“El Sufragio Efectivo no se ha Cumplido”: Meyer.

Publicado originalmente este pasado domingo en la edición 1758 del semanario Proceso.

Para el historiador Lorenzo Meyer, las elecciones del 2010 constituyeron “un ritual sin contenido”, no existieron los ciudadanos ni las propuestas distintas, “la atmósfera fue de una lucha entre los poquitos que se disputaban la bolsa de recursos electorales” e irónico sentencia: “si esta es nuestra normalidad democrática, pobre normalidad, porque es una normalidad gris, sin entusiasmo”.

Este fenómeno es producto de nuestra historia, de la naturaleza de las élites políticas en México y de la confusión entre alternancia y transición a la democracia, resume el catedrático del Colegio de México. Meyer lo explica así en una extensa entrevista con Proceso:

“Es la naturaleza de la sociedad colonial. México fue el resultado de una colonización de explotación y no de una colonización de poblamiento, como fue el caso de Estados Unidos. Para explotar a una colonia como la Nueva España, los poquitos deben ser los capaces de tener el mando y todos los demás debían obedecer.

“Ni la Independencia ni la Revolución cambiaron eso. Lo que vivimos ahora son los ecos de la fundación original del país. ¿Por qué fue más conflictiva la elección del 2006 y no la del 2000? Porque en la elección de ese año, la élite del poder decidió que la alternancia no era ninguna amenaza para el statu quo.

“Fue un gatopardismo completo: vamos a movernos para quedarnos en el mismo sitio. Vamos a hacer que el status quo se revitalice sin cambio. Sólo se cambian las percepciones. El 2000 limpió la mancha de 1988, México se presentó, por fin, como un país con el rostro moderno, pero en el 2006 se abre la posibilidad de que la elección sea más de contenidos que de formas. Se ofreció la identificación entre el candidato presidencial y las clases más bajas”.

Meyer advierte que ni el proyecto de López Obrador ni el de la coalición que lo postuló para la presidencia de la República eran radicales ni planteaban una revolución, pero “la élite del poder no quiso”.

“Y ya se vio desde la Independencia, cuando Hidalgo quiso introducir a los pobres en los procesos políticos, esto es algo peligroso. Y la Revolución Mexicana introdujo a las clases peligrosas. No hay que hacer eso. Pero se supone que estábamos en el siglo XXI, que habíamos cruzado el Rubicón democrático”, rememora el historiador.

Con estos antecedentes, el profesor del Colegio de México señala que los comicios de este 2010 fueron “como retornar al 2000, pero ya se perdió la virginidad, ya se sabe a lo que conduce una alternancia vacía, ya no entusiasma a nadie”.

-¿Bajo esta panorama qué pasa con los partidos? –se le cuestiona.

-Son partidos de cuadros, de políticos alejados de la sociedad, que se pensaron para otra cosa. Ellos ya se blindaron frente a la sociedad. Nadie les va a quitar la enorme bolsa de dinero que obtienen, por eso, dejan que nosotros les digamos lo peor, pero no tienen ninguna vergüenza.

-La alternancia por la alternancia nos hizo creer desde el 2000 que eso garantizaba la transición. ¿No sucedió lo mismo?

-Eso nos confundió a muchos, me incluyo, sin ninguna excusa, porque me pareció lógico que la primera etapa fuera para no darle miedo a las élites y pensábamos que Fox tenía cierto compromiso democrático. No lo veía ni lo creía tan vacío.

-Bueno, durante la campaña del 2006, ese panismo impulsó la frase del “peligro para México”…

-Eso del peligro es un discurso vergonzoso y revelador en extremo porque alguien que es un peligro para un país tiene que ser eliminado. Es casi equiparable con el narco. Esa brutal definición de la campaña fue una demostración de que quedaba cero compromiso democrático, cero tolerancia en el PAN.

-¿Por qué los candidatos opositores de ahora están diciendo que es necesario el borrón y cuenta nueva?

-Se entiende que lo digan, pero qué estupidez querer quitar la historia. Es como querer borrar la memoria del pasado inmediato. Se entiende que lo digan, pero es un discurso vacío.

-¿Hay una asimiliación del fracaso de lo sucedido en el 2000? ¡Los candidatos opositores no están ofreciendo nada!

-Es interesante este fenómeno. Un país con los problemas de fondo que tiene México, que su liderazgo político diga: ‘yo sólo quiero ver la superficie, no me obliguen a escarbar un poco, vamos a no complicarnos’, eso es tremendo. Alguien que niega la realidad tarde que temprano se topa con ella o se vuelve loco.

“Abdicar de la responsabilidad, es un camino hacia el fracaso. Un país que no enfrenta sus múltiples problemas (corrupción, fracaso educativo fantástico, injusticia rampante, pobreza) si no lo hace sólo administra el fracaso. Están administrando el fracaso.

-¿Qué pasa con los partidos?

-Son partidos de cuadros, alejados de la sociedad , que encontraron su marco que es el IFE y las reformas electorales y ahora están blindados frente a la sociedad. Las encuestas pueden colocarlos en el último lugar de la opinión social, pero ellos ya lo saben, dicen desquítense, elijan lo peor de nosotros, pero los privilegios, no los vamos a perder.

Para Meyer, éste es el “gran punto de acuerdo” entre las oligarquías de todos los partidos: “son los pocos que lograron monopolizar la representación”, “es el grupo de los pocos que cerró el círculo de hierro que los separa de los millones de mexicanos”.

Ante estas circunstancias, la alianza entre el PAN y el PRD se estableció desde que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación le entregó a Jesús Ortega el control del partido. Desde entonces, se estableció este pacto.

-¿No es paradójico que el liderazgo social más amplio que existe, como el de López Obrador, no cuente ahora con partido?

-Eso es ciertísimo. El único movimiento social ya masivo (dicen tener 2 millones y medio de afiliados) no tiene partido. Esas oligarquías partidistas tienen la legalidad, pero no la representatividad. Y a López Obrador sólo le queda el tenue punto de apoyo del PT y de Convergencia.

-¿Y qué representa el PRI?

-El PRI son los gobernadores. En algunos estados fracasaron, como en Oaxaca, Puebla y Sinaloa. El PRI desde su origen necesitó una figura fuerte que lo cohesionara, como fue Plutarco Elías Calles, quien no tenía ninguna representatividad institucional, pero era el jefe, después da el salto hacia la figura presidencial, desde Lázaro Cárdenas, y ahora vuelve a sus orígenes con Salinas, que es como una especie de Plutarco Elías Calles del siglo XXI. El PRI se acostumbró a tener un jefe y se fragmentó en varios señores feudales después de la derrota del 2000. Pero esos virreyes necesitan tener un emperador porque si no se pueden matar. Para su propia salvación necesitan un emperador, pero ese emperador de ahora no tiene ninguna institucionalidad.

“Lo paradójico es que el poder de Salinas es un reflejo de la debilidad del PRI. Si cambiaran las cosas, Salinas saldría sobrando. Hay que reconocer que Salinas en esta transición que no cuajó supo encontrar su lugar, en esta situación pantanosa, él supo acomodarse”.

-Pero el PRI sigue triunfando en los estados…

-Eso no refleja el triunfo del PRI, sino el fracaso del PAN como gobierno.

-¿Qué le queda al gobierno de Calderón de su origen como gobierno panista, de sus ideólogos? –se le cuestiona.

-Calderón quemó lo último que quedaba de la herencia panista. Este PAN en el gobierno no tiene nada qué ver con Gómez Morín. Es un gobierno que se quedó sin energía, está a merced de lo que establezca Estados Unidos, a través de la Iniciativa Mérida.

Ante este panorama, Meyer advierte que la demanda maderista de “sufragio efectivo” sigue siendo válida, a cien años de distancia.

“Para recuperar la efectividad del sufragio, se hace una revolución social en México. Aquí se hace una revolución o esa demanda. ¡Cuánta resistencia habrá en las élites políticas que a pesar de la Revolución el sufragio sigue siendo inefectivo. El voto es muy difícil de respetarlo ¿Por qué?”, se pregunta el propio historiador.

Narco y Elecciones Competidas

-En su interpretación de los resultados electorales, Calderón afirmó que fue un voto por la paz, en contra de la violencia. ¿Qué tanto influyó el contexto de inseguridad?

-Hay que analizar de dónde viene esa violencia. Ese sí que es un fenómeno muy complejo, como en Tamaulipas, donde asesinaron al virtual candidato ganador a la gubernatura.

“Hubo una economía política del narco de los años 40 hasta los 80`s con el asesinato de Enrique Camarena, durante toda esta etapa hubo un Estado fuerte, centralizado, que pudo controlar al narco como no pudo haccerlo Colombia porque no tenía este tipo de Estado, pero con el desmoronamiento de las antiguas formas priistas, el aumento del mercado, la proliferación de los corredores hacia Estados Unidos hace que surja una violencia que amenaza al Estado.

“En Tamaulipas tenemos un episodio histórico, que recuerda el asesinato del gobernador de Sinaloa, Loaiza, asesinado en 1944, en Mazatlán, porque los que cultivaban la amapola, el opio, consideraban que los traicionó. Entonces, da la impresión que retornamos al origen.

“Esa economía política del narco no se introducía en las elecciones, como ahora, donde está presente en todos los municipios, como sucedió en Tamaulipas”.

-¿Cuándo empiezan las elecciones competidas en el país?

-A finales de la Colonia, en 1813 o 1814, las Cortes de Cadiz deciden abrir la posibilidad de que en la Ciudad de México todos voten. Son elecciones competidas porque no hay la seguridad de quién vaya a ganar, hay un alto nivel de incertidumbre y entran todos a participar, hasta los indios, que acuden a las iglesias.

En las boletas, las letras se parecen mucho. Hay historiadores que dicen, como Virginia Guedea, que alguien pudo inducir o decir por quién votar. En esa época, hubo una fiesta cívica.

“Los resultados fueron tan adversos al gobierno, que no se volvieron a convocar a elecciones. Fue nuestra entrada y salida a las elecciones competidas. Ahí se perdió la virginidad.

“Vienen todas las elecciones del siglo XIX donde no hubo ciudadanos que participaran. Hay crónicas que dicen: yo nunca vi entrar a nadie a las mesas de votación. Estas mesas se arreglaban de antemano. Había votaciones, incluso, a mano alzada.

-¿Por eso la fuerza de la demanda de sufragio efectivo, lanzada por Madero?

-Es una demanda tan sencilla y a la vez tan importante la de Madero, porque existía sufragio, pero no era efectivo. El sufragio se gana desde finales de la época colonial, pero lo efectivo no.

“Aquí en este país se hace una revolución por eso. Es irónico. La revolución bolchevique se hace porque hay que acabar el capitalismo, formar una sociedad socialista. Aquí se hace por una cosa muy menor. Sin embargo, cuánta resistencia habrá en este país a las elecciones que se hace la Revolución y el sufragio sigue sin ser efectivo.

“Se destruye el antiguo Estado y cuando se vuelve a construir, otra vez se presenta esta resistencia”.

-¿Es un síndrome histórico? ¿Por qué se da esta constante?

-Nunca se reniega en México del voto como fuente original de legitimidad. No se niega eso, pero se niega la esencia del voto: que sea libre, en condiciones de equidad, de competencia.

“Es una hipótesis la mía: a mi juicio es la naturaleza de la sociedad colonial la que explica este fenómeno. México, como la capitanía general de Guatemala o el virreynato del Perú, fueron colonizaciones de explotación, que contrastan mucho con la norteamericana, que fue colonización de poblamiento.

“Vinieron muy pocos españoles. Aquí la gran riqueza que había era el exceso de mano de obra nativa. En la Colonia hay dos tipos de seres humanos: los poquitos, que tienen el derecho a mandar, los capaces de entender las complejidades de la vida política, y el resto que son siervos. Y la Independencia no cambia mucho el modelo original”.

-¿La Revolución Mexicana incorpora a esas clases bajas, al peladaje, como decían?

-Abre una puerta, pero no incorpora hasta el fondo. Estamos en el siglo XXI y todavía vivimos esos ecos de nuestra fundación original. El sufragio sigue sin ser efectivo.

Gatopardismo a la Mexicana

Meyer se explaya explicando las consecuencias de la elección del 2000, que marca el fin del régimen priista, y las elecciones del 2006, que revive el miedo de las élites a incorporar en las decisiones políticas a las clases bajas.

“La gran insurgencia electoral del 2000, que tiene ecos de la insurgencia electoral de 1988 es posible porque la alternativa llamativa, Vicente Fox, no era una amenaza para nada del statu quo”, sentencia el historiador.

“Fue gatopardismo completo: vamos a movernos para quedarnos en el mismo sitio, pero con una ventaja, que ya no será el PRI que está tan desgastado, es alguien nuevo, con un partido (el PAN) que tiene una historia democrática.

“Vamos a hacer que el statu quo se revitalice, sin cambio, por puras percepciones.

“El 2000 salió a pedir de boca. Todo ese lastre que fue el robo electoral de 1988 se limpia. Parece que las manchas del pasado son lavadas.

“En el 2006 se abre la posibilidad de que la elección sea algo más que forma. No era un cambio radical. No había nada radical en las propuestas de López Obrador. Ofrecía un cambio moderado, sobre todo, una identificación del candidato presidencial con las clases bajas por su condición de clases bajas.

“Esta élite del poder fue tan temerosa, tan mezquina, tan poquita cosa, que se espantó. Fue muy racista.

“El día que ganó Calderón, un periódico registró lo que dijo una señora en la sede nacional del PAN: ‘se acabó el primero los huevones. Ese es un resabio colonial. Es decir, los pobres son pobres por su propia culpa.

“Me parece que en el 2006 se mostró el rostro, con su guerra sucia, de la voluntad de sacar los miedos seculares de esta sociedad.

“Por lo menos, desde la Independencia, introducir a los pobres al proceso político, como lo hizo Hidalgo, es algo peligroso”.

3 Respuestas a ““El Sufragio Efectivo no se ha Cumplido”: Meyer.

  1. ROBERTO HIRAM CORTÉS CARDOSO

    Jenaro: es una gran idea este tu blog, el comentario del maestro Meyer, es un análisis de 500 años de pífias en este desventurado país, su opinión respetuosa y moderada,es un eufemismo de la realidad,la realidad es que la corrupción, la ambición desmedida,y la lucha por el poder están acabando con lo poco que pueda quedar de este país, donde los “malos” los enemigos del país se mimetizaron dentro de instituciones gubernamentales,cortes de justicia, aparatos de seguridad y el poder supremo ;La presidencia también compraron al presidente, hoy ese sufragio emitido mas no efectivo, le dio el aval a un tipo ilegitimo,pero mas apoyado que nunca por los poderes fácticos, utilizando todos los aparatos nacionales para la defensa de los intereses de esa élite, que históricamente nunca se vulneró, la de los terratenientes, que en su forma moderna son los señores del dinero, las famosas 20 familias, que se les han anexado la familia de michoacan, y todas las familias del narco , que han comprado su membresía con sus fabulosas chequeras y sus ejercitos privados,para sentarse a la mesa de los que deciden los destinos de este país.
    no hay un solo indicador que nos dé la esperanza de un cambio positivo en el país,sí existen las condiciones para que no se pueda detener la ola del “camino a la perdición” esta sociedad esta colapsando por sus inequidades, por su corrupción,su amoralidad, un país donde el mismo presidente se hace de la vista gorda con temas como la pederastia, lleva un mensaje terrible, el mensaje es “no me interesa que se violen a los niños” con ellos no tengo ningún compromiso, con mi “góber precioso sí”

  2. Estimado Jenaro: es muy interesante y esclarecedor lo formulado por Lorenzo Meyer, en particular destacó un punto: al diferencia entre México y los EEUU fue que México fue conquistado por una elite que hoy se mantiene, mientras los EEUU y Sud América fueron, en particular Uruguay, Brasil, Chile y Argentina, fueron conquistados, se avanzaba sobre territorios sin población.
    Esa diferencia pone en tela de juicio el empleo del término “democracia” y nos conduce a pensar otras maneras de hacer una sociedad más vivible y que distribuya entre la población de manera un poco más igualitaria las riquezas. Todavía está en pie salir de la pirámide social pocos en el vértice y una gran base de pobreza que los sustenta.
    Por esa razón tengo el atrevimiento de sugerir el texto de Sladogna Un amor sin promesa sin temor al castigo pánico de políticos @sladogna,El amor puro en http://bit.ly/aTLidZ Pues allí en esa forma del amor se hace una verónica a las promesas de los poderosos o las amamenzas del infierno.
    Por últmo, Lorenzo Meyer toca un tema: la narco política y lo hace una forma en que ni siq

  3. Estimado Jenaro: es muy interesante y esclarecedor lo formulado por Lorenzo Meyer, en particular destacó un punto: al diferencia entre México y los EEUU fue que México fue conquistado por una elite que hoy se mantiene, mientras los EEUU y Sud América fueron, en particular Uruguay, Brasil, Chile y Argentina, fueron conquistados, se avanzaba sobre territorios sin población.
    Esa diferencia pone en tela de juicio el empleo del término “democracia” y nos conduce a pensar otras maneras de hacer una sociedad más vivible y que distribuya entre la población de manera un poco más igualitaria las riquezas. Todavía está en pie salir de la pirámide social pocos en el vértice y una gran base de pobreza que los sustenta.
    Por esa razón tengo el atrevimiento de sugerir el texto de Sladogna Un amor sin promesa sin temor al castigo pánico de políticos @sladogna,El amor puro en http://bit.ly/aTLidZ Pues allí en esa forma del amor se hace una verónica a las promesas de los poderosos o las amenazas del infierno.
    Por últmo, Lorenzo Meyer toca un tema: la narco política y lo hace una forma en que ni siquiera logró hacerlo hasta ahora AMLO que dirige un movimiento sin partido¡interesante!
    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s