Ivonne Ortega, la Terrateniente de los Mayas Cósmicos (Primera Parte)

Jenaro Villamil

Texto original del reportaje publicado en Proceso No. 1875.

MERIDA, Yucatán.-Colindante con la zona arqueológica de Xcambo –lugar del lagarto celestial, en maya-, con casi dos mil años de antigüedad, está uno de los sitios más hermosos y de mayor biodiversidad de la costa yucateca: humedales donde migran los flamingos y otras aves acuáticas, zona de parcelas salineras de los ejidatarios de Dzemul, desarrollos turísticos con villas de descanso y playas privadas para norteamericanos, canadienses y no pocos empresarios y políticos mexicanos, pertenecientes a San Bruno rebautizado como Nuevo Yucatán.

En Xcambo, donde los mayas del periodo preclásico practicaron el trueque con otras civilizaciones, parte de la zona arqueológica y de los terrenos de la costa ya tienen un poderoso y ambicioso propietario: la ex gobernadora priista Ivonne Ortega Pacheco.

En una maniobra poco clara, Ortega Pacheco adquirió desde junio de 2008, a 11 meses de tomar el poder, el 75 por ciento de las 1,706 hectáreas pertenecientes al municipio de Dzemul, a precios irrisorios y por encima de la decisión de los 953 ejidatarios.

Del total de hectáreas, 1,279 fueron compradas a sólo 412 mil pesos a sus tíos Galo Juan Pío, Honorario Gaspar e Inocente Melchor Ortega Coronado, y el resto forman parte del rancho “El Paraíso” que, según el Registro Público de la Propiedad, Ivonne Ortega recibió en donación de su madre, Ligia Pacheco Graniel.

La apropiación de estos terrenos de alta plusvalía en la costa yucateca será resuelta finalmente por otro pariente de Ivonne Ortega: el recién electo alcalde de Dzemul, Domingo Ortega Graniel, primo de la ex gobernadora e hijo de Melchor Ortega, uno de los tres hermanos que le vendieron las tierras al ejido.

Dzemul, como Atlacomulco para los mexiquenses, es la cuna de la dinastía de los gobernantes priistas más importantes de Yucatán. Ahí nació Víctor Cervera Pacheco, el tatich (hombre fuerte) de la Península, gobernador yucateco en dos ocasiones, ex secretario de la Reforma Agraria en el sexenio de Carlos Salinas y socio de Carlos Hank González, el profesor.

También de ahí es originaria su sobrina, Ivonne Ortega Pacheco, quien fue alcaldesa de Dzemul, diputada federal, senadora unos meses y gobernadora de la entidad, con el respaldo abierto de Salinas de Gortari, quien se ha convertido en “visitante frecuente” de la entidad. Ahora, Ivonne aspira a integrarse al gabinete de su amigo Enrique Peña Nieto o a convertirse en la dirigente nacional del PRI, en sustitución de Pedro Joaquín Coldwell, ex gobernador de Quintana Roo.

A pesar del apoyo de las televisoras nacionales y de los principales grupos radiofónicos, de una insistencia para ensalza su figura a la menor provocación, de llevar a la cantante colombiana Shakira o al compositor inglés Elton John a la pirámide de Chichén Itzá, Ivonne Ortega Pacheco dejó el gobierno el 30 de septiembre en medio de protestas en la Plaza Grande de Mérida.

Sus excesos y su extraña sociedad con la alcaldesa saliente de Mérida, la también priista Angélica Araujo, con quien fundó una compañía de diseño de ropa denominada Ibónica, Ortega Pacheco fue abucheada por decenas de yucatecos en la Plaza Grande. “Ivonne no vuelvas nunca más”, se leía en un arreglo de juegos pirotécnicos. Decenas de mujeres portaron más de 40 cruces en recuerdo de cada una de las asesinadas durante su gobierno, a pesar de que la mandataria afirmó que Yucatán tuvo “tasa cero” de homicidios.

En contraste con sus obras como el Gran Museo del Mundo Maya, calificado por sus opositores como “monumento a la egolatría”, o el proyecto inconcluso del Palacio de la Civilización Maya, a 14 kilómetros de Chichén Itzá, Ortega Pacheco dejó el gobierno con un último decreto: una alerta sanitaria ante el brote de dengue hemorrágico que podría superar los 6 mil casos y las 25 muertes que se registraron el año pasado.

Su sucesor, el también priista Rolando Zapata Bello, anunció como primera medida la puesta en marcha de un Programa de Ajuste Financiero y Nueva Cultura de Austeridad Pública. Su primer objetivo, a corto plazo es “generar disponibilidades por 150 millones de pesos en el último trimestre del año” y congelar “todas las partidas y disponibilidades presupuestales, salvo las esenciales de nómina y servicios básicos”.

En una crítica nada velada a su antecesora, Zapata Bello advirtió que en su gobierno “los recursos públicos no pueden concebirse como privilegios o prebendas, por el contrario, son responsabilidades y obligaciones”. Ortega Pacheco deja un adeudo que rebasa los 7 mil millones de pesos, de acuerdo con la prensa local, a pesar de que oficialmente asciende a 2 mil 912 millones de pesos.

El Sobrino Terrateniente y Chichén Itzá

Otro pariente famoso de Ortega Pacheco es su sobrino, Cornelio Aguilar Ortega, que a sus 5 años de edad ya posee 158 hectáreas en el municipio de Dzidzantún, donde su padre Cornelio Aguilar Puc, fue alcalde de 2004 a 2007. El humor yucateco bautizó al sobrino de la ex gobernadora como “Cornelio, el niño terrateniente”, ya que desde el 20 de junio de 2011, sus papás le hicieron una donación de 9 propiedades, cuando sólo tenía 4 años.

La mamá del niño Cornelio, Guadalupe Ortega Pacheco, es hermana de Ivonne Ortega, fue presidenta del DIF estatal y diputada federal suplente por el distrito 12 de Yucatán. Su papá, Cornelio Aguilar Puc, fue el coordinador estatal de la campaña de Enrique Peña Nieto a la presidencia de la República.

El Diario de Yucatán, decano en la información en la entidad, publicó una serie de reportajes donde revelaban que la mayor propiedad de Cornelio, “el niño terrateniente”, es un tablaje de 104 hectáreas, adquirido a finales de 2011, a un precio de 48 pesos por cada hectárea, según las escrituras.

Su madre, Guadalupe Ortega Pacheco, y su esposo, Cornelio Aguilar, acumularon más de una decena de propiedades en los últimos años. El rotativo yucateco mencionó las propiedades que pusieron a nombre de su hijo: un tablaje con número catastral 1868, de tres hectáreas; otro tablaje número 4379 de 4 hectáreas; la finca “San Ramón”, con 37 hectáreas; el tablaje catastral 3215 con 50 hectáreas; una casa en la cabecera municipal de Dzidzantún, copropiedad con su hermanastro Paúl Ortega Pacheco.

La fiebre por acaparar tierras de la familia de Ivonne Ortega Pacheco, sólo es comparable con su gusto de la ex mandataria yucateca por la farándula, por el derroche presupuestal en obras inconclusas o por obras faraónicas como el Gran  Museo del Mundo Maya, cuyo costo oficial es de 770 millones de pesos “en inversión inicial”, pero que le costará a 25 años al erario peninsular más de 5 mil millones de pesos, según informes obtenidos por Proceso.

El inmueble del Gran Museo del Mundo Maya, concesionado a Promotora Cultural Yaxché, filial del Grupo Hermes, del empresario Carlos Hank Rohn, fue inaugurado la noche del 24 de septiembre, a pesar de que estaba inconcluso. La mayoría de las piezas que se exhibirán en este museo privado, construido bajo el esquema de inversión público-privada, conocido como Proyecto de Prestación de Servicios (PPS), provienen del Museo Regional de Antropología e Historia “Palacio Cantón”, que es administrado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia.

“Aquí se encuentran las profecías talladas en piedra de hace cinco mil 125 años, profecías que anunciaron en este 2012 la llegada de una nueva era, pero sobre todo, aquí se refleja claramente el presente de una sociedad dinámica, el esfuerzo de habitantes del Yucatán contemporáneo”, afirmó Ortega Pacheco en la inauguración del edificio que presume tener “más acero que la torre Eiffel” de París.

En su arenga, Ivonne Ortega también recordó su infancia: “Recuerdo que de niña, sentada en la zona arqueológica de Xcambo me pregunté cuándo volveremos a construir en Yucatán grandes obras como el castillo de Chichén Itzá, cuándo nuestros arquitectos tallarán la piedra para mostrar al mundo que la grandeza maya sigue aquí y nunca se ha ido. Y mi respuesta a esas preguntas están aquí”.

Parte de Xcambo está en los terrenos que forman parte de su propiedad en Dzemul y en Chichén Itzá, Ivonne Ortega  también deja pendiente la construcción de otro museo concesionado, el Palacio de la Civilización Maya, que estará en el municipio de Yaxcabá.

El proyecto de Chichén Itzá también involucra un millonario negocio de terrenos con los herederos de la familia Barbachano, propietarios de la hacienda original donde está la zona arqueológica más famosa de Yucatán.

El 29 de marzo de 2010 el gobierno de Ivonne Ortega anunció la adquisición de un predio de 80 hectáreas de la hacienda Chichén Itzá al empresario Hans Jüergen Thies Barbachano, por un monto de 220 millones de pesos, a través del Patronato de Unidades y Servicios Culturales y Turísticos, mejor conocido como Cultur, e identificado como una de las “cajas chicas” de la gobernadora.

La adquisición de estos terrenos coincidió con el concierto del británico Elton John, a los pies de la pirámide de Kukulcán, considerada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO, desde 1988. El techo del escenario se desplomó y provocó daños justamente en la estructura de la pirámide.

Ortega Pacheco justificó el pago de 220 millones de pesos de los terrenos que antes eran propiedad de la familia Barbachano afirmando que “se trata de un patrimonio invaluable que siempre debió ser de los yucatecos”.

Irónicamente, el entonces alcalde panista de Mérida, César Bojórquez Zapata, afirmó que “con 220 millones de pesos, hasta Kukulcán baja del castillo para recibir su lana”.

Continúa mañana.

About these ads

Una respuesta a “Ivonne Ortega, la Terrateniente de los Mayas Cósmicos (Primera Parte)

  1. El Prian debe desaparecer , pero ya

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s