Carlos Slim-Roberto Hernández, Pleito de Gigantes

Roberto Hernández y Carlos Slim.

“La disputa contra Telmex no inició hace año y medio con los reclamos de Telefónica por la falta de interconexión a su filial GTM. El pleito comenzó hace 20 años porque Roberto Hernández no consiguió el control de Telmex, durante la privatización”, sentenció Javier Mondragón Alarcón, director de Regulación y Asuntos Jurídicos de la principal empresa mexicana de telecomunicaciones.

El responsable de la estrategia jurídica de Telmex se remite así a una historia que a la luz de la entrada de Slim al mercado de triple play, donde se disputa los servicios de telefonía, televisión por cable e internet a más de 4 millones de suscriptores, vuelve a colocarlo en franca disputa con Roberto Hernández, su antiguo rival en negocios financieros, inmobiliarios y ahora en telecomunicaciones.

Hernández buscó desde antes de la privatización de 1990 el control de Telmex. Llegó a tener el 10 por ciento del capital de la empresa y ocupó un asiento en el Consejo Ejecutivo de la telefonía. En alianza con GTE y Telefónica, compitió por el control de la empresa, que finalmente se le vendió a Slim, asociado con Southwestern Bell, ahora AT&T y France Telecom.

Roberto Hernández, no quitó el dedo del renglón: creó la empresa Avantel –donde tuvo como director a Francisco Gil Díaz, ahora director de Telefónica-; mantiene su sociedad con la empresa española, y en enero de 2007 desplazó formalmente a Slim como el segundo socio de Emilio Azcárraga Jean en Televisa, al adquirir poco más del 7 por ciento de las acciones más valiosas del consorcio, tras la venta de las acciones de María Asunción Aramburuzabala.

“Gil Díaz no es el que opera comercialmente en Telefónica. En realidad, es el operador político, fue empleado de Roberto Hernández”, recuerda Mondragón Alarcón y acusa a sus rivales con el mismo argumento que han atacado a Telmex sus competidores: “ellos tienen secuestrados los órganos reguladores”.

Mondragón habló con Proceso tras una temporada difícil para el consorcio. Francisco Gil Díaz resurgió acusando a Telmex de “depredador” y “monopólico” en dos conferencias. Se reactivó públicamente la guerra con la industria de televisión por cable, un sector reacio al ingreso de Telmex al servicio de video y televisión restringida. Y el 8 de mayo pasado, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, le ordenó a Telmex que en un periodo límite de 10 días le otorgue la interconexión a Grupo de Telecomunicaciones Mexicanas (GTM), filial de Telefónica.

“En caso de no hacerlo se le aplicarán las sanciones correspondientes”, destacó la SCT en su oficio y le recordó a Telmex que “no debe negar la interconexión argumentando que una empresa concesionaria se encuentra en una supuesta violación de la ley”.

La empresa GTM es una subsidiaria de Telefónica que ofrece el servicio de tecnología inalámbrica para el servicio telefonía fija –el mercado dominante de Telmex-, con el concepto de prepago. Telmex argumentó durante año y medio que GTM, de acuerdo al informe 20-F enviado a la Securities Exchange Commision (SEC) de Estados Unidos, es propiedad en un 97 por ciento de Telefónica, lo cual viola la prohibición de la ley mexicana para que una empresa extranjera posea más del 49 por ciento en telefonía fija.

-¿Le correspondía a Telmex denunciar? ¿No es una función de las autoridades? –se le preguntó a Mondragón.

-Sólo faltaba que no pudiéramos denunciar. El artículo 990 de la Ley General de Vías de Comunicación me obliga a denunciar este tipo de casos. GTM está interconectado con Telmex de manera indirecta. Tan sólo en 2007, Telmex interconectó más de 4 mil millones de minutos a Grupo Telefónica de México.

A cambio de la orden de la SCT, Slim espera que antes de que concluya este año las autoridades le autoricen el cambio de su título de concesión para que Telmex pueda ingresar al mercado de televisión por cable.

Al mismo tiempo, tuvo un gestor de lujo en Ecuador donde estuvo a punto de perder la renovación de la concesión para su empresa de telefonía celular América Móvi. Vía telefónica, el presidente Felipe Calderón, quien le pidió al presidente ecuatoriano Rafael Correa, que renegociara con los funcionarios de Slim. El acuerdo por 480 millones de dólares se concretó y se renovó la concesión.

En este terreno, la telefonía celular, Slim también mantiene una fuerte competencia con Telefónica Movistar para dominar el mercado en América Latina. Hasta el momento, América Móvil tiene 159 millones de suscriptores en 17 naciones y busca expandirse en Jamaica, Panamá y Chile.

La Guerra en la TV por Cable

En paralelo y sintonía con la guerra de las telefónicas, Slim tiene otro frente abierto con la industria de la televisión por cable, un mercado con 4.1 millón de suscriptores, dominado en contenidos por Televisa, el principal proveedor de video. El inminente ingreso de Telmex a este mercado, con sus 18 millones de abonados en telefonía fija, es la principal amenaza para sus competidores.

En pleno ataque de las cableras, Mondragón también se defiende: “en 8 años, Telmex no ha subido sus tarifas, pero las empresas de televisión por cable han incrementado sus precios en 20.3 por ciento en 2005, 20.5 por ciento en 2006 y 12.1 por ciento en 2007”.

“La apuesta de las empresas de televisión por cable es hacer que los clientes estén comprometidos con ellos en la contratación telefónica y en internet. Hay 4 millones de usuarios y ellos sólo atienden a ese mercado de altos ingresos.

“Si se restringe la convergencia sólo a ese mercado, no habrá posibilidades de democratizar la información. Hay alrededor de 13 millones de usuarios en los que ellos no van a invertir y nosotros sí”, advierte el funcionario de Telmex.

-¿Por qué la confrontación actual, si Slim llegó a ser el segundo propietario de Cablevisión, filial de Televisa?

-Es una historia interesante. A finales de 1994, Emilio Azcárraga Milmo vendió parte de las acciones de Cablevisión. Azcárraga recibió 200 millones de dólares para que Telmex comprara el 49 por ciento. Slim honró su palabra e hizo una inversión neutra, sólo de tipo financiero.

“Cuando Salinas privatizó Telmex se incluyó un candado en el título de concesión para que Televisa no comprara.  Se le prohibió originalmente a Telmex dar servicios de video.

-¿No visualizaban ustedes en ese momento la posibilidad de convergencia?

-No de aquí para allá, pero sí de Cablevisión para la telefonía. Los dos son negocios de redes de telecomunicaciones.

-Por eso se dio el Acuerdo de Convergencia, a finales de 2006, que algunos llamaron el Acuerdo Telmex, en compensación con la Ley Televisa…

-Más bien, el Acuerdo de Convergencia lo llamaría un acuerdo cablero porque benefició a la industria de televisión por cable. En ese acuerdo se estableció que Telmex podría entrar al servicio de video, siempre y cuando cumpla con los tres requisitos: interconexión, portabilidad e interoperabilidad.

“Cofetel decidió posponerlo 2 años, aunque nosotros garantizamos que podríamos cumplir en 90 días esos requisitos. Los cableros pidieron un periodo de gracia de 7 años sin competencia. En los hechos, se está dando este periodo de gracia que ellos pidieron”.

El Acuerdo de Convergencia regulaba el mercado del triple play que en el país representa 50 mil millones de dólares, de los cuales 30 mil millones de dólares están en el mercado de la telefonía móvil, 15 mil millones en telefonía fija, 3 mil 500 millones en televisión abierta y 1,500 millones de dólares en televisión en cable, de acuerdo a los datos de la propia SCT.

La firma del acuerdo generó un fuerte desencuentro entre Francisco Gil Díaz, entonces secretario de Hacienda, y la SCT, encabezada por Pedro Cerisola. Gil Díaz demandó que Telmex pagara una contraprestación para que se le cambiara el título de concesión y pudiera dar el servicio de video.

La compañía telefónica Avantel, propiedad de Roberto Hernández, se negó a firmarlo por considerar que beneficiaba a Telmex. Junto con otras compañías telefónicas, Avantel encabezó un litigio acusando a Telmex de monopólico. En respuesta, la Comisión Federal de Competencia emitió desde finales de noviembre de 2006 una opinión sobre los contenidos audiovisuales, y está pendiente que emita su opinión final sobre la dominancia o no de Telmex en el mercado de telefonía.

La industria de la televisión por cable renovó sus críticas a Telmex, en sintonía con las críticas públicas de Gil Díaz, quien además calificó como “fracaso abismal” la privatización de la empresa telefónica en el gobierno de Carlos Salinas, donde él mismo fue alto funcionario de Hacienda.

El 24 de abril, Alejandro Puente, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Televisión por Cable (Canitec) se quejó ante el presidente Felipe Calderón que Telmex, “abusando del recurso del amparo, evadió las resoluciones de la autoridad, con lo que se perjudica de forma directa a más de 3.5 millones de mexicanos en más de dos mil 400 poblaciones, que siguen pagando tarifas de larga distancia donde la autoridad ya determinó que no deben hacerlo”.

Televisa, el otro frente

Menos visible que la guerra con Telefónica y con las empresas de televisión por cable, la confrontación entre Telmex y Televisa se ha vuelto más soterrada. Sin embargo, Javier Mondragón afirma: “no descartamos un escenario de alianza entre Televisa y Telefónica”.

-¿Existen negociaciones entre ambos? –se le insiste.

-No hasta donde se conoce, a menos que se aplique la “Clásula De Angoitia”.

Mondragón hace referencia así a Alfonso de Angoitiva, vicepresidente de Finanzas de Televisa, responsable de la estrategia de alianzas de la empresa. Según Mondragón, la cláusula significa que las negociaciones no se hacen públicas, sino hasta que se concreten.

-¿Cuál es el problema actual con Televisa?

-Si se democratizan los contenidos en la televisión por cable se va a caer el servicio de televisión abierta. El mercado natural de Televisa y TV Azteca es el de más bajos ingresos y es al que llegaría Telmex con servicios de televisión restringida.

Telmex prepara una ambiciosa estrategia para crear contenidos de televisión por cable, incluyendo noticiarios, telenovelas, series y documentales. En los últimos dos años, la empresa de Carlos Slim ha invertido cerca de 3 mil millones de dólares para adquirir compañías de televisión por cable en Colombia, Brasil, Perú y Argentina. Se incrementaron los rumores de una posible sociedad con Grupo Prisa, el consorcio español, rival de Telefónica, que produce contenidos audiovisuales.

En medio de estos reacomodos, Televisa recibió la autorización de la Comisión Federal de Competencia para adquirir el 49 por ciento de las acciones de Cablemás, la segunda empresa más importante, con 770 mil usuarios. Con esta adquisición, Televisa controla cuatro empresas de televisión restringida: Sky, Cablevisión, Cablemás y TVI.

En su resolución del 14 de mayo, la Comisión Federal de Competencia advirtió que serán permanentes las condiciones impuestas para que Televisa ofrezca públicamente sus contenidos de televisión abierta (must offer) y transmita todos los contenidos de empresas que no sean de su propiedad (must carry).

“Televisa estará obligada, en cualquier momento, a ofrecer en términos no discriminatorios sus contenidos audiovisuales en TV abierta a cualquier concesionario de televisión restringida que lo solicite”, señala la resolución de la comisión.

No se sabe cuál será la actitud de Televisa cuando Telmex, con más de 5 millones de clientes, ingrese a un mercado que por ahora controla el consorcio de Azcárraga Jean. Quienes se quejaron fueron las compañías MVS, propiedad de Javier Vargas, y la michoacana Telecable Centro Occidente (TCO) que han denunciado que Televisa no ha cumplido con el must offer.

2 Respuestas a “Carlos Slim-Roberto Hernández, Pleito de Gigantes

  1. Después de leer y enterarme de toda esta basura, creo que me dieron ganas de vomitar.

    Ya lo dijo Carlos Fuentes: “México es el país de la corrupción. ¡Como México no hay dos; que bueno!”

  2. TELMEX MIENTE NO LLEGA A TODO MEXICO
    compre una casa en parques del castillo, y telmex solo metió el cableado a la mitad del fraccionamiento, a la otra mitad no lo hiso, porque según esto no tiene material, ya pasaron casi 2 años, y no tenemos linea de teléfono, ni internet, dicen que telmex llega a todas partes eso es mentira, el arquitecto de la constructora san carlos le dijo que el abría las canaletas para meter el cable solo que se los llevaran, y parece mentira que digan que no tienen material, no que carlos slim es el hombre mas rico del mundo y fijarse en pichicaterias, para no atender a los usuarios, que solicitan las lineas, ya hemos hecho solicitud, 3 veces, hasta tenemos el módem, pero solo para verlo, porque la linea no la quieren instalar, en fin esto es una vergüenza, que nos digan que no hay material, cada vez que hablamos con ellos, y que n 4 meses y asi se la llevan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s