amistad con Juan Camilo Mouriño, la figura más influyente en el equipo de Felipe Calderón. En 2008 cuando Mouriño fue designado secretario de Gobernación nombró a Ulises Ramírez su coordinador de Asesores.

Desde esa posición, Ramírez pactó una alianza entre Peña Nieto y Mouriño para frenar el proyecto de redistritación electoral en el Estado de México –al cual se opuso el PRI- a cambio del apoyo de Peña Nieto al proyecto de reforma energética del gobierno federal del PAN que se impulsó ese año en el Senado.

En febrero de 2008, el proyecto de redistritación en el Estado de México pasó a mejor vida. Gracias al pacto con Mouriño, el grupo de Peña Nieto ganó oxígeno y pudo recuperar una mayoría casi absoluta en las elecciones federales y estatales de 2009.

Tras el avionazo que le costó la vida a Mouriño y al ex subprocurador José Luis Santiago Vasconcelos, en noviembre de 2008, Ulises Ramírez se reintegró al Senado.

Al registrarse como precandidato panista a la gubernatura, Ramírez declaró que “de todas formas, si el PAN y el PRD no se unen, el PAN ha estado haciendo su trabajo, fortaleciendo estructuras, reforzando cada una de las regiones del Estado de México y estaremos compitiendo con nuestras propia marca”.

Contra el “Tolucazgo”

Buena parte de la oposición a la hegemonía del PRI en el Estado de México ha provenido de los propios ex alcaldes, ex legisladores y ex precandidatos a gobernador priistas cuya fuerza está en los municipios conurbados del Valle de México y que no forman parte del llamado Grupo Atlacomulco, conocido también en la entidad como “los tolucos”.

Figuras como Rubén Mendoza Ayala o Mauricio Valdés, ambos ex priistas, se pasaron a las filas de la oposición o fundaron partidos locales de oposición frente a la imposición de los cuadros políticos que forman parte de la dinastía política proveniente de Atlacomulco o que hicieron su carrera política en la capital de la entidad, Toluca.

Mauricio Valdés, ex senador, ex diputado federal y ex aspirante a la gubernatura lo llama el “Tolucazgo”. Y argumenta, al ser consultado por  Proceso, las disparidades existentes: el 70 por ciento del padrón electoral del Estado de México proviene de los 24 distritos electorales que forman parte el Valle de México y que están conurbados al Distrito Federal (Naucalpan, Tlanepantla, Atizapán, Texcoco, Nezahualcóyotl, Ecatepec, Chimalhuacán principalmente), pero ninguno de los políticos priistas formados en estas entidades están en las primeras posiciones de poder en el gobierno de Peña Nieto.

El desbalance demográfico en el Estado de México provoca que para que un candidato gane en alguno de los 18 distritos del Valle Toluca-Lerma (Grupo Atlacomulco) es necesario un promedio de 180 mil ciudadanos por demarcación, pero en los 27 distritos del Valle de México –los de mayor presencia opositora- se requiere un promedio de 364 mil ciudadanos por distrito.

Por ejemplo, en el distrito de Santo Tomás de los Plátanos, controlado históricamente por el PRI, un candidato a diputado puede ser electo mediante 60 mil votos, pero en los distritos de Coacalco o Ecatepec, requiere más de 350 mil votos.

Un estudio elaborado por el Instituto Electoral del Estado de México revela que sólo 7 de los 45 distritos electorales de la entidad cumplen con la regla del “equilibrio demográfico”, es decir, aglutinan a poco más de 291 mil habitantes pro distritos.

Los 38 distritos restantes están fuera de la normatividad. Los municipios más difíciles por su crecimiento son los de Tultitlán, Tlanepantla, Texcoco, Atizapán, Cuautitlán Izcalli, Tecámac, Cautitlán México, Amecameca y, sobre todo, el municipio de Chicoloapan, que registra una tasa de crecimiento demográfica mayor al 17 por ciento.

Con estos desbalances, afirma el estudio del IEEM, se favorece la creación de una “mayoría artificial” en el Congreso mexiquense, a favor del PRI, y a que es el partido que triunfa en aquellos municipios “subsidiados” y con menos empadronados que la regla necesaria.

En el seno del IEEM se impulsó entre 2007 y 2008 un proyecto de redistritación que fue frenado por el gobierno de Peña Nieto. Ex consejero electoral e impulsor de ese proyecto, Bernardo Barranco recuerda que uno de los principales opositores a la redistritación fue Bernardo García Cisneros, ex secretario general y ex consejero del IEEM, el mismo que aparece en un video grabado en un mitin en Chalco donde da órdenes, como funcionario de gobierno, para ir por aquellas secciones y distritos de voto opositor en la zona conurbada al Distrito Federal.

“García Cisneros es maestro de los actuales consejeros electorales estatales que se oponen sistemáticamente a la redistritación. El pertenece a la línea dura de los Tolucos”, advierte Barranco.

“Lo que vamos a ver en estas elecciones es un aparato de gobierno diseñado para la cooptación clientelar y que en este momento está orientando todas sus baterías a la operación electoral. Es una operación sistemática. Y esto es la esencia del poder de los Tolucos”, resume Barranco.

 

 

2 Respuestas a “Oposición “Castrada” en Estado de México

  1. DIGAMOSLE AL pan, pan Y AL PRIAN, PRIAN.

    Estimado Jenaro:
    Sorprende que en las actuales semanas casi nadie voltea hacia arriba, pretendiendo olvidar que allá, en lo más alto, frecuentemente envuelto entre enormes y hermosas nubes impecablemente puras y blancas, se encuentra el todopoderoso PRIAN de salinas, rodeado de sus satélites grandes: PRI y pan, y de sus no tan grandes: pvem, panal y la carroñera fracción “camachucha” del prd.
    En el presente texto contemplamos con que alegría y facilidad políticos mexiquenses de “alto nivel” brincan de un partido al otro sin recato alguno: Rubén Mendoza Ayala (rma), distinguido priísta hasta el año de 1996, se vuelve alcalde panista de Tlanepantla en el 2003, para luego en Marzo, 2005, aparecer como candidato a la gubernatura, llevandole casi diez puntos de ventaja a Enrique Peña Nieto (epn), priísta, para enseguida considerarse traicionado por su “coordinador de campaña” Ulises Ramírez (ur), panista, quien con tal acción logra de epn amistad, favores y contratos.
    Recientemente, el pasado 19 de Marzo, (ur)el muy amigo de (epn), tranquilamente se propone y es aceptado por su partido, el pan, como valioso y “muy probable” vencedor en la muy cercana contienda electoral por la gubernatura. Al mismo tiempo, (rma), -expulsado del pan en Enero, 2009, por la causa “de siempre”- y cualquier ciudadano mexiquense que sepa leer y escribir consideran que (ur) es simplemente un “candidato cómodo”, un “flan” -diría yo- para (epn).
    Finalmente (rma), -quien como casi la totalidad de los políticos chicos, medianos y grandes, priístas y panistas- IGNORA, DESCONOCE la existencia del PRIAN salinista, al afirmar que “al menos en el estado de México, el pri ha buscado siempre desarticular a la oposición, con la añeja receta patentada en “atracomulco”: corromper, a la que salinas añadió algo más moderno, sutil y efectivo: COOPTAR.

  2. En efecto, la cooptación clientelar -madres solteras, ciegos (así dice el boletín oficial), adultos mayores, mujeres emprendedoras, abuelit@s bailadores, etcétera-, son parte del paisaje frente a la alcaldía de Ecatepec, ante una muda explanada municipal cubierta por una monumental y permanente carpa que protege a aquellos. Bueno, Eruviel Avila, su ex edil y ahora candidato del PRI a gobernador del Estado de México, hasta tuvo la “genial” ocurrencia de reunir a 28 trillizos y a sus familias, a los amigos de las familias, y al vecindario y a la colonia…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s