Peña Nieto, gastos la frontera de la ilegalidad (Primera Parte)

Jenaro Villamil

Reportaje publicado en la edición No. 1862 del semanario Proceso.

El 30 de agosto de 2005, un mes después de las elecciones para gobernador, los consejeros del Instituto Electoral del Estado de México, determinaron que el candidato priista a la gubernatura, Enrique Peña Nieto, no rebasó el tope de gastos de campaña, de 216 millones de pesos, a pesar de dos recursos interpuestos ante los tribunales local y federal por el PAN y por la coalición del PRD-PT.

Tan sólo en gastos en medios de comunicación, especialmente en Televisa y TV Azteca, la coalición del PRD-PT, que postuló a Yeidckol Polevnsky, documentó que Peña Nieto había destinado 116 millones 804 mil pesos en spots, mientras que en los llamados “anuncios especiales” en las vallas de los estadios, durante los partidos de futbol de ambas televisoras,  el candidato de la coalición Alianza por México (PRI-PVEM) había invertido  75 millones 585 mil pesos. Estos gastos no incluía la inversión en prensa, internet, espectaculares, radio y espectaculares que inundaron la entidad con la imagen del “guapo”.

Las pautas publicitarias originales, elaboradas por IBOPE, dan algunos ejemplos del dispendio de aquella campaña de Peña Nieto en 2005: el PRI mexiquense pagó 484 mil 650 pesos por cada uno de los 10 spots transmitidos en la telenovela La Madrastra; por aparecer 30 segundos en varios segmentos comerciales de la parodia El Privilegio de Mandar, en Televisa, pagó 447 mil 300 pesos; por 30 segundos en la gran final del futbol de Canal 2, el PRI invirtió 600 mil pesos.

Otro ejemplo: el entonces candidato a gobernador mexiquense apareció en un infomercial de un minuto en el noticiario de canal 2, conducido por Joaquín López Dóriga, el 27 de junio de 2005. La pauta del IBOPE dice: “PRI-PVEM 25 junio comenzó cierre Toluca”. El costo fue de 796 mil pesos. El 29 de junio del mismo año volvió a aparecer otro infomercial en el mismo noticiario. Dice: “PRI-PVEM Cierre en Ecatepec”. El costo fue de 796 mil pesos.

Ninguno de los infomerciales fue incluido en el monitoreo de gastos del organismo estatal electoral. El IEEM contrató a la empresa Parámetro Consultores que dictaminó un gasto en medios mucho menor al acreditado en las pautas del IBOPE: Peña Nieto destinó 66 millones 323 mil pesos en 4,741 anuncios en medios impresos y electrónicos, mientras el panista Rubén Mendoza Ayala destinó 32 millones 865 mil pesos y Polevnsky apenas 8 millones 292 mil pesos.

La coalición PAN-Convergencia, que postuló a Mendoza Ayala, también interpuso un Juicio de Revisión Constitucional (JRC) ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. El magistrado José de Jesús Orozco Henríquez determinó el 24 de agosto de 2005 que la queja estaba “parcialmente fundada”, sobre todo, por “el supuesto rebase de topes de gastos de campaña”.

La Sala Superior del TEPJF resolvió modificar la resolución del tribunal estatal del Estado de México, le ordenó a la Comisión de Fiscalización del IEEM que en un plazo de cinco días emitiera un dictamen “sobre el posible rebase del tope de gasto de campaña” de Peña Nieto e informar a la máxima instancia de calificación electoral en un plazo no mayor de cinco días.

El IEEM, dominado por consejeros de filiación priista, avaló la determinación del presidente del Comité de Fiscalización, encabezada por Jorge Muciño Escalona, quien dictaminó que Peña Nieto no había rebasado el tope de gastos de campaña. La sesión duró 13 horas. Los representantes de la oposición insistieron que la elección debía anularse.

Ninguna de las dos coaliciones opositoras logró frenar el triunfo de Peña Nieto, quien ganó con más de 20 puntos de ventaja. Según las cifras oficiales, el priista obtuvo 1 millón 801 mil votos, el 47 por ciento, mientras el panista Mendoza Ayala obtuvo el 24.74 por ciento y Polevnsky el 24.26 por ciento. “La disputa fue por el segundo lugar”, editorializaron los comentaristas locales.

En 2005, el resultado coincidió plenamente con las encuestas promovidas por Consulta Mitofsky, de Televisa, que le dio una tendencia favorable de 48 por ciento a Peña, con la de Mendoza Blanco, de TV Azteca, que le dio el 50 por ciento, y Grupo DGC de Ulises Beltrán, el encuestólogo de Carlos Salinas, quien le otorgó una ventaja de 48 por ciento.

Continúa mañana

About these ads

4 Respuestas a “Peña Nieto, gastos la frontera de la ilegalidad (Primera Parte)

  1. La confabulación retrograda, se la debemos al “semidios mediático” que nos encasqueto a este cabestro expoliador. Sumada al hambre que padece nuestro pueblo. Ahora no solo se hace necesaria la extinción del monopolio en la concesión del espectro radioeléctrico , debe plantearse seriamente la requisa de las mismas de quienes han ejercido un uso abusivo de las mismas.

  2. Tras la medianoche negra volcada sobre el pobre paisito mexicano, ignorante, hambriento, jodidísimo, urgen cerebros para pensar la revolución pacífica. Alerta : YO SOY 132.

  3. Con esto queda más que claro que “ya se la saben” pueden hacer lo que quieran, gastar lo que quieran, transar lo que quieran y comprar a quien quieran. Finalmente “no pasa nada” y a gobernar/robar/recuperar la inversión.

  4. Pingback: El negocio electoral de Televisa: de los spots a la "publicidad integrada" | Revolución Tres Punto Cero

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s