Ciudades Bicentenario, el Granero Electoral de Peña Nieto

Originalmente publicado en la edición en la edición No. 1748 del semanario Proceso.

Urbi Villas en Tecámax

“Aquí antes se sembraba maíz. Ahora prefieren sembrar casas”, afirma don Gervasio Lugo, habitante de una de las 87,700 viviendas de interés social que en menos de tres años se han construído en el municipio de Tecámac, emblema del proyecto de Ciudades Bicentenario que anunció el 31 de julio de 2007 el gobernador Enrique Peña Nieto.

Como don Gervasio, muchos de los vecinos que habitan las unidades habitacionales de Héroes de Tecámac se quejan por los malos materiales de las viviendas, la falta de servicios de transporte, agua, energía eléctrica y, sobre todo, por la creciente inseguridad que se ha generado en estas nuevas “ciudades dormitorio”.

Tecámac forma parte junto con Zumpango, Huehuetoca, Jilotepec, Atlacomulco y Almoloya de Juárez del grupo de seis municipios elegidos para ser las Ciudades Bicentenario del Estado de México. Tan sólo entre Tecámac y Zumpango se concentra el 49 por ciento de las 28 mil 597 hectáreas que el gobierno mexiquense pretende urbanizar hacia el 2020. Medio millón de viviendas se pretenden construir en estas ciudades, de las cuales, 155 mil 300 se construirán en Tecámac y 111 mil en Zumpango.

Según el gobernador priista Enrique Peña Nieto el objetivo de construir estas unidades habitacionales es “conjuntar la planeación gubernamental con el espíritu empresarial de los mexiquenses para construir ciudades modelos, autosuficientes, ambientalmente viables, económicamente competitivas y socialmente justas”.

“De aquí al 2020, la entidad contará potencialmente con 28 mil hectáreas destinadas a usos urbanos con vocación industrial, comercial, de servicios, habitacional y recreativa, al tiempo que se privilegiará el uso del suelo y el crecimiento vertical, lo que permitirá que sus habitantes puedan vivir cerca de sus centros de trabajo”, afirmó Peña Nieto el 19 de mayo de 2008, cuando firmó el acuerdo de los lineamientos generales para las Ciudades Bicentenario.

A casi dos años de distancia la situación es muy diferente. Las nuevas zonas habitacionales distan mucho de ser “ciudades modelo” y están más cerca de la condición de Mac Ciudades, es decir, concentraciones urbanas construidas para apilar casas, población migrante, centros comerciales, con deficiencias de servicios y, sobre todo, para que se conviertan en los nuevos graneros electorales que garanticen el control del PRI en el Estado de México y la posible candidatura de Peña Nieto a la presidencia en el 2012.

Así lo revela un estudio demográfico, elaborado por el diputado local del PRD, Ricardo Bautista y el especialista electoral Félix Santana. Este análisis, titulado Análisis Prospectivo sobre la Redemarcación Distrital, advierte lo siguiente:

-En diez años –de 2000 a 2010- la población del Estado de México crecerá en 2 millones hasta llegar a 15 millones 197 mil habitantes, de los cuales, 11 millones estarán concentrados en 27 municipios, que equivalen al 80 por ciento de la población actual.

-No todos los municipios crecerán a tasas iguales. Aquellos donde predomina electoralmente el PRD crecerán 8.6 por ciento, los del PAN a una tasa promedio de 7.9 por ciento y los del PRI a 6 por ciento. Justamente uno de los de mayor crecimiento es Tecámac, con un índice de 56.6 por ciento anual. En este municipio gobernó el PAN, pero el PRI le arrebató en 2009 la mayoría electoral. La clave fue la población votante de las unidades habitacionales de Héroes de Tecámac que llevaron de nuevo a la presidencia municipal al priista Aaron Urbina, vinculado a las poderosas empresas inmobiliarias de la familia Hank.

-En cuatro de los seis municipios que forman parte de las Ciudades Bicentenario –Tecámac, Huehuetoca, Zumpango y Almoloya de Juárez- se construirán el mayor número de viviendas y el gobierno del Estado de México pretende movilizar hacia ellas casi 1 millón de personas, para el 2010, y 2 millones 124 mil 700 personas hacia el 2020.

-El gobierno del Estado de México “inició la contraofensiva operando el proyecto denominado Ciudades Bicentenario” para evitar el “contagio” de la ola amarilla del PRD que dominaba antes en los municipios conurbados del valle de México, especialmente en Ecatepec, colindante con Tecámac, y en Nezahualcóyotl.

-“En este proyecto se proponen movilizar un millón de habitantes otorgándoles viviendas a precios bajos. Si a esto le aumentamos los 2 millones de crecimiento natural que tendrá el Estado de México, en total se movilizarían 3 millones de habitantes”, concluye el estudio, cuya copia obtuvo Proceso.

De Ciudades Pronasol a Ciudades Fantasma

Sobre la carretera federal México-Pachuca, a unos cuantos metros del Tecámac Power Center, gigantesca plaza comercial, está el monumento a la Ciudad Bicentenario, construido por el gobierno peñista. Detrás de esa estructura de concreto se puede observar el vestigio de otro símbolo del sexenio salinista: una columna blanca con el moño entrelazado del Programa Nacional de Solidaridad (Pronasol).

Solidaridad fue durante la década de los noventa el emblema salinista para recuperar el Estado de México. Los municipios conurbados con el Distrito Federal se convirtieron en bastiones de la oposición perredista y panista desde esa época. El Pronasol operó con recursos, créditos de vivienda y programas de urbanización en el valle de Chalco, Ecatepec y Tecámac, especialmente, para transformarlos en laboratorios de la recuperación electoral del salinismo.

Como una réplica casi exacta al del Pronasol, el gobierno de Peña Nieto ideó el proyecto de las Ciudades Bicentenario para convertirlos en el emblema del desarrollo de su gobierno.

Un recorrido por Tecámac y Zumpango, realizado por Proceso, revela que, en un esquema similar al Pronasol, las Ciudades Bicentenario son, en realidad, unidades habitacionales pensadas como graneros electorales. Carecen de los servicios indispensables y privilegian el negocio inmobiliario y comercial por encima del respeto al medio ambiente, de los servicios de transporte público, de educación o de salud.

UrbiVillas, unidad habitacional de Tecámac es durante las mañanas una ciudad fantasma. Casas vacías, donde se distinguen a algunos jóvenes que deben recorrer 2 kilómetros diarios a pie para alcanzar el servicio de transporte que conecta al municipio con la zona de Indios Verdes, en el Distrito Federal. Sólo hay un horario para el servicio de las combis: a las 3:30 de la tarde.

Don Manuel, originario de Michoacán, puso un puesto de venta de pollos asados al estilo michoacano en la calle. Convirtió su casa en un negocio comercial para pagar la hipoteca mensual. Los clientes de don Manuel se quejan porque en los últimos días de febrero no tuvieron ni luz ni energía eléctrica.

El modelo de UrbiVillas se asemeja al de Héroes de Tecámac, el desarrollo inmobiliario más impresionante de la zona, realizado por la empresa Sadasi. Con casi diez años de existencia, Héroes de Tecámac es el verdadero rostro de lo que pretenden ser las Ciudades Bicentenario.

Kilómetros interminables con “casas-cajón” de casi 160 mil viviendas distribuidas en 3 secciones se extienden entre Ecatepec, el municipio más poblado del país, y Tecámac. El modelo de “casas de autoempleo” es más insistente en esta zona: en una sola cuadra hay 7 estéticas, 4 tiendas de abarrotes, 2 refaccionarias y 5 fondas, al estilo de los paladares de La Habana, Cuba. Los habitantes adaptan sus casas para negocios particulares.

No hay ningún hospital en la unidad habitacional, sólo existen algunas escuelas primarias y secundarias, se carece de guarderías suficientes, y a los vecinos consultados les preocupan dos cosas fundamentalmente: la falta de seguridad pública y los “vicios ocultos” en sus domicilios.

Tecámac y, en especial, Héroes de Tecámac, se encuentran entre los municipios con mayor incidencia de robo de autos y a casas-habitación, a nivel nacional. Según los datos de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), entre enero y junio de 2009 en Ecatepec y Tecámac fueron robados mil 817 vehículos. Muy cerca de la unidad Héroes de Tecámac se encuentra la base aérea de Santa Lucía y los vecinos se quejan por los presuntos abusos de los militares.

El deterioro medio ambiental en Tecámac es pronunciado. Lo que antes fueron ejidos productores de alfalfa y maíz ahora son terrenos para urbanización, sin contar con la infraestructura necesaria. Datos de la Comisión Nacional de Agua revelan que la construcción de estas unidades habitacionales representa una demanda adicional de 515 millones de metros cúbicos de agua.

Zumpango es el siguiente municipio elegido para construir en la zona norte otra Ciudad Bicentenario. Esta fue una de las cuencas lecheras más importantes del país, donde se producían hasta 50 mil litros diarios. En menos de diez años, la cifra de producción ha llegado a casi cero. De los 20 grandes ranchos que existían sólo sobreviven 4. Los demás fueron adquiridos por las empresas inmobiliarias. Un total de 7,832 hectáreas, casi la cuarta parte del total que el gobierno peñista pretende urbanizar durante su gobierno, se encuentra en Zumpango.

Desde 2007 el gobierno estatal autorizó en este municipio la construcción de 70 mil viviendas, de las cuales 47,500 formarán parte del proyecto de Ciudad Bicentenario y planean llegar a 111 mil casas-habitación, con un total de 447 mil 400 nuevos pobladores hacia el 2020.

El tercer desarrollo en importancia es en el municipio de Huehuetoca, donde se urbanizarán un total de 4, 203 hectáreas y se planean construir 104,100 viviendas hacia el 2020 con 447 mil 700 nuevos pobladores. El otro polo es Almoloya de Juárez, donde se han urbanizado más de 4 mil hectáreas para la construcción de 37,800 viviendas para 252 mil personas.

En Atlacomulco, municipio emblemático de la élite priista en el poder, se han urbanizado 2,788 hectáreas y se pretenden construir 38,400 viviendas al 2020 para 165 mil personas. En Jilotepec, bastión electoral priista, se urbanizarán 3,161 hectáreas para construir 26,600 viviendas al 2020 y movilizar a un total de 114, 600 nuevos habitantes.

El Gran Negocio

Las empresas desarrolladoras más beneficiadas con la construcción de vivienda en las Ciudades Bicentenario son Corporación Geo, Ara, Sadasi, Urbi, Hogares Unión y Sare. Tan sólo en Tecámac, Grupo Sadasi presume en su página de internet que la unidad Héroes de Tecamac “es ejemplo clave en el diseño de proyectos habitacionales a gran escala”. En Zumpango, Geo planea construir 250 mil viviendas y Ara es la más interesada en el desarrollo de Huehuetoca.

Buena parte de los fondos para desarrollar estas nuevas unidades habitacionales se realizarán a través de créditos del Banco Interamericano de Desarrollo que ha apoyado la construcción de las 6 Ciudades Bicentenario del Estado de México. También opera el esquema denominado Desarrollo Urbano Integralmente Sustentable (DUIS) un mecanismo creado por el gobierno federal para apoyar con una bolsa de 260 mil millones de pesos la construcción de 24 grandes proyectos inmobiliarios en todo el país, incluyendo los del Estado de México.

La clave del gran negocio inmobiliario y clientelar radica en los principales gestores y promotores oficiales de este esquema. Un ex gobernador, Alfredo del Mazo González, tío de Peña Nieto y presidente del Consejo Mexiquense de Infraestructura, así como tres primos del gobernador que son miembros de su gabinete juegan un papel fundamental en el esquema de la “contraofensiva” electoral que representan las Ciudades Bicentenario.

En primer lugar, la secretaria de Desarrollo Urbano, Marcela Velasco González, quien ha autorizado la construcción de las unidades habitacionales más importantes de la entidad. Entre los políticos locales consideran que la funcionaria ha logrado “convertir al Estado de México en una gran vecindad”.

Hija de Leopoldo Velasco y Ernestina González del Mazo, tía de Peña Nieto, Velasco González es de las pocas integrantes del gabinete peñista que ha perdurado en su cargo desde el inicio de su mandato en 2005. Los vecinos de Villa del Real, en Tecámac, interpusieron ante el Congreso local una demanda en contra de Velasco González, en enero de 2007,  por proteger los intereses de la constructora Urbi que incumplió con la entrega de las casas-habitación en esta zona.

Otra pieza clave es el primo político de Peña Nieto, Ernesto Nemer, ex secretario de Desarrollo Social y actual líder de la mayoría priista en el Congreso local. Nemer es esposo de Carolina Monroy del Mazo, actual secretaria de Desarrollo Económico. Nemer, considerado uno de los precandidatos a la gubernatura, fue pieza clave en la entrega de despensas y en la promoción del voto para la recuperación electoral del PRI en 2009.

Junto con ambos, Alfredo del Mazo Maza, actual alcalde de Huixquilucan y ex secretario de Turismo, es el enlace entre el grupo de empresarios interesados en los negocios de infraestructura carretera e inmobiliaria del Estado de México. Del Mazo Maza es señalado como el principal “delfín” de Peña Nieto para sucederlo.

Otro personaje clave es el ex diputado federal y actual secretario de Medio Ambiente, Gustavo Cárdenas Monroy, emparentado con Peña Nieto y con su prima Carolina Monroy del Mazo. El estudio del PRD lo señala como uno de los intermediarios de los capitales provenientes de Francia, España y Gran Bretaña para el financiamiento de obras de infraestructura, como el aeropuerto de Toluca y las principales vías de comunicación que enlazarán a las Ciudades Bicentenario.

El secretario de Agua y Obra Pública del Estado de México, David Korenfeld Federman, es otra pieza clave en el modelo de las Ciudades Bicentenario. Korenfeld fue alcalde de Huixquilucan, donde impulsó los desarrollos inmobiliarios más exclusivos del país como Interlomas y Fuentes de las Lomas, considerados como el “Tlatelolco de los ricos”, por sus propios habitantes.

Sin duda, uno de los empresarios más beneficiados y consentidos del gobierno de Enrique Peña Nieto, es Juan Armando Hinojosa Cantú, compadre del gobernador, socio de Grupo Hermes, de la familia Hank, y beneficiario con obras de infraestructura hospitalaria, carretera, inmobiliaria y publicitaria por más de 20 mil millones de pesos durante la actual administración.

La fortuna de Hinojosa Cantú, propietario de Constructora Teya y otras cinco empresas, proviene del gobierno de Alfredo del Mazo González, tío de Peña Nieto. Su nombre aparece como donador de la campaña del PRI en el Estado de México en el 2000 con 406, 940 pesos, según una lista entregada al IFE el 13 de julio de ese año. Y con Arturo Montiel fue beneficiado con un jugoso contrato para la construcción del Centro Médico del Instituto del Seguro Social del Estado de México (ISSEMyM), cuyo costo excedió en un 50 por ciento del presupuesto original. El entonces secretario de Administración, Enrique Peña Nieto, autorizó que el hospital cuyo costo original era de 193 millones de pesos acabara costando 255 millones de pesos.

Los favores con Hinojosa Cantú se pagan en la administración Peña Nieto. Asociado a los empresarios españoles de OHL, Hinojosa ganó la licitación para la construcción del Viaducto Bicentenario y obtuvo por 7 mil millones de pesos la licitación del Hospital de Alta Especialidad de Zumpango, otra de las Ciudades Bicentenario, según los datos del concurso 44834001-001-008, de la Secretaría de Salud. La obra costará 124 por ciento más que otras similares en El Bajío o Tamaulipas. Durante 25 años, el gobierno mexiquense deberá pagarle 281 millones 530 mil pesos anuales a Constructora Teya.

Promocional del Gobierno del Estado de México para las Torres Bicentenario.

Una respuesta a “Ciudades Bicentenario, el Granero Electoral de Peña Nieto

  1. Pingback: Huehuetoca Sin Izquierda « Huehuetoca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s